Kiosco

El Periódico de Aragón

Los docentes del Pedro de Luna (Zaragoza) protestan en bañador por el calor y los recortes

Finalizan este jueves el curso con las “incógnitas y novedades que traerá la nueva ley educativa” / En su centro, el próximo curso habrá cuatro profesores menos y menos "apoyos, refuerzos ni Aula de Español"

Los docentes del IES Pedro de Luna han protestado por el calor en las aulas y los recortes.

Acaba el curso para los docentes de Aragón pero no, no están todavía en la playa, aunque lo parezca por la vestimenta. Los profesores del IES Pedro de Luna de Zaragoza han ido a trabajar de esta guisa en esta última semana de su curso escolar, que termina este jueves. ¿Los motivos? Varios. El primero, apoyar la Operación Chilaba impulsada por Pilar González, una docente del Instituto Santiago Hernández de Zaragoza que criticaba las condiciones en las que trabajaron durante los días de la ola de calor, con altas temperaturas en las aulas, según cuenta Manuel Hernández, profesor de Lengua Castellana y Literatura del IES Pedro de Luna.

González mandó una carta al claustro en la que señalaba que ella iría a trabajar con una chilaba y si se mantenía el calor no descartaba quitársela; pero no lo hizo. También mostró su malestar ante el Justicia de Aragón e Inspección de Trabajo, ya que en varios departamentos había más de 30 grados, lo que dificultaba la docencia. Trabajo acudió al centro para ratificar las temperaturas.

Pero este no ha sido el único motivo para acudir en bañador al instituto, pese a que en el caso de los docentes del Pedro del Luna no han sufrido calor extremo durante esta semana, que se han dedicado a “atender reclamaciones, mejorías, consejos escolares, claustros, etc”. Ellos han querido también mostrar su desazón por las “incógnitas y novedades que traerá la nueva ley educativa”, la Lomloe. Tienen claro los profesores que “habrá menos repetidores”, señala Hernández, puesto que “ha aumentado el número de alumnos que pasan”, y esto se debe a que “en Europa queda mal” que España sea uno de los países que contaba con más repetidores. “Las notas han subido” porque, según explica este docente, si se aprueba al que saca un 3, “pues también sube el que tiene un cinco”. Este sistema “no demuestra el nivel educativo” ya que los alumnos pasarán de curso pero habrá que “aumentar los refuerzos y los apoyos” para sacar las competencias.

Pero Hernández también habla de otros recortes, con los que el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón quiere ahorrar, por lo que “no facilitará apoyos, ni refuerzos, ni desdobles, ni el Aula de Español, por ejemplo, para aquellos estudiantes que lo necesiten”. En el caso concreto del Pedro de Luna saben que este año habrá cuatro profesores menos, una cantidad que aumenta comparada con el primer año de pandemia cuando sí que hubo refuerzo. Y no se pondrá en marcha el Aula de Español, destinada a migrantes, que “ya desmontaron el curso pasado y en octubre la volvieron a montar” pero entonces “el lugar de darlo profesores del centro, se subcontrató o la impartieron profesores interinos”. En el Pedro de Luna a principio del curso había cuatro pero luego con la llegada de niños y jóvenes ucranianos “ha habido hasta doce” y la clase ha sido impartida por profesores de lengua o de inglés.

El fin de curso ha sido “complicado”, señala, por la “frustración de que todas las medidas no van encaminadas a una buena calidad de la enseñanza”, concluye con pesar.

Compartir el artículo

stats