El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

DIVISIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

El futuro del Buñuel: entre la división social y la mayoría política

Azcón reitera que se procederá a desalojar el centro para convertirlo en un espacio de mayores entre las críticas de los colectivos y la oposición, que le reclama una alternativa

Colectivos y asociaciones a favor y en contra del Buñuel han estado en el pleno este viernes. ÁNGEL DE CASTRO

El conflicto sobre el futuro del Luis Buñuel ha generado una gran división social. Tantos son los que están a favor de que se respete el proyecto de autogestión como los que están a favor de un desalojo que llegará más pronto que tarde. El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha debatido largo y tendido sobre el uso de estas instalaciones públicas que se convertirán en un centro de mayores. Un debate que se ha dividido en dos mociones en las que ha habido 16 intervenciones de asociaciones, entidades y colectivos, en el que Jorge Azcón ha dejado bien claro que tiene el aval del pleno para desalojar el centro, que va a cumplir con su promesa electoral y que va a hacer todo lo posible para recuperarlo y acometer su proyecto.

La mayoría plenaria la tiene gracias al apoyo incondicional de Vox que, no obstante, le ha reprochado que trasladara el debate al pleno cuando tiene potestad para dar la orden de desalojo y a la Justicia a su favor. En la primera moción, precedida por un largo desfile de colectivos a favor y en contra, ZeC ha tratado de conseguir que el pleno manifestara «su apoyo al Centro Social Comunitario Luis Buñuel e instar al Gobierno de la ciudad a retirar el requerimiento de desalojo de sus instalaciones». No lo ha conseguido porque PP, Cs y Vox han hecho uso de su mayoría para tumbar la propuesta de la izquierda.

Un laboratorio de la democracia

El debate se ha desarrollado entre aplausos y pitos, según qué partido intervenía. La de ZeC, Luisa Broto, se ha llevado los aplausos cuando ha instado a Azcón a «repensar» un proyecto que se ha convertido en «un laboratorio democrático» que no ha sido censurado por la Justicia. «Lo que se ha cuestionado es una cuestión de forma, no el uso comunitario», ha aclarado la edila, que ha asegurado que es un «error no darse cuenta del activo que supone tener a distintos agentes y entidades cooperando en un mismo centro».

La concejala de la formación morada, Amparo Bella, también ha apostado por la colaboración, por diseñar una estrategia que permita «coexistir» al modelo de autogestión con el centro cívico que quiere abrir el Gobierno de PP-Cs, evitando que se pierdan las actividades que actualmente se desarrollan dentro del Buñuel, como la Olla comunitaria, que cada sábado da de comer a unas 300 personas. «Hay que encontrar una solución óptima que se ajuste a la legalidad para la creación de un centro público que cuente con la participación de los vecinos», ha afirmado.

Los socialistas han propuesto que se suspenda el desalojo mientras se negocia una alternativa para que las actividades no tengan que suspenderse. También exigieron que se busque una fórmula para «que el proyecto del Buñuel pueda continuar realizándose en dicho espacio con la seguridad jurídica suficiente, combinándose con otros usos municipales». La Unión Europea está fomentado la creación de este tipo de iniciativas dentro del plan de la Nueva Bauhaus Europea, impulsado por «la conocida socialcomunista bolivariana Úrsula Von der Leyen», ha afirmado con sorna la socialista Ros Cihuelo.

Para los socialistas, lo que tendría que hacer el equipo de Gobierno es «promover la existencia de espacios y proyectos de gestión comunitaria en los que pueda participar el tejido social y que contribuyan al empoderamiento de las personas y los colectivos en respuesta a sus necesidades», explicó Cihuelo. Su compañero de filas, Horacio Royo, en un arrebato electoralista, ha llegado a decir que «si el PSOE gana las elecciones» de mayo, «las actividades que se desarrollan estarán garantizadas en el Buñuel o en otro espacio».

Al margen de las buenas intenciones, el desalojo se va a ejecutar, aunque se desconoce la fecha. Lo ha confirmado l alcalde, que ha tomado la palabra al cierre de la primera moción. «En la última campaña electoral, en 2019, di una rueda de prensa a las puertas del Buñuel y ya dije que si era alcalde convertiría el edificio en un centro cívico. He dicho la verdad desde el principio. Y esa promesa electoral tiene el apoyo de los electores en las urnas, por lo que va a salir adelante. Quiero que lo sepan y quiero que lo oigan», ha afirmado el regidor, que ha sido interrumpido por las respuestas de los asistentes. En esta ocasión con pitidos y reproches por parte de los colectivos, que cerraban cada intervención al grito de El Buñuel no se rinde.

«La alternativa al Buñuel es un centro cívico», ha insistido Azcón, cuyo gobierno ya tiene redactado el proyecto de la primera fase, en la que se adaptará la planta baja para acoger un centro de mayores.

A la espera de la llegada de los Policías, Azcón les ha rogado «que eviten problemas cuando el juez diga que el ayuntamiento puede entrar», y se proceda al desalojo.

Por si las posiciones no habían quedado claras, por la tarde se ha repetido el debate. Con la presencia de varios colectivos en el salón de plenos, PP y Cs rascaron la mayoría plenaria y consiguieron el aval del pleno para «respaldar la gestión pública del edificio y apostar por su conversión en un centro cívico».

«Piden permiso al pleno y su respaldo para ejecutar una acción (el desalojo) que ya han dicho que van a hacer y, además, lo hacen cuando ya tienen herramientas para solicitarlo», le ha vuelto a reprochar la concejala de Vox, Carmen Rouco antes de alzar la mano para apoyar al alcalde.

La edila también le ha recriminado que no haya actuado en la antigua cárcel de Torrero, okupada y sin un plan de futuro. «¿Por qué no la desalojan? Esta es la tibieza del PP», ha dicho la concejala, que ha defendido la gestión de las instalaciones del Buñuel desde lo público.

El concejal de Participación Ciudadana, Javier Rodrigo, a quien le han sacado los colores por no haberse reunido con los colectivos del Buñuel durante todo el mandato, les ha invitado a desarrollar su actividad en la red de centros cívicos. «Pueden registrarse en el censo de asociaciones y solicitar espacio en los centros».

Rodrigo no ha desaprovechado la ocasión para recordar que la cesión por parte de ZeC a la asociación Luis Buñuel para gestionar el centro en 2018 «fue a dedo», «de la manera menos democrática y menos participativa». 

Compartir el artículo

stats