Kiosco

El Periódico de Aragón

el debate de la ubicación del estadio

La Romareda, el último escollo y un largo camino recorrido

Si no hay sorpresas, el pleno del jueves que viene designará a La Romareda como lugar en el que construir un nuevo estadio. Es el escollo que falta antes de abrir nuevos debates

Una de las reuniones celebradas en el ayuntamiento para decidir la ubicación del nuevo campo de fútbol. ANGEL DE CASTRO

Una vez la comisión extraordinaria de ayer designara, de forma inicial, La Romareda como emplazamiento sobre el que se construirá el futuro y nuevo campo de fútbol de Zaragoza (que deberá estar construido en 2029 para cumplir con los plazos de la FIFA y poder llegar al Mundial de 2030 sin agobios) , falta todavía que el pleno de la semana que viene ratifique de forma definitiva esta decisión. PP y Cs tienen garantizado (parece) el apoyo de Vox, por lo que la propuesta saldrá adelante. Falta conocer qué harán los tres partidos de la izquierda, que ayer se abstuvieron, pero por el camino todavía quedan otras incógnitas que despejar, por no contar con las que surgirán a partir del mes que viene.

49 entidades en el «proceso de escucha»

Hasta llegar a la votación del próximo jueves, cuando el pleno deberá ratificar que el campo de fútbol se quedará en la parcela que ahora ocupa La Romareda, han pasado tres largos meses en los que el ayuntamiento ha tomado la temperatura a la sociedad civil con respecto a sus preferencias sobre el estadio. El 10 de mayo se inició así el llamado «proceso de escucha», en el que han participado 49 personas y entidades de todos los ámbitos para opinar sobre dónde preferían ubicar el campo. Mayoritariamente, La Romareda fue el lugar escogido.

La Romareda, la opción predilecta

Durante las siete reuniones que compusieron aquel proceso de escucha, salieron a relucir las razonas por las que cada una de las ubicaciones propuestas (La Romareda, Párking Norte y Valdespartera) eran las mejores, según los defensores de cada uno de estos lugares. En el caso de la opción favorita, la que ayer salió adelante en la comisión, se destacaba su buena conectividad con el resto de la ciudad ya sea a pie, en transporte público o incluso en coche, la solidez del terreno sobre la que se asienta el estadio, la ausencia de riesgos como inundaciones, la preferencia de los socios del club y del propio Real Zaragoza y el coste de las obras, que sería menor. 

La izquierda duda de la llamada al consenso

Desde que comenzó este proceso, la izquierda ha mostrado sus reticencias sobre las intenciones del equipo de PP y Cs. No se oponen a la propuesta de que el campo se quede en La Romareda, pero acusan al concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, y al alcalde, Jorge Azcón, de jugar «con las cartas marcadas». En su opinión, todo el proceso de escucha y las decisiones que se han ido tomando han sido orquestadas para darle una apariencia al proceso de toma de decisión que no ha sido tal. PP y Cs no dejan de apelar al consenso. Pero el PSOE, ZeC y Podemos les recuerdan que no lo pueden imponer. «El consenso hay que trabajárselo», le pidieron ayer a Serrano. 

Más información la próxima semana

El próximo martes, anunció ayer el concejal de Urbanismo, el resto de grupos municipales tendrán acceso a un informe encargado «a un servicio de ingeniería» que desvelará si las ubicación actual del estadio cumple con todas las garantías para poder acoger partidos de un Mundial según las exigencias de la FIFA. Serrano dijo esta semana que le habría gustado que ese informe hubiera estado listo para la comisión de ayer, pero no ha llegado a tiempo. Este documento serviría, en principio, para despejar las dudas mostradas por la izquierda sobre si un campo de más de 40.000 espectadores cabría en la parcela de La Romareda, una información de carácter técnico que el resto de grupos lleva tiempo demandando.

El jueves será el pistoletazo de salida

El próximo jueves, 28 de julio, si se sigue el guion previsto, La Romareda quedará designada como lugar en el que construir el nuevo campo. Cuando eso ocurra, quedarán unos cuantos detalles que salvar. Cómo se pagan las obras y qué proyecto se ejecuta. Ni más ni menos.

Compartir el artículo

stats