La Navidad es sinónimo de ilusión, reencuentro con los seres queridos, deseos compartidos y recibimiento de un nuevo año. Todo cuanto envuelve estas fechas pretende ser reflejo de prosperidad y alegría, buenas voluntades y celebración de la vida. No será hasta esta tarde a las 18.15 cuando los zaragozanos puedan disfrutar del encendido de luces. Un cúmulo de cálidos sentimientos que también lucen en las calles y establecimientos de los municipios españoles. Y que en Zaragoza se han hecho notar más en los últimos tres años.

Desde 2019, la capital aragonesa ha experimentado un aumento significativo de la presencia de ornamentaciones navideñas. Especialmente de luces de Navidad. De un lado a otro de las calles, en las copas de los árboles o colgando de los alumbrados públicos, Zaragoza viste estos días un manto de brillos que acaparan la atención y los 'flashes' de zaragozanos y visitantes.

Vigo o Zaragoza

Las icónicas luces de Vigo parecieron ser objeto de inspiración con la llegada del PP al Ayuntamiento de Zaragoza, iniciándose una suerte de rivalidad entre ambas ciudades por ver quién era la más resplandeciente en la época navideña. Tanto es así, que en 2021 el consistorio sorprendió con la llegada de una gigantesca bola de 12 metros de altura que presidió la plaza del Pilar.

Bola de Navidad gigante en la plaza del Pilar de Zaragoza, en 2021. Jaime Galindo

Una sorprendente estructura luminosa que ya ha podido contemplarse en anteriores ediciones en la localidad gallega. Queda todavía por confirmar si esta suerte de guirnalda volverá a Zaragoza este año, y en caso de que así sea, dónde se ubicará.

Lo sí puede confirmarse es que la expectación por el resultado final de la decoración navideña en la capital crece con el paso de los días. Varias calles están ya engalanadas con los miles de ledes que comenzarán a brillar en menos de un mes, y el árbol gigante de la plaza Basilio Paraíso aguarda erguido su esperado encendido.

El coste de brillar

No obstante, este resplandeciente escenario también ha despertado el debate entre los zaragozanos acerca de si es o no coherente asumir tal gasto en iluminación navideña. Los hay que defienden el ahorro y otros que entienden esta ornamentación como un importante reclamo turístico y revulsivo para el comercio local.

La calle Alfonso de Zaragoza, en la anterior Navidad. Jaime Galindo

En cualquier caso, el Ayuntamiento de Zaragoza sostiene que las luces LED, por su bajo consumo, no representarán un importante gasto para las arcas municipales pese a la subida de la factura eléctrica. El consistorio zaragozano anunció que el coste del encendido no superará los 8.000 euros en total. En cuanto al presupuesto destinado a ornamentación navideña, este año está cifrado en 200.000 euros.