Kiosco

El Periódico de Aragón

AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Vox veta, de nuevo, la declaración institucional en Zaragoza por el día del Orgullo LGTBI

PP y Cs habían propuesto un texto en apoyo al colectivo y contra "la homofobia, la transfobia, bifobia y otras formas de intolerancia". Para salir adelante requería el apoyo unánime de todos los partidos.

Manifestación, el año pasado, el día del Orgullo LGTBI a su paso por la calle Alfonso de Zaragoza. Jaime Galindo

Un año más, como lleva ocurriendo desde que Vox entró en las instituciones, la formación de ultraderecha ha vetado la declaración institucional en el Ayuntamiento de Zaragoza por el día del Orgullo LGTBI, que se celebra el próximo 28 de junio. El texto fue presentado la semana pasada por PP y Cs, pero para poder aprobarlo hacía falta que todos los partidos mostraran su conformidad, algo que no ocurrió debido al rechazo del partido que lidera Santiago Abascal a nivel nacional.

El documento presentado por el Gobierno municipal reafirmaba "el compromiso del Ayuntamiento de Zaragoza con la igualdad real de todas las personas". "Seguirá trabajando (el consistorio) para concienciar y sensibilizar en el ámbito de la igualdad, la no discriminación y el respeto a la diversidad", proseguía el texto.

La propuesta de declaración institucional también establecía la voluntad de colaborar "con el resto de instituciones aragonesas, entidades y organizaciones del movimiento LGTBI+ para reforzar la lucha contra la homofobia, la transfobia, bifobia y otras formas de intolerancia".

"Apoyamos todas las acciones que tengan por finalidad la promoción de la igualdad, el respeto a la diversidad sexual y mantendremos nuestro compromiso para poner fin a cualquier discriminación existente y seguir impulsando políticas públicas basadas en la protección de los derechos fundamentales de las personas, condenando y rechazando cualquier discriminación contra las personas del colectivo LGTBI+", zanjaba el texto propuesto por PP y Cs.

Que una declaración institucional de estas características no haya salido adelante viene siendo una constante desde que Vox llegó al Ayuntamiento de Zaragoza, aunque también ha pasado en otras instituciones como en las Cortes. Tanto en el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, como en el Orgullo, la ultraderecha ha roto el consenso histórico que existía previamente y que permitía aprobar estos textos declarativos, que deben contar con el apoyo de todos los partidos, ya que el comunicado se hace como institución, no como Gobierno municipal ni por parte de los grupos.

Sin embargo, al recibir el no de Vox, PP y Cs han optado por presentar una moción al próximo pleno -que tendrá lugar el 1 de julio, ya después del Día del Orgullo LGTBI-, con el mismo texto que su propuesta de declaración institucional. En esa ocasión los partidos deberán posicionarse de nuevo, pero no hará falta que haya unanimidad para que la propuesta salga adelante. Bastará con que haya mayoría.

El veto de Vox se ha producido una semana después de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón avalara la colocación de una pancarta con los colores del arcoíris en el balcón de la Casa Consistorial después de que el año pasado, otro juzgado admitiera una demanda de la asociación Abogados Cristianos contra este elemento de apoyo al colectivo LGTBI+.

Desde Vox han argumentado que la moción presentada por el Gobierno municipal "es oportunista" y está en la línea "de las que se suelen presentar por los partidos de izquierda con motivo de cualquier otra efeméride de cualquier otro colectivo". "Está redactada en términos muy ambiguos que hagan difícil su rechazo: ¿quién puede estar en contra de la igualdad de derechos de todas las personas, de la no discriminación o del respeto a la diversidad? Desde Vox, por supuesto, defendemos la igualdad de derechos, la no discriminación y el derecho a la diversidad, en los mismos y exactos términos en que están recogidos en nuestras leyes", han afirmado. Desde el grupo municipal no tienen decidido qué votarán.

En relación al colectivo LGTBI, el partido de ultraderecha argumenta siempre que la Constitución "protege a todos los españoles por igual, sin necesidad de crear normas específicas para unos colectivos u otros". "Lo sorprendente es que a estas alturas de la democracia, todavía se sigan presentando mociones como ésta, que pretenden reivindicar los derechos de un colectivo determinado, en este caso caracterizado por su identidad sexual, invocando actitudes discriminatorias que hace décadas que no existen, que están superadas o que, si se producen, son absolutamente marginales, y están proscritas y perseguidas por nuestro ordenamiento jurídico", han afirmado desde Vox.

Compartir el artículo

stats