Kiosco

El Periódico de Aragón

Infraestructuras

La calle Belchite de Zaragoza será más verde y semipeatonal

El proyecto, que asciende a 604.414 euros, sale a información pública

La calle Belchite de Zaragoza. a ANDREEA VORNICU

Más verde y peatonal. Con este espíritu se va a reforma la calle Belchite, en el zaragozano barrio de Las Fuentes, donde actualmente no hay ni un pequeño árbol que rompa la monotonía de esta estrecha vía.

El Gobierno de PP-Cs dará luz verde este jueves al proyecto para que salga a información pública y, una vez que finalice el proceso de alegaciones, lo aprobará para que pueda salir a licitación pública con un presupuesto base de 604.414 euros y seis meses de ejecución.

Los trabajos van a seguir la misma tónica que las reformas realizadas en el centro de la ciudad, como la calle Predicadores. Se creará una plataforma única para que los peatones recuperen la calle y tengan prioridad en todo momento. Sus aceras serán más anchas y completamente accesibles, algo que ahora no sucede, y pasarán de tener 1,50 metros a 2 y 2,50 de ancho.

Para obligar a los vehículos a reducir la velocidad, el trazado será sinuoso, lo que se consigue alternando la banda de aparcamientos en un tramo a la izquierda de la calle y en el otro a la derecha. De esta manera, en la primera manzana la calzada estará desplazada a la derecha y en la segunda a la izquierda. Una medida que obliga a reducir el número de plazas de aparcamiento a favor del espacio peatonal.

Según explican desde Infraestructuras, el hormigón de la calzada tendrá un acabado árido y la banda peatonal constará de baldosas podoctáctiles en negro para que contrasten con el resto del pavimento, de color gris. Se colocarán a lo largo de todo el recorrido de la calle y en los cruces para permitir que las personas con discapacidad visual puedan orientarse.

Otra de las novedades más importantes será la plantación de árboles a lo largo de la calle. En concreto, lucirán su mejor cara los llamados cercis siliquastrum, más conocidos como árboles del amor.

Todos los alcorques irán cubiertos con pavimento filtrante para evitar los escalones que se generan y ocasionan los problemas de accesibilidad. Además, permiten aprovechar el agua de lluvia.

El ayuntamiento aprovechará esta actuación para actualizar toda la red de saneamiento y abastecimiento y para soterrar el cableado que ahora cuelga de las fachadas. También se instalarán más puntos de luz para mejorar la iluminación de la calle.

Compartir el artículo

stats