Kiosco

El Periódico de Aragón

EL DEBATE SOBRE EL ESTADIO

Los empresarios alertan de los peligros de mover La Romareda de sitio

Unanimidad: Partonal, hosteleros y autónomos piden mantener la actual ubicación del campo para no destruir el tejido comercial en la ciudad consolidada

Los representantes de Horeca y Cafés y Bares en el Ayuntamiento de Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

El debate sobre el futuro de La Romareda sigue adelante en el Ayuntamiento de Zaragoza con una idea común: que el estadio se quede donde está. Hasta ahora es la petición generalizada de los agentes sociales, económicos y vecinales que han pasado por el “proceso de escucha” iniciado por el Gobierno de PP-Cs que este viernes ha tenido como protagonistas a la patronal de empresarios, al sector hotelero y hostelero y a los autónomos. Dos han sido las ideas que han expuesto. Por un lado han alertado de que deslocalizar el campo obligará a crear nuevos servicios que serán absorbidos por las franquicias en detrimento del tejido empresarial que se ha consolidado entorno al estadio, y, por el otro, han remarcado el peligro que existe de que la “marca Zaragoza”, ligada desde hace años al coliseo actual, se vea afectada.

Desde Horeca y Cafés y Bares incidieron en la importancia que tiene para el sector hotelero y hostelero de la zona que el campo se construya en su emplazamiento actual y que se habilite para albergar actividades “culturales, musicales y deportivas”. “Un gran evento genera una repercusión entre 1 y 5 millones en el sector”, detalló Antonio Presencio, de Horeca Hoteles, que apeló a el diseño del nuevo estadio incida en esta idea para mejorar el posicionamiento de la ciudad a nivel internacional. “La Romareda se conoce desde cualquier rincón de España. Cambiar de ubicación supondría romper con un modelo de ciudad y la posición que tenemos”, añadió.

Además de por la imagen de marca que se ha generado alrededor del coliseo, José María Lasheras, de Horeca Restaurantes, añadió que un hipotético cambio de ubicación perjudicaría “gravemente” al comercio que desde hace años presta servicio en la zona.

En este sentido, desde Cafés y Bares, Luis Femia y José María Marteles, advirtieron que construirlo en el parking norte exigiría dotar a la zona de nuevos servicios que, a su juicio, acabarían en manos de las franquicias, capaces de afrontar una inversión dirigida únicamente a satisfacer la demanda durante los días que se celebren eventos, al no tratarse de una zona residencial. “La celebración de los partidos supone un peso determinante en la facturación de los establecimientos que se han consolidado en torno al campo”, insistió Femia.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, señaló que “hay informes” que confirman que una nueva Romareda con 45.000 o 55.000 asientos, podría construirse en su actual ubicación. “No podemos caer en el error de buscar un campo con más localidades que después no podamos llenar”, señaló.

Desde Horeca también trasladaron la propuesta de que se cree un estadio de menor tamaño en el Parking Norte, que podría completarse con una escuela de alto rendimiento. Según explicó Presencio, permitiría atraer más campeonatos y eventos a la ciudad y colocarla en el mapa internacional. Como ejemplo para justificar sus beneficios explicó que el torneo de baloncesto que se celebró en Zaragoza durante la Semana Santa supuso un 10% de la facturación de los hoteles.

Igual de tajantes o incluso más con respecto al emplazamiento fueron tanto CEOE como Cepyme, así como la Federación de Empresarios de Comercio (Ecos) y la Cámara de Comercio. “La ubicación actual es perfecta y nuestra opinión se basa en la experiencia. Ha habido conciertos y grandes eventos en La Romareda y nunca ha habido problemas de seguridad ni de evacuación. Y los accesos son inmejorables. El campo está totalmente integrado en la ciudad y ya existe un ecosistema económico entorno al campo. A otras ubicaciones sería más complicado trasladar este ecosistema”, afirmó rotundamente el presidente de CEOE Aragón, Miguel Marzo.

Marzo también pidió “poner al cliente en el centro”. “Y en este caso, el cliente son los socios del club. Y los socios quieren que el campo se quede donde está”.

