Kiosco

El Periódico de Aragón

los nuevos hábitos de movilidad

El alza del coste de la vida impulsa el uso del vehículo compartido en Zaragoza

Las motos de Reby se alquilan ahora entre un 20 y un 30% más y los coches eléctricos de Alma Mobility suscitan más interés

Las motos eléctricas de Reby llevan en Zaragoza desde diciembre y en total hay desplegadas 450. Jaime Galindo

La gasolina, la cesta de la compra, salir a tomar cañas... Todo ha subido de precio en los últimos meses, lo que ha llevado a algunos zaragozanos a modificar sus hábitos para tratar de ahorrar unos cuantos euros. Y uno de esos elementos que la gente está comenzando a evitar es el coche propio, dado el coste del combustible. Y esto lo están notando directamente las empresas que ofrecen vehículos compartidos de alquiler de la capital aragonesa. Tanto las motos que pueden cogerse por las calles como los coches, que también hay, han visto incrementada su demanda.

La empresa Reby, que cuenta con 450 motos repartidas por toda la ciudad, ha experimentado un crecimiento de los usos de sus vehículos de entre «un 20 y un 30%» en los últimos meses, «desde que empezó a subir el combustible», señalan fuentes de la compañía, que desembarcó en Zaragoza en diciembre del año pasado.

Comenzaron desplegando 200 motos, todas eléctricas, pero ahora ya han completado la flota exigida por el contrato que mantienen con el Ayuntamiento de Zaragoza. «Al tener todos los vehículos en la calle también hemos crecido», explican desde Reby, que también dispone de bicis y patinetes en la capital aragonesa.

Pero el secreto del crecimiento, señalan, es el precio. El minuto cuesta 18 céntimos, por lo que por un viaje de unos 20 minutos habría que pagar 3,6 euros, pero la empresa dispone de abonos y ahora, por ejemplo, uno puede hacer todos los viajes que necesite durante un mes (con un límite de 700 minutos) por 30 euros. Más barato de lo que costaría desplazarse en coche, dependiendo de hasta donde se vaya, y sin temor a que se fastidie ninguna bujía.

«Notamos sobre todo que han aumentado los desplazamientos para ir a trabajar. Desde los barrios a Malpica o a Torre Outlet y Puerto Venecia hay muchos», explican. Por su parte, desde Cabify, la otra empresa que opera con motos de alquiler en la ciudad no han querido hacer declaraciones a este diario.

Coches que se reservan en una 'app'

Pero en Zaragoza no solo hay bicis, patinetes y motos compartidas de alquiler, sino que la capital aragonesa también dispone de un servicio de coches eléctricos que pueden reservarse y usarse a través de una aplicación. Los ofrece la empresa Alma Mobility, que cuenta con 10 vehículos en la ciudad, un número que llevan tiempo queriendo incrementar pero que ahora no pueden debido al atasco que padece el mercado del automóvil.

«Hemos notado que existe más interés por parte de la gente que usa nuestros coches para ir a trabajar», explica Antonio Robert, cofundador de Alma Mobility. Y es que la compañía dispone de un servicio específico para empresas que quieran ofrecer a sus trabajadores un coche para ir y volver del trabajo. «Tenemos más peticiones, sobre todo en polígonos industriales, pero por el momento estamos trabajando con tres o cuatro empresas porque no disponemos de más coches», explica Robert.

Compartir el artículo

stats