Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El conflicto del bus urbano en Zaragoza

El comité de bus de Zaragoza deja en manos de Azcón la posibilidad de suspender la huelga

Los sindicatos piden al ayuntamiento que siente a las partes estando presente «para evitar malentendidos». Si no se retoman las negociaciones, la plantilla votará en referéndum duplicar las horas de huelga cada día

Personas esperando en una parada del autobús urbano de Zaragoza en una de las horas de paro. MIGUEL ANGEL GRACIA

El comité de Avanza, la empresa que gestiona el servicio del autobús urbano de Zaragoza, ha movido ficha. Este jueves se ha reunido el pleno de la representación sindical y han acordado pedirle de nuevo al ayuntamiento que inste a la empresa a negociar, aunque con una particularidad: que el consistorio se siente también en la mesa mientras las partes conversan. Si eso ocurre, los paros se suspenderán siempre se que produzcan avances significativos que acerquen el conflicto a su fin. Si no, los sindicatos plantean un referéndum el próximo 2 de noviembre para endurecer los paros. De aprobarse su propuesta, la huelga duraría seis horas al día en vez de tres.

Pero por el momento, desde la presidencia del comité prefieren no hablar de ese recrudecimiento de los paros. «Solicitamos al Ayuntamiento de Zaragoza que convoque al comité de empresa y a Avanza para tratar de llegar a un acuerdo que ponga fin al conflicto y se firme el convenio», reza el comunicado que ha emitido Sattra, el sindicato que cuenta con más delegados entre la representación sindical, tras la reunión.

«Si el ayuntamiento convoca a las partes nos comprometemos a suspender los paros mientras se produzcan reuniones y haya avances en la negociación», afirmaba esa misma nota. Por su parte, el presidente del comité, José Manuel Montañés (Sattra), explicaba a este diario que su intención es que el equipo de Azcón esté presente en las conversaciones entre las partes «para que no haya malentendidos y no haya dudas de quién ha dicho qué».

«Si la empresa no se mueve, nosotros pedimos al consistorio que fuerce a Avanza a negociar», dijo Montañés, en lo que supone un intento por implicar al consistorio en vez de dirigirse directamente a la dirección de la compañía. Fuentes de otras secciones sindicales informaron de que en el pleno de este jueves había delegados que hubieran preferido solicitar directamente a Avanza volver al Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje, pero que la mayoría determinó que todo debía pasar por la plaza del Pilar.

Y lo cierto es que el equipo del alcalde, Jorge Azcón, no va a tener mucho tiempo para reaccionar. Fuentes del Gobierno municipal se limitaron este jueves a decir que no han recibido ninguna petición formal por parte del comité, y desde la parte social de la empresa confirmaron que no será hasta el lunes, cuando se apruebe el acta de la reunión de este jueves, cuando se envíe el requerimiento.

Una vez sea enviado, el tiempo correrá rápido. Si las partes no son convocadas a una reunión y fijan un calendario de encuentros, el viernes habrá una asamblea en la que se expondrá a los trabajadores una propuesta para ampliar los paros que se votaría el 2 de noviembre en referéndum. Siete días después de que el requerimiento al ayuntamiento haya sido enviado.

La propuesta de recrudecimiento de la huelga pasaría por prolongar de una a dos horas los paros ahora programados tres veces al día. Pero por ahora, Montañés prefiere no adelantar acontecimientos y confía en que se convoque un encuentro. «Primero queremos que el ayuntamiento nos reúna. Lo único que hemos hecho es adelantar el trabajo porque si no se producen avances nosotros vamos a seguir nuestra hoja de ruta», explicó el presidente de la representación sindical.

El PSOE también pide la intermediación de Azcón

Con la jugada, el comité «deja en manos del ayuntamiento», como la propia Sattra explicita en su nota de prensa de este jueves, «la posibilidad de suspender los paros», lo que mete todavía más presión a un equipo de Gobierno al que la oposición no para de recordarle que son ya 20 meses de afecciones al servicio por una huelga que fue intermitente hasta septiembre pero que desde hace un mes y medio está convocada de lunes a domingo y todas las semanas.

Este mismo jueves, la portavoz socialista, Lola Ranera, hizo una petición a Azcón que va en la misma línea de lo que realizó más tarde el comité. «Desde el PSOE se solicita la intervención directa del propio alcalde y la concejala (Natalia) Chueca para que propongan un calendario de reuniones. La resolución del conflicto se ha centrado en la parte económica, por eso planteamos que se avance en otros aspectos, como la parte social de la negociación, tan importantes o más que la parte económica», explicó Ranera.

Y sobre esta cuestión se pronunció también CCOO, el segundo sindicato con más delegados en el comité y al que el alcalde y Chueca, la responsable de Movilidad, aluden una y otra vez puesto que, según el Gobierno municipal, este se habría posicionado a favor de someter la propuesta de convenio que hizo el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje a referéndum, al contrario de lo que opinan Sattra y el CUT, quienes ostentan la mayoría. «A nosotros no nos gustaba esa oferta tal y como se presentado. El articulado del convenio no puede quedar como está», explican desde CCOO, incidiendo así en que todavía falta cerrar la parte social del convenio . Y recuerdan que la huelga tiene un seguimiento todos los días de más del 90% de la plantilla.

Y ante todo esto, ¿qué opina la empresa? «Nosotros no nos vamos a negar a sentarnos a negociar, siempre que sea con el ánimo claro de cerrar un convenio y no para convertir las reuniones en un modus vivendi y alargar esta situación. Todo lo que sea moverse de la actual parálisis ayuda. Todas las decisiones si son inteligentes, aunque lleguen tarde, son bienvenidas», ha afirmado el director de Avanza Zaragoza, Guillermo Ríos, tras conocerse la petición del comité. «Eso sí, ya tuvieron la oportunidad de darle una salida al conflicto sometiendo la oferta del SAMA a referéndum. Eso les quitaba a ellos la responsabilidad de tomar una decisión, pero increíblemente no lo aceptaron», recuerda Ríos. 

Compartir el artículo

stats