Kiosco

El Periódico de Aragón

CRONOLOGÍA DE LA RECONVERSIÓN

Una década de naufragio del Pabellón Puente de Zaragoza

Ibercaja obtuvo la cesión para 15 años del Pabellón Puente en 2010 y en los últimos 12 ha presentado dos proyectos distintos y varios plazos para abrirlo

El Pabellón Puente, este martes, con las obras en su exterior aún por rematar. ANDREEA VORNICU

La arquitecta iraquí Zaha Hadid, fallecida en 2016, ya no podrá ver nunca para qué servirá su Pabellón Puente en Zaragoza. Para ella fue uno de los proyectos más importantes de su carrera y para la ciudad una de los más emblemáticos y el más costoso de la Expo del 2008. Pero quizá hoy solo sirva celebrar que ese gladiolo que reposa sobre el Ebro en Ranillas por fin reverdece. Han sido 14 largos años los que han pasado desde que cerró la muestra internacional y 12 desde que Ibercaja obtuvo la cesión por 15 años, prorrogables en otros 5, de este icono de la capital aragonesa.

En más de una década ha presentado dos proyectos para él, uno de nuevas tecnologías y otro sobre la movilidad, ante dos presidentes autonómicos distintos y con actos muy similares al de ayer, y asistido a cómo la DGA, a través de Expo Zaragoza Empresarial, costeaba las reparaciones lógicas producidas por el olvido y el abandono.

Ahora parece que es la buena para un icono de la arquitectura mundial. Un referente que ya en su día Ibercaja prometía revestirlo de una musealización de vanguardia dirigida a un sector, el de las nuevas tecnologías, que con el paso del tiempo pareció perder tirón. También entonces se habla de inversiones millonarias para garantizar ese renacer. Lo mismo que cuando se apostó por esa Ciudad de la Movilidad que en inglés (es lo que significa Mobility City) parece tener más tirón en el mercado.

Volverán las pantallas interactivas a las paredes de un esqueleto que, por la pandemia, ha visto retrasados sus plazos varias veces. Cuando se puso la primera piedra, allá por junio de 2018, se firmó entre la DGA e Ibercaja el «acuerdo de intento de colaboración» –decían literalmente ambos– para impulsar este proyecto que hoy echa por fin a andar a orillas del Ebro en Ranillas. Es curioso cómo las efemerides marcan las novedades en el recinto Expo.

Entonces se cumplían diez años de la apertura de la muestra internacional sobre el agua y el desarrollo sostenible. Hoy, en la firma de la cesión definitiva, está más cerca de los 14 años ya cumplidos –el pasado 14 de septiembre– de la clausura de la misma. Como se esperen a iniciar las obras de musealización al 14 de junio de 2023 no llegarán a abrir antes de julio, como ayer garantizaban.

La planta superior del Pabellón Puente de Zaragoza. ANDREEA VORNICU

Y es que la joya de Zaha Hadid escondía demasiados escondites a la hora de procurarle un futuro, como que mantenerla costaría en torno a un millón de euros al año. En su día, pasada la Expo, se barajaron muchas opciones para darle un nuevo uso al Pabellón Puente y a la Torre del Agua, hasta que acabaron en manos de las dos cajas aragonesas.

Hoy una de ellas ya no existe, la CAI, que se vio abocada a rescindir el acuerdo de cesión por 15 años del rascacielos de Ranillas y tuvo que indemnizar con más de 400.000 euros por ese paso atrás. La otra es ahora un banco, absorbió a la otra y se quedó con el puente a la espera de un proyecto que, ahora sí, abrirá en 2023, cuando quedarían solo dos años para esa cesión a 15 años que ambas firmaron en 2010.

Compartir el artículo

stats