Kiosco

El Periódico de Aragón

SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD

Zaragoza avanza hacia el futuro de la movilidad con retos todavía por asumir

La huelga del bus, la reordenación de las líneas y el nuevo contrato, asuntos pendientes del consistorio. PP y Cs no definen aún la zona de bajas emisiones y la electrificación del coche privado tarda en llegar

Exposición de coches eléctricos, este viernes en la plaza del Pilar de Zaragoza, en el marco de la celebración de la Semana Europea de la Movilidad. JAIME GALINDO

Zaragoza se encuentra inmersa en la celebración de la Semana Europea de la Movilidad, una cita impulsada por la Comisión Europea para fomentar la transformación de las ciudades y las diversas formas de transporte hacia un modelo más sostenible. En este sentido, la capital aragonesa avanza a buen ritmo y más que lo tiene que hacer si quiere cumplir, en 2030, el reto de ser una ubre climáticamente neutra. Pero todavía quedan muchos retos por asumir y alguno de ellos empieza a ser una cuestión de urgencia.

Es el caso de la huelga de autobuses, que es ahora mismo es uno de los principales problemas que tiene la ciudad, puesto que el servicio es el principal medio de transporte público en Zaragoza. El alcalde, Jorge Azcón, se refirió ayer de nuevo a este asunto y apuntó que «la solución» pasaría por que los trabajadores de Avanza votaran en referéndum la oferta propuesta por el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA).

Azcón afirmó que «es una oferta generosa y aceptable» y que «está en lo que la gente quiere, que es que el conflicto se solucione lo antes posible», si bien por el momento la huelga no tiene visos de terminar pronto, porque el pasado martes las negociaciones entre las partes volvieron a saltar por los aires. Y todo esto ocurre en mitad de una crisis energética en la que el uso masivo del transporte público se plantea como una solución para ahorrar combustible.

Pero en lo que se refiere al bus urbano, la huelga no es el único reto que debe asumir el ayuntamiento. Está también la famosa reordenación de las líneas, prometida por la concejala de Movilidad al inicio de este mandato y que está paralizada con la excusa de que todavía no se han recuperado los usuarios que había antes de la pandemia.

Pero sigue sin resolverse el cómo se abarcará el asunto del eje este-oeste, una vez que el equipo de Gobierno de PP y Cs ha descartado una segunda línea del tranvía. Y parece, que aunque cambie el color del mando en el ayuntamiento, no se plantea fácil ejecutar más kilómetros de vías. Tanto el PSOE como Podemos plantean ya alternativas a los convoyes con una línea de alta capacidad y con una plataforma separada del resto de la circulación que podría pasar por algún tipo de vehículo sobre ruedas. ¿Regresará al debate político el tranbus?

Nuevo contrato del bus y nuevos tranvías

Y de la mano de la reordenación de las líneas o aparte, el consistorio debería licitar pronto el nuevo contrato del servicio de autobús urbano de Zaragoza. El actual, que gestiona Avanza, caduca en mayo del año que viene y por el momento nada se sabe de los pasos que ha dado ya el consistorio para sacar la nueva licitación.

Y eso que se trata del contrato más grande que tiene el ayuntamiento, que ronda los 800 millones de euros en diez años, por lo que su tramitación no será fácil y, como mínimo, tardará un año en adjudicarse.

Esto quiere decir que, o hay noticias pronto, o el equipo de PP y Cs no llegará a tiempo y tendrá que prorrogar el contrato con una Avanza que no consigue acabar de entenderse con los sindicatos que conforman el comité de empresa.

En lo que se refiere al tranvía, si no hay línea 2, los principales retos se centran en la automatización (ya hay un convoy que prueba sistemas de conducción autónoma) y el avance tecnológico. En 2024 llegarán los dos nuevos trenes que el ayuntamiento ha comprado a CAF con el dinero proveniente de Europa y todavía es pronto para comenzar a pensar en una renovación total de la flota. Los tranvías tienen una vida media estimada de entre 20 y 30 años y los actuales apenas han cumplido una década.

Los taxis, en la avanzadilla

Los taxis, por su parte, siguen actualizándose año tras año. De una flota compuesta por 1.777 coches, 63 son vehículos 100% eléctricos y, por tanto, no emiten emisiones. Además, más del 80% de los vehículos son híbridos, que contaminan menos, y algo más de 110 siguen funcionando con diesel o gasolina, según los datos de la Asociación Provincial de Autotaxi de Zaragoza. Son cifras que están por delante de las que se dan en otras ciudades.

Falta todavía mucho camino por recorrer, eso sí, en lo que se refiere a los coches privados. La electrificación está todavía en una fase incipiente, aunque las ventas de los coches cero emisiones siguen creciendo exponencialmente cada año. En 2021 se matricularon en Aragón 17.886 coches, de los que 984 eran eléctricos puros. No obstante, 4.344 eran híbridos.

Tampoco ha concretado todavía el ayuntamiento cómo implantará la zona de bajas emisiones, que debe establecerse por ley antes de que acabe este año. Por tanto, son todavía muchos los retos que tiene Zaragoza para avanzar hacia la movilidad sostenible. ¿Una ventaja? En la capital aragonesa, entorno al 50% de los desplazamientos se hacen a pie.

Compartir el artículo

stats