Kiosco

El Periódico de Aragón

El conflicto en el transporte público

El PSOE reclama la gratuidad del autobús durante las horas de paros en Zaragoza

El Gobierno de PP y Cs asegura que es inviable técnica y económicamente | Los socialistas solicitan una auditoría externa de las cuentas de Avanza

Usuarios de la línea 39 esperan a subir al autobús. | ANDREEA VORNICU

El PSOE ha instado al alcalde, Jorge Azcón, a que se implique en el conflicto del autobús urbano de Zaragoza y apruebe la gratuidad del servicio durante las horas de paros y compensar así a los usuarios. Una medida que se completaría con la devolución proporcional de los abonos.

Esta propuesta no se llevará a cabo. Fuentes del Gobierno de PP-Cs explican que poner en marcha una medida de este tipo, además de compleja, es inviable económicamente. El ayuntamiento calcula que finalizar el año con un déficit en el transporte público de 76 millones de euros. Actualmente, el consistorio está subvencionando un 60% del billete sencillo, más de un 10% de lo que se aportaba antes de la crisis del covid.

Por si fuera poco, la ciudad deberá asumir un gasto extra de 1,2 millones, como consecuencia de la rebaja del 30% del transporte propuesta por el Ministerio de Transportes del Gobierno central entre septiembre y diciembre para fomentar el uso del bus y el tranvía.

La bancada de la izquierda ha solicitado en más de una ocasión la compensación de los abonos. Y la concejala de Movilidad, Natalia Chueca, ha dicho desde el primer momento que el ayuntamiento «no está en disposición de incurrir en más gastos».

Al margen de esta medida, que está claro que no se ejecutará, el PSOE ha criticado que el Gobierno de Azcón haya dejado en manos de la Dirección General de Trabajo la resolución del conflicto. Una alternativa a la que recurrió el comité de empresa y que aceptó la dirección de Avanza.

Ranera pide la dimisión de Chueca

«Hace tiempo que Azcón debería de haber depurado responsabilidades ante la incapacidad de Chueca para resolver la huelga», ha declarado la portavoz del PSOE, Lola Ranera, que ha vuelto a pedir su dimisión. Para la socialista, «sacar el conflicto» del ayuntamiento es una manera de demostrar «la incapacidad» de Azcón y Chueca para resolver la huelga, 550 días después de su inicio.

«Le viene grande al alcalde y Chueca no debe seguir en su cargo», ha insistido Ranera, que también ha instado al equipo de Gobierno de PP-Cs a que encargue una auditoría externa de las cuentas de Avanza para conocer «la realidad financiera» de la empresa. Además, solicitan conocer en qué estado se encuentra la negociación (ahora rota) entre la empresa y el comité, los avances alcanzados durante el último año y las reclamaciones de los usuarios que se han registrado.

Ranera ha recordado que el próximo año finaliza la contrata, por lo que el Gobierno de PP-Cs debería de estar trabajando en los nuevos pliegos. «Tengo la sensación de que no se está moviendo nada porque más de la mitad del trabajo tiene que ver con los costes salariales y a día de hoy no está firmado el convenio colectivo que los fijará», ha explicado.

Respecto a una posible municipalización, Ranera ha evitado pronunciarse sobre su idoneidad, pero sí que ha mencionado que podía ser el momento de cambiar el contrato para que la ciudad no pague por cada kilómetro recorrido por los autobuses, como sucede en la actualidad.

Compartir el artículo

stats