Kiosco

El Periódico de Aragón

El conflicto en el transporte urbano

Azcón rechaza la figura del mediador tras 18 meses de paros en el autobús

Prosiguen este viernes las reuniones entre Avanza y el comité para poner fin a la huelga | El alcalde asegura que introducir un nuevo agente en las negociaciones retrasaría el final del conflicto

Varios usuarios acceden al autobús urbano de Zaragoza. ANDREEA VORNICU

El Ayuntamiento de Zaragoza no contratará a un mediador externo para resolver la huelga del bus, la más larga de la historia. El PSOE ha vuelto a solicitar que se recurra a esta figura, y el Gobierno de PP-Cs ha vuelto a responderle que, a día de hoy y con las negociaciones en marcha, solo retrasaría el final del conflicto ya que obligaría a ambas partes a «volver a empezar» las conversaciones.

El comité y Avanza continúan este viernes negociando en el Sama (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje) después de una semana de reuniones. El ayuntamiento les instó la semana pasada a hacerlo para poner fin a una huelga que parece interminable.

El conflicto en el transporte urbano ha sido, una vez más, objeto de debate en el pleno municipal del jueves. El PSOE había solicitado una sesión extraordinaria para tratar de sacarle los colores al Gobierno de Azcón por su gestión de la huelga, pero se ha topado con una minoría, la de las izquierdas, y ha perdido todas las votaciones del pleno monográfico sobre movilidad.

Ni el pleno ha avalado que se recurra a la figura del mediador para acabar con los «535 días» de huelga; ni que se inicie la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en aras a mejorar la movilidad en la capital; ni que se elaborar en un plazo de tres meses una reordenación de las líneas de bus. Tampoco que se recupere el proyecto de la línea este-oeste; o se cree una mesa técnica para abordar los problemas del sector.

La portavoz del PSOE, Lola Ranera, ha pedido el cese de la concejala de Movilidad, Natalia Chueca, por su «incapacidad» para solucionar este conflicto. También ha cargado contra Azcón «por dar la espalda a los ciudadanos», que tienen que esperar al autobús y «a 40 grados» durante más de 20 minutos.

Según Ranera, ha quedado demostrado que el conflicto no va a resolverse en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), por lo que ha instado al Gobierno de PP-Cs a que sea un mediador externo asuma su función. Pero el alcalde ha explicado que, de llevar a cabo esta contratación y cambiar la dinámica de la negociación, solo se conseguiría ralentizar todavía más la resolución del conflicto. Como ya ha hecho en más de una ocasión, ha defendido la oferta de Avanza que, ha recordado, ofrece una subida salarial del 15% sumando todos los conceptos retributivos en cuatro años.

Compartir el artículo

stats