El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha rechazado con los votos en contra del PP, Cs y VOX, una moción de Podemos que han apoyado PSOE y ZeC, en la que se insta al Gobierno de la ciudad a reordenar la red de autobuses de la ciudad creando una red mallada, establecer la prioridad semafórica para autobuses y frecuencias de espera inferiores a 5 minutos en las líneas de mayor demanda, incorporar minibuses eléctricos y ampliar el acceso a los polígonos industriales en autobús.

La moción también reclamaba al Gobierno de la ciudad aprobar un Plan Estratégico de Seguridad Vial, que delimite de zonas de tráfico pacificado en las proximidades de todos los parques, juegos infantiles y colegios, campañas de difusión, medidas para reducir el nivel de accidentes en la traza del tranvía, un plan de direcciones únicas y disminuir la peligrosidad de algunos cruces de la ciudad.

Los otros tres apartados del texto también se han rechazado. Pedían informes sobre gestión de cada una de las concesiones de transporte público y sobre su situación económico financiera; adecuar la normativa municipal para regular la implantación de los nuevos sistemas de movilidad compartida; y elaborar el Plan de Reducción Semafórica en toda la ciudad y de mejora de su sincronización.

La concejal de VOX, Carmen Rouco, ha dicho que la prioridad semafórica no puede ser en todos los autobuses como si fuera el metro y ha observado que las medidas de la moción ya están aprobadas.

El portavoz del grupo municipal de Podemos, Fernando Rivarés, ha replicado que aprobadas si, pero realizadas no, por lo que se pide el consenso para implantarlas. A su parecer, el alcalde, Jorge Azcón, "nunca ha tenido un proyecto ambicioso de movilidad porque no se la ha creído y ha buscado el enfrentamiento con el Gobierno de España y Aragón en lugar de trabajar juntos en el problema más importante que señala el barómetro municipal".

El concejal de ZeC, Alberto Cubero, ha considerado que la reordenación de líneas de autobús y plan de seguridad vial "ni está, ni se le espera". Ha pedido conocer las cuentas detalladas de la explotación de Avanza que el Gobierno de la ciudad tiene capacidad de pedir.

Tren Tran

La consejera municipal de Economía, Carmen Herrarte, ha relatado que en 2011 hubo una pérdida de demanda porque se suprimieron 11 líneas por el tranvía y se echaron a 150 trabajadores. La demanda se recuperó en 2019 y luego llegó la pandemia, ha apostillado.

En pandemia

La consejera municipal del PP, Natalia Chueca, ha recriminado que el Gobierno de Aragón recorta las línea de autobús en los pueblos, hace trenes que no caben por los túneles y no incrementa las frecuencias en trenes entre Zaragoza y Huesca. Sobre el proyecto del tren tram a PLAZA de Podemos lo ha calificado de "barbaridad".

Chueca ha referido lo siguiente: "Me encorren para que reordene las líneas cuando un año y medio ha sido priorizar la seguridad en los autobuses por la pandemia". Su impresión es que la moción tiene "muy mala intención" y falta de rigor".

"Nadie como el PP con una pandemia ha hecho tanto por la movilidad tanto peatonal, como autónomas, somos referente y la OCU ha elegido a Zaragoza como segunda ciudad como mejor calidad de vida y uno de los aspectos es la movilidad", ha agregado.

El concejal del PSOE, Alfonso Gómez, le ha dicho a Chueca que "no es que esté verde, sino lo siguiente porque se queja de que la critiquen". "Si nosotros fuimos más torpes demuestre que usted es mejor", le ha instado. Ha anunciado que cuando proceda se contará de donde sale el dinero de la segunda línea del tranvía. Le ha sugerido a la también candidata del PP a la Alcaldía, Natalia Chueca que se prepare mejor la campaña electoral porque "va camino del desastre y no tiene ni idea de la ciudad".

En tono irónico, el socialista ha explicado que para avanzar en descarbonización están las políticas de bajas emisiones y el transporte colectivo para que el "mundo no colapse".