Kiosco

El Periódico de Aragón

ENERGÍA Y SOSTENIBILIDAD

Zaragoza impulsará el autoconsumo de energía en los barrios y polígonos

El ayuntamiento creará comunidades energéticas para abaratar el coste de la factura de luz | El proyecto, que se licitará antes de verano, se testará en el Actur e incluye los edificios municipales

El Ayuntamiento de Zaragoza planea instalar comunidades energéticas en los polígonos industriales. SERVICIO ESPECIAL

El Ayuntamiento de Zaragoza trabaja en un plan de comunidades energéticas en los barrios consolidados de la ciudad y en los polígonos para abaratar la factura de luz y fomentar la generación y el consumo de la energía verde. Un ambicioso plan de agrupaciones de consumidores dirigidas al autoconsumo que exige la colaboración público-privada y que también contempla llenar de placas solares los equipamientos municipales para que sean sostenibles y su mantenimiento más económico.

Jorge Azcón ha anunciado este proyecto durante un desayuno-coloquio organizado por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN en el que ha repasado los principales proyectos que se han impulsar desde el consistorio para conseguir que Zaragoza sea una ciudad climáticamente neutra en 2030.

Uno de los más importantes tiene que ver con las comunidades energética, que se dividirán en tres ámbitos: el residencial, el industrial y el público. El consistorio ya dio un primer paso para tratar de abaratar la factura de la luz de los vecinos en el Actur, el primer barrio solar de la ciudad que se quiere replicar en otros distritos.

Ahora, el Gobierno municipal quiere ir más allá y pretende fomentar el autoconsumo colectivo de energía en las comunidades de vecinos y con los aparcamientos como suelo para instalar las placas fotovoltaicas. Azcón no ha concretado en qué zona del distrito podría ejecutarse este plan, aunque estará muy próxima al hipermecado y se «extrapolará» a otros «miles de viviendas» de la ciudad.

El también presidente del PP en Aragón ha admitido que actualmente hay muchas limitaciones jurídicas y legales. Es lo que sucede con el barrio solar, donde se han instalado paneles solares en la azotea del pabellón deportivo Siglo XXI y de cuya energía solo pueden beneficiarse las viviendas que se encuentran en un radio de 500 metros.

«La normativa solo permite que desde donde se genera la energía hasta donde se consume solo haya una distancia de 500 metros. Por eso necesitamos utilizar distintos puntos de energía solar y que así se vean más vecinos beneficiados», ha explicado el alcalde, que ha recordado que se bonifica un 30% el recibo del IBI a aquellas comunidades que ya han instalado placas fotovoltaicas en sus edificios.

Las parcelas sin uso

El área de Urbanismo lleva semana estudiando qué parcelas industriales podrían utilizarse para generar energía verde. Se están analizando en Malpica los terrenos que el planteamiento calificó como equipamientos y que nunca han sido utilizados como tal, por lo que «se van a aprovechar para generar energía verde».

Por último, entre los objetivos del ayuntamiento también se encuentra el abaratamiento de la factura de la luz de los edificios municipales. El primer paso para cumplirlo ya se ha dado, y hace unas semana se aprobó la modificación aislada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para adaptar la norma ante la posible instalación de elementos fotovoltaicos.

Según Azcón, el plan de comunidades energéticas liderado por el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, va a ser «el más importante» de España y se licitará «antes del verano».

Ciudad climáticamente neutra

Este proyecto de comunidades energéticas, que seguirá la estela del que ya se ha iniciado en MercaZaragoza, se completará con otros tantos programas que la capital tiene en marcha o en desarrollo, seleccionada por la Comisión Europea como una de las ciudades con capacidad para ser climáticamente neutra en 2030. «Serlo nos marca el camino», ha admitido Azcón, que ha confesado que el ayuntamiento ahora tiene la obligación de «acelerar» todos los procesos, algo que se podrá hacer gracias a la financiación que llegará de Europa para que Zaragoza cumpla con su propósito.

Durante el desayuno, inaugurado por el presidente de PRENSA IBÉRICA, Javier Moll, el alcalde zaragozano repasó los tres pilares en los que ha centrado sus esfuerzos el ayuntamiento.

Entre ellos ha destacado la renovación completa de la flota de autobuses, que en 2030 será 100% eléctrica. Los primeros 68 buses verdes llegarán en octubre, mientras Endesa trabaja en la creación de la futura estación eléctrica que permitirá cargar los vehículos de Avanza en menos de cuatro horas.

Zaragoza contará con las ayudas de los fondos europeos para la adquisición de los autobuses, y para la compra de dos convoyes del tranvía, del que será «el proyecto más importante de transformación».

El ayuntamiento calcula reducir las emisiones de CO2 que provoca la movilidad en la ciudad un 15% en los próximos años y, una vez que la flota esté completamente renovada, se llegará a reducir hasta un 30%. Sustituir cada bus diésel por uno eléctrico va a suponer un ahorro de 1.700 toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil. Cuando la totalidad de los vehículos sea sostenible, el ahorro será de 621.000 toneladas.

La rehabilitación de viviendas también es fundamental para contribuir a la reducción de las emisiones. El consumo energético de los hogares es el responsable del 30% de la contaminación que se genera en la ciudad, por lo que Zaragoza ha apostado por invertir en la mejora energética de las viviendas más antiguas de la ciudad consolidada y ha invertido 21 millones en los dos últimos años y medio. «Hemos hecho en tres años más del doble de lo que se hizo en los último nueve años», ha presumido.

Por último, ha subrayado que desde la Expo no se había puesto en marcha un proyecto de colaboración público-privada de la talla del Bosque de los Zaragozanos, que comenzó con el objetivo de reforestar 1.200 hectáreas que, gracias a la implicación del Ministerio de Defensa, se elevan hasta las 1.700.

En definitiva, ha resumido el alcalde, la capital aragonesa quiere estar a la «vanguardia» del consumo energético sostenible impulsando proyectos que se traduzcan en un ahorro de la factura energética, que generen empleo y que permitan reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. 

Compartir el artículo

stats