Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El futuro del estadio

La Romareda supera el primer paso con el único voto en contra del PSOE

Solo Vox avala la modificación del PGOU mientras que ZeC y Podemos optan por la abstención | Serrano anuncia que las obras comenzarán a finales de 2023 para cumplir con los plazos del Mundial

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, junto al socialista Horacio Royo. ANDREEA VORNICU

Primer paso superado. La modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) propuesta por el Gobierno de Jorge Azcón para impulsar el nuevo estadio de La Romareda ha salido adelante con el apoyo de Vox y la abstención de Podemos y ZeC. La única nota discordante ha sido el PSOE, que ha votado en contra de una fórmula pensada para poder construir el campo de fútbol sin que le cueste dinero a las arcas municipales. Los socialistas habían amenazado con romper el ansiado consenso en torno a un proyecto de ciudad, y han cumplido su advertencia.

Lo avisaron la semana pasada, cuando su portavoz, Lola Ranera, y el propio Javier Lambán, declararon que no apoyarían un «cheque en blanco», como califican la modificación propuesta por el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, que no clarifica el valor de los suelos, la ubicación de los usos terciarios de parte de la parcela, o la fórmula de explotación.

Serrano ha insistido durante la comisión de Urbanismo que hoy se aprobaba la «adecuación» del planeamiento de los suelos que rodean al estadio que elaboró el alcalde socialista Juan Alberto Belloch en 2005 para poder ampliar el campo y tenga capacidad para 40.000 espectadores. Un trámite que permitirá que la capital cumpla con las exigencias de la FIFA y pueda optar a ser una de las sedes del Mundial 2030. 

Pero hoy se debatía de algo más. Porque La Romareda se ha convertido en un arma electoral y el PSOE ha dejado claro que no está dispuesto a ponerle las cosas fáciles a Jorge Azcón que, por otro lado, no necesita sus votos para seguir con sus planes.  

Así que más allá del obligado debate técnico, el PSOE ha tratado una vez más de desmontar los planes del Gobierno de PP-Cs. Esta vez se ha quedado solo, porque incluso ZeC ha optado por la abstención pese a compartir ciertas dudas con los socialistas. Desde el PSOE han acusado a Azcón de jugar con la información, transmitida a cuenta gotas «cuando quiere y de lo que quiere», «ocultando» datos relevantes y necesarios para poder adoptar una postura, declaró el socialista Horacio Royo.

Ha vuelto a poner en cuestión la legalidad de los planes del alcalde, como ya hizo durante el debate sobre el estado de la ciudad. «La modificación ni es negociada, ni transparente, ni asegura la viabilidad del proyecto ni nos da garantías de legalidad», ha afirmado después de calificar al alcalde de «gobernador mediocre» y subrayar que votaban en contra de impulsar La Romareda «con convicción». 

A Serrano no le sorprendió ni el discurso de Royo ni la posición de su partido. "Los socialistas han entendido que la construcción del campo favorece los intereses electorales de Azcón y, por lo tanto, no se puede esperar nada de ustedes porque no paran de bloquear este proyecto", ha afirmado el responsable de Urbanismo, que ha informado de que las obras tendrá que comenzar a finales de 2023 si la ciudad quiere tener terminado el nuevo estadio de fútbol y acoger partidos del Mundial 2030.

"El PSOE habla de las urgencias del alcalde pero hay un calendario que lo marca la Federación de Fútbol, que pide que el estadio esté terminado en 2020, así que a finales de 2023 tendrá que haber máquinas", ha explicado.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, con el de Podemos, Fernando Rivarés. ANDREEA VORNICU

Las dudas de la izquierda

La modificación, que ha contado con el aval de Vox (que ha advertido que su apoyo de hoy no es definitivo), entraña bastante dudas entre los grupos de la izquierda. Se desconoce el valor actual de los suelos, que en 2005 ascendía a 56 millones, en 2016 a 38 millones y actualmente «rondarían los 20 millones», según Horacio Royo. Una cifra que se concretará cuando se realice la tasación que deberá incorporarse a la licitación. 

Tampoco se sabe dónde se ubicarán los usos terciarios de esos 22.000 metros cuadrados. «¿Cómo sabemos cuánto va a ingresar el ayuntamiento si no dicen dónde van a ir los suelos. No valdrán lo mismo en Villarrapa que en el paseo Independencia o junto al hospital Quirón», ha afirmado Royo, que no ha mencionado al azar las ubicaciones. También hay controversia sobre la fórmula de explotación que acabará eligiendo del Gobierno de PP-Cs. 

Tres son las posibilidades: concesión demanial, contrata por obra y explotación o derecho de superficie. Esta última, que se está utilizando en otros proyectos como en Pontoneros, obligaría a privatizar el campo, una opción que descartan las formaciones de izquierdas.

Todas estas incógnitas se despejarán cuando se elabore la licitación, que irá acompañada de los estudios económico-financieros que determinen, entre otras cosas, la amortización del campo, que después revertirá a la ciudad.

Desde Podemos, Fernando Rivarés, que hasta ahora ha alcanzado acuerdos conPP y Cs, ha insistido en que si Azcón quiere recuperar el ‘sí’ de su formación deberá garantizar por escrito que se impulsará la Ciudad Deportiva, que el campo no dejará de ser público y que las obras del nuevo estadio se compaginarán con el desarrollo de la competición. 

El Mundial 2030, otra arma arrojadiza

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, reclamó este lunes que el interlocutor con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para que Zaragoza sea sede del Mundial de 2030, Víctor Serrano (quien también es concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Zaragoza) no tenga más información que el resto de implicados en el apoyo a esta candidatura.

Así lo reclamó Faci en declaraciones a los medios de comunicación, siguiendo así la estela de las críticas que él mismo emitió ya contra Serrano el jueves pasado, cuando se conoció que Zaragoza había obtenido muy buena puntuación por parte de la Real Federación Española de Fútbol de cara a convertirse en sede del Mundial de Fútbol en el año 2030, un campeonato que España, Portugal y Ucrania aspiran a celebrar.

El consejero Faci comentó que, además de llamar por teléfono al director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Mariano Soriano, «se nos remitió un documento que requeriría de alguna explicación porque hay algunos ítems que están en verde, pero hay uno que está en naranja que no sabemos qué afección podrá tener». El documento utiliza los colores verde, amarillo y rojo para valorar diferentes elementos de la candidatura. Y La Romareda es el único requisito que la ciudad no cumple por completo.

No obstante, Víctor Serrano ya explicó que en el día que recibieron la documentación de la RFEF, él llamó a Soriano para consultarle la conveniencia de mantener una reunión para analizar la información recibida. No obstante, se consideró por ambas partes que no era necesario. Según Faci, Serrano, en su papel de interlocutor ante la RFEF, «no puede ser el que más información tiene porque es lo que nosotros veníamos alertando, no vaya a ser que el interlocutor disponga de información que el resto no compartamos».

Pero desde el entorno de Serrano apuntan que, «antes de salir a quejarse a los medios de comunicación», Faci puede «llamarle para resolver cualquier duda» en vez de emponzoñar la candidatura. «Hay que apostar por la unidad institucional y trabajar todos juntos para sacar adelante la candidatura», señalaron desde el Gobierno municipal de PP y Ciudadanos. 

Compartir el artículo

stats