La antigua fábrica de Giesa, en el barrio zaragozano de Montemolín, en el distrito de Las Fuentes, tiene el futuro despejado. Al menos en parte. El consistorio de la capital aragonesa va a recibir 3 millones de euros de fondos europeos que servirán para financiar una de las dos fases que se han proyectado en este edificio. Al recibir dinero de Bruselas, las obras de recuperación del inmueble deberán estar terminadas antes del 31 de marzo de 2026.

El proyecto de transformación de la antigua fábrica de Giesa consta de dos partes. En total, está valorado en 18 millones de euros, si bien los fondos se han recibido para la primera de las patas que supondrán la reapertura del edificio. Esta costará unos nueve millones de euros, de los que tres los pone Europa, y será la que primero se ejecute. 

Así, en 2026 tendrá que estar terminada la obra que supondrá la creación de nuevos espacios abiertos al barrio. Entre ellos estará la denominada casa del barrio, un centro sociocultural, un espacio de trabajo compartido, una gran sala polivalente y residencias con zonas comunes compartidas. Ello no quiere decir que entones puedan abrir todos estos equipamientos, pero tendrán que estar listos para inaugurarse a falta de equipar todas las zonas. 

Todos estos trabajos tendrán lugar en las naves ya existentes de la antigua fábrica de Giesa, que a principio de este mandato se vació de basura. También se derribaron algunas naves, que hoy ya se han convertido en una gran plaza abierta al barrio con zonas de juegos y máquinas para mayores. 

La segunda pata del proyecto de transformación de Giesa costará otros 9 millones de euros y consiste en la construcción de un nuevo edificio anexo al actual en el que habrá un centro de alto rendimiento de baloncesto, con residencia para deportistas y piscina. 

Esta parte del proyecto necesitaría de la colaboración público-privada para poder llevarse a cabo dada la elevada inversión que conlleva. En su momento, el consistorio sondeó al Casademont, que dijo estar interesado en el planeamiento pero que no tenía la capacidad económica para financiar parte del mismo. 

Además, el Ayuntamiento de Zaragoza también ha conseguido fondos para la rehabilitación de la antigua Harinera de Casetas. Este proyecto consta de cuatro edificaciones exentas e independientes, con un programa específico para cada una de ellas. 

El inmueble principal, denominado Edificio Harinera, es donde se centrarán los trabajos iniciales y se convertirá en una sala polivalente en el segundo piso, una biblioteca en el primero y una sala de exposiciones. El consistorio ha recibido en total 1.463.754,30 euros, lo que supone el 58,5% del total presupuestado (2,5 millones de euros). 

Más iniciativas

En total, el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza ha obtenido 7.415.958,43 euros de Bruselas para financiar seis proyectos diferentes. Además de los 3 millones para Giesa y los 1,4 para la Harinera de Casetas, Bruselas ha concedido 582.875 euros para la recuperación de la Celda del Prior de La Cartuja; 666.623,51 para la reapertura de la Torre de Santa Engracia; 1.598.705,62 euros para la restitución paisajística del río Huerva; y 104.000 euros para instalar una central fotovoltaica en los depósitos de agua de Las Canteras, en Torrero

Otros proyectos, como el de la rehabilitación del palacio de Fuenclara, en pleno centro de Zaragoza, se han quedado sin embargo sin recibir dinero de Europa. Por el momento.