INTERVENCIÓN EN EL ENTORNO DE ZAMORAY-PIGNATELLI

Urbanismo aplaza una expropiación en Pignatelli para no dejar sin casa a una vecina

El ayuntamiento acuerda quedarse con 10 fincas pero deja fuera la de esta mujer. Serrano dice que esperan llegar a un acuerdo que le pueda satisfacer

Cristina Rincón, en la puerta de su casa, que no será expropiada todavía.

Cristina Rincón, en la puerta de su casa, que no será expropiada todavía. / ANDREEA VORNICU

Iván Trigo

Iván Trigo

El equipo de Gobierno al frente del Ayuntamiento de Zaragozaaprobó ayer la expropiación de diez fincas en el entorno de Zamoray-Pignatelli tras haber finalizado el plazo de alegaciones. No obstante, en la decena de parcelas afectadas, no se ha incluido el número 48 de la calle Pignatelli, en el que vive una vecina propietaria de un piso a la que le ofrecían menos de 20.000 euros, una cantidad que no le permitía comprarse otra vivienda.

«No íbamos a hacer nada que perjudicase a esta propietaria. No podíamos vestir a un santo desvistiendo a otro», explicó el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano. El objetivo de las expropiaciones es frenar la degradación del barrio haciéndose con los edificios más problemáticos y en mal estado para después construir vivienda pública.

No obstante, entre las primeras 14 fincas cuya expropiación se inició se incluyó una en la que reside una mujer, Cristina Rincón, que, tal y como denunció en EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, siendo propietaria de uno de los piso, que ya lo tenía pagado y que era su residencia habitual desde hace lustros, corría el riesgo de quedarse sin hogar. A cambio de su casa, el ayuntamiento le daba 18.726,68, un dinero con el que ella no podía comprarse otra vivienda.

Así, el ayuntamiento, en aras de ofrecerle a Rincón una alternativa, ha rectificado y ha decidido aplazar la expropiación de la finca en la que reside. «Estamos intentando cerrar un acuerdo para fijar un precio y lo resolveremos cuando la propietaria esté satisfecha», afirmó Serrano, si bien la vecina en cuestión asegura que todavía no ha recibido ninguna comunicación por parte del consistorio.

Con respecto a las expropiaciones que sí se han hecho efectivas, todavía cabe que los propietarios, entre ellos la Sareb, acudan a los tribunales si no están de acuerdo con el precio acordado por el consistorio.

Las fincas sí expropiadas

Pero más allá, el equipo de Gobierno ha dado así cumplimiento a su palabra de hacerse con solares en la zona de Zamoray-Pignatelli, que era una de las reclamaciones de los vecinos.

El proyecto de expropiaciones aprobado supone una inversión de 1.868.128 euros y afecta a diez fincas repartidas en 19 propiedades, «lo que ampliará sustancialmente el patrimonio municipal de suelo en este barrio». Zaragoza Vivienda ya ha recibido un encargo por valor de 1 millón de euros para comenzar a redactar los proyectos para construir las futuras viviendas que se harán en la zona. Los inmuebles expropiados están situados en los números 6, 20, 22-24, 26 y 29 de la calle de Agustina de Aragón; 43, 67 y 76 de la calle de Ramón Pignatelli; el 4 de la calle de Miguel de Ara; y el 17 de la calle de José Zamoray.

Todos se suman a los trece solares comprados el año pasado por el consistorio, por valor de 2.599.686 euros, situados en Zamoray 6, 8, 10, 17 y 17 duplicado; Pignatelli 78 y 88; Agustina de Aragón 7; Cerezo 4 y 6; Escopetería 1 y 3; y en la plaza José María Forqué el número 10.

Además, se han invertido otros 775.710 euros en el ámbito de actuaciones subsidiarias, por diferentes causas, en edificios del barrio.

No obstante, a pesar de todas las inversiones realizadas en la zona, los vecinos siguen reclamando nuevas actuaciones que frenen la degradación en el barrio. La semana pasada, sin ir más lejos, se incendió un edificio en Pignatelli 43 que estaba okupado y que es uno de los que precisamente se han expropiado por parte del Ayuntamiento de Zaragoza.