Kiosco

El Periódico de Aragón

El futuro del campo de fútbol

La ubicación actual de La Romareda cumple con las exigencias de la FIFA

Un informe elaborado por IDOM y encargado por el Ayuntamiento de Zaragoza concluye que el campo podría adaptarse con "medidas provisionales y reversibles" | Propone medidas temporales para atender las necesidades de aparcamiento, transporte o seguridad

Vista aérea del estadio de La Romareda. ANGEL DE CASTRO

La actual ubicación de La Romareda cumple con todos los requisitos exigidos por la FIFA para ser una de las sedes del Mundial de fútbol de 2030. Esta es la conclusión del informe elaborado por la consultora Idom y encargado por el Ayuntamiento de Zaragoza para despejar una de las principales incógnitas de cara a la elección de la ubicación del nuevo estadio, y que tendrá que confirmar la Federación de Fútbol en septiembre, cuando está previsto que visite Zaragoza para conocer el entorno del campo.

Según el documento, que le ha costado a las arcas municipales 2.500 euros (+ IVA), se podría dar respuesta a las exigencias y condiciones de la FIFA con "actuaciones provisionales, temporales y reversibles en lo relativo a transporte público, los aparcamientos, los anillos de aproximación, y los espacios VIP y zonas de servicio". Todo ello sin la necesidad de construir un campo de fútbol sobredimensionado para las necesidades reales de la capital en otro emplazamiento.

"Es importante que no diseñemos un estadio que solo sirva para cuatro días en 2030 y luego sea un problema", ha precisado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, que ha incidido durante la presentación del informe de Idom en que el futuro estadio tendrá capacidad para 42.500 espectadores. Un documento que ha entregado a los grupos de la oposición este miércoles, un día antes de que el pleno avale la ubicación propuesta.

La FIFA exige estadios de 4 estrellas con una zona exterior con dimensiones para instalar todos los servicios complementarios y ofrecer un perímetro de seguridad determinado, además de varios accesos al campo (se proponen cuatro) y zonas vip. Esta era una de las principales dudas a la hora de apostar por la actual ubicación de La Romareda, si tenía espacio suficiente.

Según el estudio de Idom no será un problema ya que la actual ubicación dispone de una zona exterior contigua de al menos 10.000 m2, sumando la plaza Eduardo Ibarra, la calle Juan II o, incluso, la plaza del Auditorio, en la que se crearían los anillos de seguridad exigidos y las zonas vip y de servicios en los alrededores del campo.

Para las llamadas Fan Zone se dispondría de tres espacios de 3.000 m2 de acceso fácil y céntricos, como el el parque José Antonio Labordeta y las plazas del Pilar, San Francisco y Los Sitios, todas ellas con conexiones de transporte público.

En cuanto a los aparcamientos para autobuses y turismos, la capital tendría capacidad para 5.000 plazas distribuidas en nueve subterráneos a menos de 10 o 12 minutos del estadio en la plaza San Francisco, Aragonia, el Audiorama, la plaza Eduardo Ibarra, el Seminario, los hospitales Miguel Servet y el Clínico y las Esquinas del Psiquiátrico.

Se sumarían otras 10.000 plazas abiertas de aparcamiento en el Parking Norte de la Expo, a una "distancia razonable" para desplazarse a pie o transporte público de los aficionados, según el informe del Idom.

Para los buses, este informe plantea que se utilice el Parking Sur de la Expo, con capacidad para 790 buses a 3 kilómetros o 10 minutos con transporte público del estadio, como se exige. Una explanada desde la que saldría una lanzadera hasta el estadio, facilitando así los desplazamientos de los aficionados. 

La oferta de transporte público juega a favor de la actual ubicación, a la que se puede llegar andando desde las zonas propuestas. Además de contar con una parada de tranvía, que une el eje norte-sur de la ciudad y los aparcamientos propuestos, La Romareda se encuentra entre la estación de tren de Delicias y la de Goya de Cercanías, con conexiones a través de las líneas de bus 35, 42, 53 y C1 y C2; y está conectada con todos los barrios de la ciudad, hasta donde llegan distintas líneas de bus que, en caso de celebrarse el mundial, se reforzarían.

Aparcamientos de alta capacidad de Zaragoza. IDOM

Conexiones con Zaragoza

La FIFA también exige que haya un aeropuerto a menos de 40 kilómetros, un centro ferroviario o centros médicos y hospitalarios de máxima capacidad (el Miguel Servet tiene hasta un helipuerto) y prestaciones próximas al campo, algo que estaría garantizado.

Por otro lado, incluye entre sus condiciones la existencia, «como mínimo», de cuatro subsedes o centros de entrenamientos a una distancia de menos de 40 kilómetros. El informe de Idom no entra en esta cuestión, ya que este problema sería "exactamente el mismo" si La Romareda se construyera en otro barrio, ha señalado Fernando Martínez, de IDOM, que ha sugerido la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza y los campos de la Federación Aragonesa de Fútbol como emplazamientos válidos, aunque habría que sustituir su césped, ahora artificial, por otro natural.

Respecto a la oferta hotelera, desde el ayuntamiento ya se trabaja para elevar de categoría varios hoteles de cuatro estrellas dado que la FIFA pide que haya entre «tres o cuatro» de cinco estrellas a una distancia máxima de 40 kilómetros en autobús de la subsede o el centro de entrenamiento. "Estamos trabajando en ello y hay hoteles de cuatro estrellas que por una cuestión fiscal no pueden tener cinco a día de hoy", ha explicado el concejal de Urbanismo.

El futuro campo

El profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra y socio de Idom, César Azcárate, ha destacado la importancia de que el nuevo proyecto que se plantee para la capital "aporte valor al club y a la ciudad" y se diseñe una estructura "a largo plazo que de servicio durante los 365 días al año". Una premisa que el equipo de Gobierno de PP-Cs comparte y que no impedirá que Zaragoza esté capacitada para albergar entre cinco y seis partidos del Mundial de fútbol en 2030.

El Gobierno de PP-Cs se someterá mañana a una prueba de fuego. El pleno tendrá que aprobar de forma definitiva la ubicación del futuro estadio de fútbol y, salvo sorpresa, Jorge Azcón conseguirá la mayoría gracias al apoyo de Vox. En la aprobación inicial ya contó con sus dos votos a favor y la abstención de los grupos de la izquierda, un resultado que es muy probable que se repita en la sesión ordinaria.

Garantías y seguridad

Según Serrano, el informe de Idom ofrece "garantías" y "seguridad" y confirma que la elección del Gobierno local ha sido la acertada. "En la toma de decisiones nos da seguridad sobre que la ubicación cumple con las exigencias sobradamente", ha aseverado el concejal, que ha asegurado que la elección del emplazamiento y sus posibilidades "limitaba" la toma de decisiones sobre el futuro estadio.

Serrano ha insistido en que lo correcto era fijar una ubicación "para poder trabajar en un proyecto concreto". "Primero teníamos que tener la seguridad de que la ubicación era idónea", ha insistido.

Un documento que genera dudas en el PSOE, que ha vuelto a decir que lo que primero debería saber la ciudad es cuánto va a costar el nuevo campo y cómo se va a financiar. Una fase que se pondrá en marcha tras el verano. 

Ahora, el ayuntamiento tiene por delante casi dos meses para redactar una propuesta y presentar antes del 30 de septiembre el compromiso de la ciudad para ser una de las sedes del Mundial de fútbol. Una petición que deberá ir acompañada de un documento que acredite que Zaragoza sí puede cumplir con las condiciones de la FIFA.

Compartir el artículo

stats