Y luego diréis, que somos cinco o seis, gritaban las cerca de 1.500 personas que se han manifestado en Zaragoza a favor del Luis Buñuel. Un apoyo que hacía tiempo que no se veía en la capital y que constata el respaldo que tienen los colectivos que llevan más de una década desarrollando actividades en el antiguo instituto.

El lunes finaliza el plazo otorgado por el ayuntamiento para desalojar las instalaciones. El pasado viernes la Asociación Centro Social Comunitario Luis Buñuel entregó las llaves del centro, cumpliendo así con el requerimiento enviado por el consistorio, pero los colectivos continuaron con sus actividades como dicen que seguirán haciendo a partir del lunes.

La manifestación de este sábado, encabezada por una pancarta en la que podía leer El Buñuel no se rinde, ha sido la más multitudinaria de todas las convocatorias de esta semana con una asistencia de cerca de 1.500 personas, según Delegación del Gobierno de Aragón.

Hasta los cabezudos salieron en defensa del Luis Buñuel. | ÁNGEL DE CASTRO

Durante su recorrido, por las calle Predicadores, Manifestación y Don Jaime, se han escuchado cánticos como Azcón, escucha, el Buñuel está en lucha o El Buñuel no se vende y se han visto hasta cabezudos bailando al ritmo de la batucada que ha amenizado una jornada reivindicativa que ha finalizado en una abarrotada plaza del Pilar en la que podía verse a gente de todo tipo y todas las edades. La de este sábado ha si la última de las movilizaciones convocadas en distintos barrios de la ciudad. Para el lunes, eso sí, hay previsto un desayuno popular, coincidiendo con la hora y el día límite otorgado por el consistorio.

En teoría, a las 9 de la mañana el centro tendría que estar desokupado, pero nada hace indicar que esto vaya a suceder. Tras el episodio del viernes, cuando dos funcionarios del consistorio zaragozano, acompañados por agentes de la Policía Local, trataron de acceder al centro, desde el Gobierno de PP-Cs se decidió iniciar los cauces legales para que sea un Juez el que decrete la orden de desalojo del centro.