Cuenta atrás que el establecimiento donde se ubicaba el restaurante Las Palomas, un icono de la gastronomía en Zaragoza durante más de 20 años gracias a su gran buffet de cocina aragonesa y mediterránea, tenga una nueva vida. El local llevaba en obras desde los primeros días del pasado junio y, 8 meses después, roza ya el comienzo de su próxima etapa: Sushiye.

El lugar que antes lo ocupaban las incontables tapas, embutidos, fideuá, migas, asado, ensaladas o la famosa fuente de chocolate fundido que tan atractivo resultaba a zaragozanos y turistas será ahora reemplazado ahora por la punta de lanza de la comida japonesa: el sushi.

Este será el renacer de un negocio ubicado en un punto estratégico de la ciudad, en la esquina de la calle don Jaime con la Plaza del Pilar. Dentro, la reforma ya ha comenzado, aunque todavía queda mucho para que se pueda siquiera intuir la nueva estética. Ahora, en este espacio con varios centenares de metros cuadrados, solo se aprecian las paredes, techos y suelos desnudos donde en algunas partes se aprecian los ladrillos.

Fachada del antiguo restaurante Las Palomas, en junio de 2022. El Periódico de Aragón

El futuro de este local era una incógnita desde el mes de noviembre del 2021, cuando en la cristalera lució por primera vez en décadas el cartel de "Se alquila". Se ponía punto y final a un modelo de éxito de toda una generación, que no pudo sobrellevar el azote y los vaivenes de restricciones que impuso la pandemia de covid.

El restaurante estaba dirigido desde el año 2000 por la tercera generación de la familia Vaquer Flor de Lis, Luis y Teresa, y se integraba dentro del grupo Las Palomas, formado por varios y reconocidos establecimientos de hostelería.