Apenas 24 horas después de que Javier Lambán confirmara que no judicializará la operación Romareda, pese a que desde la DGA insisten en sus dudas legales, el líder del PP en Aragón, Jorge Azcón, le ha acusado de  "poner la munición política para que otros recurran" la modificación del planeamiento necesaria para que el Real Zaragoza pueda explotar el nuevo estadio durante 75 años.

«Dije que el PSOE no judicializaría La Romareda y lo mantengo", aseguró ayer el presidente aragonés, que insistió en que "por el PSOE no dejará de haber estadio, fundamentalmente por el respeto a la afición del Zaragoza, que es ejemplar y encomiable". Pero el alcalde zaragozano no acaba de creérselo.

"Confío en que la marcha atrás de la que ha hablado Lambán sea verdad", ha dicho primero, para admitir después que "no me fío". "Lo que ha ocurrido es que Lambán se ha dado cuenta de la ola de inquietud , de preocupación y malestar que ha despertado en el zaragocismo con su tuit inapropiado y sus declaraciones y ahora intenta rectificar", ha asegurado el alcalde, en referencia al mensaje del presidente aragonés a través de Twitter en el que ponía en cuestión el proyecto deportivo del Real Zaragoza.

Según Azcón, Lambán tiene que "pedir disculpas" pero también explicar "por qué si veía problemas de legalidad ahora dice que no va a recurrir. Será porque entonces no veía esos problemas de legalidad. O los hay, o no los hay", ha subrayado el también candidato a las Cortes de Aragón.

El conservador ha admitido que tiene "la sensación" de que lo que ha hecho el presidente aragonés ha sido "poner la munición política para que otros actúen" pero con "informes políticos y no técnicos". "Si hay un recurso contra la Romareda, los argumentos que la DGA, el PSOE y Lambán ha puesto encima de la mesa tendrán mucho que ver con esos recursos", ha asegurado Azcón, que ha insistido en que el socialista solo ha dado "marcha atrás en sus declaraciones" fruto de la "ola de indignación" de los zaragocistas.

Un cambio en su postura que, ha insistido Azcón, "tiene que ver, una vez más, con el interés político de Lambán, que se ha dado cuenta de que esa ola de inquietud y malestar a pocos meses de las elecciones no le beneficiaba nada y por eso rectifica y da marcha atrás".

Jorge Azcón ha vuelto a defender la legalidad del plan Romareda y ha recordado que hay tres informes técnicos que avalan la operación. "Lambán ha tirado la piedra y esta escondiendo la mano y lo que debería hacer es apoyar el mejor proyecto de la Romareda de la historia", ha recalcado.

Los informes, elaborados por la asesoría jurídica municipal, la jefa de Departamento de Ordenación y Gestión Urbanística, Edurne Herce y los catedráticos de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza José María Gimeno Feliu y Gerardo García Álvarez, concluyen que el ayuntamiento tiene competencia para realizar la modificación del Plan General propuesta al tratarse de un cambio "menor" del ordenamiento. Sin embargo, el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, reiteró ayer sus dudas legales al respecto, ya que considera que la modificación es "sustancial" al afectar a la titularidad del campo.

Ranera garantiza que habrá una nueva Romareda

Sobre la "privatización" de la que alerta el PSOE, la portavoz socialista en el ayuntamiento y candidata a la Alcaldía, Lola Ranera, ha asegurado que Zaragoza tendrá una nueva Romareda y que será pública. Sin aclarar la fórmula, ha adelantado que, si es la próxima alcaldesa, el nuevo estadio no se hará a golpe de "pelotazo" y que en ningún caso el consistorio perderá su control.

 “Tendremos campo de fútbol, pero no desde el pelotazo”, ha dicho Ranera, que descarta la fórmula elegida por Azcón, mediante el derecho de superficie a 75 años. Lo que no ha explicado es qué hará si llega a ser alcaldesa y la licitación del proyecto de explotación y construcción está en marcha. "Habrá que esperar", se ha limitado a decir a la espera de su tramitación.