Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Elecciones 2023

Pulso entre María Navarro y Natalia Chueca por la Alcaldía de Zaragoza

Son los dos nombres que suenan con más fuerza para sustituir a Azcón | Destacan por su gestión en un mandato marcado por la crisis económica

Las concejalas de Servicios Públicos y Hacienda, Natalia Chueca y María Navarro, en los pasillos del ayuntamiento. | EL PERIÓDICO

En el Ayuntamiento de Zaragoza todas las miradas están puestas en María Navarro y Natalia Chueca. Son los nombres que suenan con más fuerza para sustituir a Jorge Azcón en el Ayuntamiento de Zaragoza, si se cumple el anuncio de Alberto Núñez Feijóo y se traslada al Pignatelli. Una carrera por el podio que ninguna de las dos ha querido confirmar hasta ahora respondiendo de forma autómata cuando son preguntadas sobre su futuro. Una más risueña que otra.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, aseguró ayer en una entrevista en Onda Cero que será una mujer la que pelee por mantener al PP al frente de la Alcaldía de Zaragoza. «Esperemos a que ella nos lo diga», declaró tras desvelar que Azcón cambia de casa para medirse con Javier Lambán en las próximas elecciones al Gobierno de Aragón. Al menos es lo que dijo Feijóo, porque según el presidente del PP en Aragón, la decisión no está tomada y lo que hizo el gallego fue «expresar una opinión». Sobre las posibles candidatas, Azcón dijo que no iba a «especular» al respecto.

Navarro fue el primer nombre que sonó para suceder a Azcón, mucho antes de que Chueca entrara en el juego y se colara en las principales fotos con el alcalde. Ambas tienen perfiles similares, con sus matices. Están al frente de áreas importantes, como la de Hacienda y la de Servicios Públicos, respectivamente. Han estado ajenas a las grandes polémicas que han estallado en la casa consistorial durante esta legislatura y han logrado sacar adelante proyectos de envergadura.

Rebaja de la deuda

María Navarro ha sido la mano derecha de Azcón desde el principio, un empeño del conservador para tenerla en su equipo durante las dos últimas legislaturas. Fue la elegida para asumir la portavocía del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza, también la del Gobierno de PP-Cs y entre sus hitos destaca la bajada de impuestos y la reducción de la deuda, hasta 205 millones desde 2019 y en un mandato golpeado por la crisis sanitaria y la guerra de Ucrania, con todas las consecuencias económicas que ha tenido para las arcas públicas y que le ha obligado a hacer malabares.

También ha diseñado un plan fiscal de atracción de inversiones y ha asumido la dirección de los fondos europeos, un tarea complicada para la que no estaba preparada ninguna administración, como suele decir.

Adjunta a la Secretaria General del PP en Aragón y con una carrera política que empezó en 2013 como senadora por la provincia de Zaragoza, lleva años labrándose su fama de buena gestora en la casa consistorial, por lo que también se dice que podría ser una buena consejera de Hacienda, siempre que Azcón llegara a presidir del Gobierno de Aragón, claro.

Responsable de los cuatro últimos presupuestos en el Ayuntamiento de Zaragoza y de la negociación con Vox, cuando ha sido preguntada sobre su futuro político se ha limitado a decir que la ciudad tiene «al mejor alcalde» y que es consejera hasta «mayo de 2023». Nada más. «No hay nada más que contestar», que diría ella, siempre prudente.

Natalia Chueca también fue una de las apuestas de Jorge Azcón para cambiar el rumbo de Zaragoza en materia de Movilidad. En poco tiempo logró hacerse hueco en los puestos orgánicos del partido como Vicesecretaria de Desarrollo Sostenible, y es una de las figuras más relevantes de la gestión municipal por su impulso hacia la movilidad sostenible, con la renovación de la flota de buses y la electrificación de cocheras como punta del iceberg, por no hablar de la elección de Zaragoza como candidata para ser una de las cien ciudades europeos climáticamente neutras en 2023, con las inversiones que ello conlleva.

También de las más señaladas, pues ha tenido que soportar la huelga de Parques y Jardines y la del bus, la más larga de la historia. Dos conflictos laborales que ha ido esquivando a golpe de proyectos, como la licitación del nuevo contrato para el mantenimiento de las zonas verdes, más completo y preciso, el festival Zaragoza Florece, el Bosque de los Zaragozanos o la renovación de los quioscos de la ciudad, muchos cerrados desde hace años.

Su sobreexposición ha sido similar a la de Azcón. Dos perfiles roceros, que se diría, y que en el caso de Chueca ha ido de menos a más y que no va con una María Navarro mucho más sobria. Prueba de ello es que, cuando se le pregunta sobre su futuro, su respuesta comienza con una risilla nerviosa, o pilla. Quién sabe.

Compartir el artículo

stats