Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Instalaciones

El Ayuntamiento de Zaragoza rescinde el contrato del quiosco del embarcadero de la Expo

El consistorio declara "extinta" la concesión por el incumplimiento reiterado del contrato | La deuda de los adjudicatarios por el impago del canon asciende a 41.612 euros

Quiosco de Ranillas, frente al embarcadero de la Expo. ÁNGEL DE CASTRO

El famoso quiosco de Ranillas, junto al embarcadero de la Expo, cerrará sus puertas antes de final de año. El Gobierno de Zaragoza va a declarar «extinta» la concesión por los reiterados incumplimientos de sus propietarios, que adeudan a las arcas públicas, como poco, 41.612 euros.

Según consta en el expediente elaborado por el área de Servicios Públicos, dos son los motivos por los que se ha decidido acabar con el contrato en la sesión de este jueves: la deuda acumulada y la venta de las participaciones sociales sin la autorización del ayuntamiento.

Cuando el Gobierno de PP-Cs asumió los derechos y obligaciones de la sociedad ZGZ Arroba Desarrollo Expo, disuelta en septiembre de 2019, encargó a la Oficina de Gestión del Espacio Público que iniciase todos los trámites para regularizar la situación «técnica, administrativa, económica y jurídica» de las concesiones del Parque del Agua.

Fruto de este estudio se detectó que los propietarios del denominado quiosco Q8 de Ranillas ni pagaban el canon ni los correspondientes impuestos y tasas. En el expediente solo aparece cuantificada la deuda acumulada en lo referido al canon, que se eleva a 41.612,10 euros. Pero la cifra es mucho mayor. Con el ánimo de resolver esta situación, el ayuntamiento llegó a ofrecerle a la empresa Ranillas 2010 la posibilidad de fraccionar en dos pagos el débito, pero lo rechazó

Incumplimiento del contrato

Por otro lado, en el informe se hace mención a la venta de participaciones sociales que se han realizado desde que en 2010 se aprobó la concesión sin la autorización del ayuntamiento. Ha ocurrido hasta en en cuatro ocasiones, en enero 2014, en julio y septiembre de 2016 y en septiembre 2018.

Estos dos motivos son suficientes para rescindir el contrato con Ranillas 2010, antes Hosteleros Ebro, que se formalizó el 12 de marzo de 2010. Los propietarios tendrá 10 días desde que reciban la notificación para abandonar el quiosco y devolver las llaves.

Ahora el ayuntamiento tendrá que poner en marcha toda la maquinaria para volver a sacar a concurso la gestión y explotación de este local, uno de los más demandados de la zaragozana ribera del Ebro.

Este no es el único contrato que ha decidido rescindir el Gobierno de PP-Cs en el Parque del Agua. Ya lo hizo en junio, cuando anuló la concesión de centro deportivo denominado Soccer World por las deudas acumuladas, 685.496 euros en concepto de canon y 127.965 de IBI, además del resto de tasas y tributos.

Una cuantía que el ayuntamiento sigue reclamando a los antiguos propietarios, que abandonaron las instalaciones sin rendir cuentas.

Compartir el artículo

stats