“Orgullo de ser español”, “emocionante” o “histórico”. Estas han sido las palabras más repetidas por varios miles de aragoneses que este mediodía se han dado cita en la plaza del Pilar de Zaragoza para ver y disfrutar de un salto único, el que han realizado dos paracaidistas de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del ejército del Aire (PAPEA) con una bandera de 54 metros cuadrados.

El salto ha durado unos cinco minutos, lo que estaba previsto, ya que eran las 12.06 cuando los cabos primero Rivas (guía) y  Moltó (portaba la bandera) se han lanzado desde el paracaídas portando la enseña ante la expectación y los aplausos de los aragoneses. Y casi cinco minutos más tarde y justo en el centro de la plaza, con una “precisión espectacular” aterrizaban primero Rivas y luego Moltó, que han correspondido a las ovaciones con aplausos al público.

🇪🇸 Aterrizaje del cabo primero Molto con la rojigualda de 54 metros cuadrados ante la emoción de cientos de zaragozanos 📹 Andreea Vornicu

Posted by El Periódico de Aragón on Saturday, May 21, 2022

Pero no es casualidad, ya que los protagonistas del salto llevan 5.000 y 7.000 saltos respectivamente. Ambos pertenecen a la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire, según ha explicado el jefe de la patrulla, el capitán José Luis Lomas y son miembros de la selección de paracaidismo, por lo que cuando no están en exhibiciones o competiciones realizan cuatro o 5 saltos diarios. Para ellos, ha dicho Lomas, es algo así como "montar en bici" pero también ha reconocido que es necesario "prepararse mental y físicamente".

Además, llevan toda la semana con ensayos porque el viento, tan típico de Aragón, también tiene su papel. Y por eso esta misma mañana han realizado pruebas tanto media hora antes del acto como diez minutos antes tirando papelitos biodegradables. Eso les ha permitido elegir el punto de lanzamiento exacto y su aterrizaje en el centro de la plaza.

El cabo Molto ha sido el encargado de portar la rojigualda. Ayuntamiento de Zaragoza

A continuación se ha izado otra bandera (un poco más pequeña), que ha corrido a cargo de Mariana Regina Tapia y Natalia Gil, ambas ganadoras del concurso Carta a un militar, organizado por defensa; y se ha realizado un emotivo homenaje a los caídos.

“Ha sido fabuloso, estoy encantada porque yo lo vivo desde dentro. Estoy muy emocionada”, ha reconocido María Luisa Bernal, que tiene un hijo militar y que ya la semana pasada participó en la multitudinaria jura de bandera en el mismo escenario del homenaje de hoy a la rojigualda. A Santiago también le ha encantado el acto porque sirve para “mostrar respeto de lo nuestro”, dijo antes de señalarse como “patriota” y de invitar a “los catalanes a ver qué les parece este homenaje”.

Por su parte, Mar y Adolfo consideran que “debería haber más homenajes como este porque servirían para concienciar de que el Ejército forma parte de la sociedad y lo necesitamos”, han asegurado esta pareja de mediana, que se han definido como “de izquierdas”. “Del PSOE”, ha apostillado Adolfo, que ha explicado que a veces se confunden términos, porque “llevar una bandera de España no significa ser facha” sino estar “orgulloso de ser español, aun pensando de izquierdas”. Además, han querido hacer hincapié en que “en tiempos de paz, y aun siendo pacifistas, las fuerzas de seguridad son muy importantes y hay que mostrarles respeto”.

La enorme rojigualda, segundos antes de aterrizar sobre la plaza. Ayuntamiento de Zaragoza

Diego Lasta y Sheila Abad, de 18 años, ya estaban esperando al sol una hora antes del acto. El quiere ser militar y ella, su novia, quería acompañarle. A Diego le gusta ver una muestra de "nuestro país y de nuestro ejército, de como se defiende". Supone además una muestra del "orgullo de ser español" y aunque su deseo es entrar el el Ejército de Tierra, le encanta todo lo que tiene q ver con el Ejército. Marta Se entero por casualidad y ya ayer estuvo en el ensayo y como "nos gusta" ha repetido hoy porque un paracaidista no se ve todos los días.

Ese orgullo y agradecimiento mostrado por los ciudadanos, es también el que quiso manifestar el general jefe de Movilidad Aérea, José Luis Ortiz, quien ha agradecido el “valor” de los paracaidistas pero también a los aragoneses que han participado en el acto. Normalmente lo hacían "con motivo del día de las Fuerzas Armadas, pero en la plaza de Aragón y muy temprano. Pero no eran ni el lugar ni la hora adecuados, de ahí que hayamos querido hacerlo aquí para darle más realce y contar con la participación ciudadana”, decía.

El acto ha estado presidido, además de autoridades castrenses, por el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada; la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano; el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, con la presencia de varios representantes municipales.

Serrano agradeció la labor de las fuerzas de seguridad del estado que “defienden la seguridad en proyectos de paz” y la  presencia de la PAPEA en este acto que sirve como preludio (al igual que la jura de bandera) de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas, que tendrá lugar el próximo sábado en la ciudad de Huesca. Por su parte, el alcalde de la capital aragonesa, que fue el político más aplaudido y el que al termino del acto se quedó charlando y haciéndose fotos con los zaragozanos, manifestó el “orgullo” que supone “la vinculación del Ejército con la ciudad de Zaragoza” y se congratuló de la gran afluencia de público en un acto que supone la visibilización del respeto a las instituciones y a la bandera.

En la misma plaza del Pliar, cerca de la bandera, Goya que, como hace 200 años, ha sido testigo de la historia.