Desde Cepyme, su presidenta, María Jesús Lorente, también explicó que “la ubicación actual, por cuestiones de movilidad y por el entorno económico y social” existente en torno al campo, “reúne todas las condiciones para que sigamos apostando que el estadio se quede en La Romareda”. “Además tendría un menor coste”, señaló también Lorente, que introdujo una nueva condición en el proyecto: “Queremos que las obras reviertan en las empresas de la ciudad. Que se beneficie la pequeña y mediana empresa a través de las subcontratas, pero que se introduzca una cláusula social en los pliegos para que la contrata principal pague en tiempo y forma a las subcontratas”.

Lo mismo exigió Álvaro Bajén, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Aragón. “Hay que evitar la morosidad. Habrá que controlar que los pagos a los autónomos. Dentro de los pliegos habrá que establecer sanciones si no se paga en tiempo y forma a las subcontratas”, dijo Bajén. “Nos inclinamos por la actual ubicación”, expresó también, puesto que supone apostar por la “ciudad consolidada” y no emprender nuevos desarrollos urbanísticos que puedan atascarse. La reforma del actual estadio ayudaría también a revitalizar el barrio en el que se emplaza, construido en los años 60 y con una población cada vez más envejecida.

La ubicación actual "es idónea"

La presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Aragón (ATA), Mayte Mazuelas, no ha podido asistir al encuentro pero en una carta que ha leído el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha expresado que "existe incertidumbre" por la posibilidad de que La Romareda cambie de emplazamiento. "Sería muy perjudicial. La ubicación actual es idónea por la movilidad y por el entorno comercial", ha trasladado.

Desde la Cámara de Comercio, su director, José Miguel Sánchez explicó que desde la institución “se sienten muy a gusto con el proyecto de Lamela, aunque se tenga que actualizar”, lo que también supondría dejar el campo donde está. En caso de moverlo, eso sí, Sánchez apuntó que su preferencia, “egoístamente”, sería llevar el estadio a Arcosur, junto a la Feria de Muestras.

Asimismo, Sánchez afirmó que si el consistorio lo pide actualizarán el estudio sobre el impacto económico que tiene el fútbol en la ciudad para que pueda servir a la hora de tomar una decisión sobre el estadio.

También desde Ecos, la federación que une a los comerciantes de la ciudad, apostaron por la permanencia del campo en su actual emplazamiento. “Si trasladas el estadio generas unas afecciones al comercio que ya existe. Nos vamos a oponer a cualquier movimiento que suponga mover el campo fuera”, expresó el secretario general de la organización, Vicente Gracia.

Gracia también pidió que el nuevo estadio no integre un centro comercial, “porque ya hay bastantes”, sino que se abran locales aptos para los comerciantes de la ciudad que den al paseo de Isabel la Católica y a la plaza Eduardo Ibarra.

Desde Podemos han preguntado sobre la posibilidad de llevar el campo al Párking Norte, donde también se construirían, según el proyecto de los morados, otros equipamientos como una residencia de deportistas y un campo de menor tamaño para los equipos de fútbol semiprofesionales. También manifestaron sus dudas desde este partido con respecto a que un campo apto para acoger un partido del Munidal 2030 quepa en la actual ubicación.

“El Mundial son dos semanas. El Estadio es para siempre. No vamos a condicionar la constricción del estadio por eso. El Mundial será importantísimo para Aragón, pero si el estadio se quita de donde está se hace más daño”, le respondió el presidente de CEOE, Miguel Marzo. Por su parte, Lorente, de Cepyme, respondió que no es incompatible rehacer La Romareda en su ubicación actual y construir una ciudad deportiva en el Parking Norte.

Los sindicatos

Los sindicatos también han estado presentes en la reunión de este viernes, si bien ni UGT ni CCOO han mostrado sus preferencias sobre la ubicación del campo puesto que esa decisión se debe tomar "basándose en criterios técnicos", ha dicho José de las Morenas, de la Unión General de Trabajadores.

Sí que manifestaron ambas organizaciones sindicales su preocupación por la seguridad de los trabajadores que se encarguen de la obra de derribo y/o construcción del nuevo campo. "En el campo actual las cubiertas de amianto son un riesgo laboral. Habrá que tener un plan de actuación adecuado", expresó De las Morenas, que junto con Pablo Castillo (CCOO) incidieron en la necesidad de encontrar una vía de financiación adecuada y que garantice los intereses públicos.

Asimismo, Castillo pidió que la reforma o construcción del nuevo campo cumpla con todos los requisitos necesarios en cuanto a sostenibilidad.

Compartir el artículo

stats