Kiosco

El Periódico de Aragón

El nuevo campo de fútbol

El debate sobre la ubicación del estadio: La Romareda avanza pero sin consenso y con condiciones

PP y Cs, junto con los dos votos de Vox, aprueban que el estadio se quede donde está. La izquierda se abstiene por opinar que falta información para tomar la decisión

Vista aérea de La Romareda, donde en principio se levantaría el nuevo estadio. ÁNGEL DE CASTRO

Primer escollo superado. PP y Cs han sacado adelante su propuesta de que el nuevo estadio de fútbol de Zaragoza se construya sobre la actual Romareda. Vox votó a favor del expediente presentado por el equipo de Gobierno, por lo que el documento salió adelante por mayoría, si bien desde la izquierda, tanto PSOE como ZeC y Podemos, se abstuvieron y condicionaron su futuro apoyo al proyecto a una serie de compromisos.

El expediente que se votó este viernes en una comisión extraordinaria de Urbanismo contiene las conclusiones del proceso de escucha que se llevó a cabo entre mayo y junio en el ayuntamiento y en el que participaron casi medio centenar de entidades y expertos para opinar sobre la ubicación del nuevo campo. El emplazamiento que más apoyos recibió fue La Romareda, y en eso se apoyan desde PP y Cs para defender su propuesta. Pero la izquierda les recrimina la falta de informes y criterios técnicos para tomar una decisión así como que solo se haya estado debatiendo sobre el dónde construir el estadio, cuando todavía no se ha trabajado en aspectos como cuál será el proyecto, cómo se gestionará el campo y, sobre todo, cómo y quién lo pagará.

Sin embargo, y a pesar de las innumerables pegas que pusieron las tres fuerzas de la izquierda, PSOE, ZeC y Podemos se abstuvieron por diferentes razones. «Hoy estamos tan cerca o tan lejos de que Zaragoza tenga un estadio nuevo que cuando estábamos al comienzo de esta corporación. Ni un centímetro más cerca», expresó el concejal socialista Horacio Royo, que lamentó que durante los últimos años el equipo de PP y Cs «no haya avanzado nada» para lograr un acuerdo en cuanto al proyecto y la financiación del nuevo estadio.

Nadie está en contra

«Nosotros no tenemos nada en contra de la ubicación de La Romareda», aclaró Royo. «No vamos a bloquear nada porque queremos que Zaragoza tenga un nuevo campo de fútbol y por eso no vamos a votar en contra. Nos abstenemos con la condición de que mañana, mejor que pasado, se sienten con todos para hablar de verdad de qué proyecto queremos y de cuánto nos va a costar», añadió el concejal socialista.

En su opinión, el proceso de escucha y todos los pasos que se han dado en las últimas semanas han sido una «pantomima» para justificar la que ya era la propuesta del alcalde, Jorge Azcón, que siempre ha defendido que el campo se quede donde está.

A este respecto, el socialista le recordó al concejal de Urbanismo, Víctor Serrano ­­–quien preside la comisión y quien lideró el llamado proceso de escucha– la foto que se hizo Azcón en La Romareda cuando era candidato en la campaña electoral de 2019. «Lo único que buscan es una foto que justifique la promesa electoral de Azcón y que le resuelva sus urgencias electorales», criticó Royo.

Asimismo, como también hicieron ZeC y Podemos, el PSOE denunció que esta decisión, la de fijar la ubicación, se tome antes de que se despejen las dudas sobre si un estadio en La Romareda cumpliría con los requisitos de la FIFA para poder acoger partidos del Mundial de 2030. Los socialistas, al igual que sus compañeros de partido en el Gobierno de Aragón, pidieron que antes de presentar una candidatura, la Federación Española de Fútbol (RFEF) se pronunciase sobre la valía del emplazamiento actual, pero eso no ocurrirá, puesto que, según Serrano, este organismo inspeccionará todas las sedes a la vez cuando se postulen como candidatas y no antes de que se presenten.

ZeC y Podemos

Desde Zaragoza en Común, por su parte, Pedro Santisteve –quien siempre ha definido la remodelación y reaprovechamiento del estadio actual– criticó también que el tema del campo de fútbol se esté utilizando, en su opinión, con fines electoralistas. Además, criticó que durante el proceso de toma de decisiones que se ha llevado a cabo en los últimos meses «se han pedido informes que nunca han sido aportados». ZeC se abstuvo en la votación pero advirtió que, para su formación, «el coste de las obras» y el que el estadio nuevo siga siendo público «serán factores determinantes».

Y el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, quien ha propuesto llevar el campo al Párking Norte y construir allí un complejo deportivo que incluya otras instalaciones además del propio estadio, criticó la ausencia de informes técnicos y datos más allá de las opiniones vertidas durante el proceso de escucha. «Prefieren los relatos que los acuerdos y así se destruyen los caminos que llevan al diálogo», dijo.

Los morados también se abstuvieron y condicionaron su postura el jueves que viene, cuando el pleno tenga que ratificar definitivamente que La Romareda no se mueve de donde está, a una serie de condiciones: que haya un informe sobre los requisitos que hay que cumplir para poder ser sede en el Mundial ­–Serrano adelantó que el martes presentarán un estudio en ese sentido encargado a un servicio de ingeniería–; que la titularidad del estadio siga siendo pública; y que haya información sobre el coste de las obras.

Desde Vox, el único grupo que votó a favor, su portavoz, Julio Calvo, también pidió comenzar a hablar de la financiación de la reforma y de cómo se gestionará el campo. Pero a pesar de todo, el expediente salió adelante. 

Compartir el artículo

stats