Entrevista | Marian Orós Concejala de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza

Marian Orós (PP): «En materia de Igualdad no se pueden dar pasos hacia atrás»

Orós es la concejala de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza

Marian Orós, en la cafetería de la Casa de Amparo, uno de los equipamientos más grandes que gestiona el área.

Marian Orós, en la cafetería de la Casa de Amparo, uno de los equipamientos más grandes que gestiona el área. / ANDREEA VORNICU

Iván Trigo

Iván Trigo

Esta semana se ha conocido el censo de personas sin hogar en Zaragoza, que ha crecido con respecto al año anterior. ¿A qué se debe?

Son varias las claves para saber por qué se han contabilizado 31 personas más. En total son 159 y lo que queríamos el día que se hizo el recuento era tener la foto fija de ese momento, pero los momentos van variando. Seguramente si lo hubiéramos hecho después del Pilar hubiera habido más personas. Y si hubiera habido una alerta por temperaturas frías, hubiera habido menos, porque tenemos casi 300 plazas para poder acoger a las personas que duermen en la calle. También descubrimos que un número importante de gente estaba en itinerancia, es decir, que estaban de paso. Nos encontramos a muchas personas que venían de Logroño, habían parado en Zaragoza y se iban a Jaén a la recogida de la aceituna.

El número de mujeres está creciendo.

Sí, hay más. Representan a un 13% del total. Vamos a preparar un trabajo concreto para mujeres en la calle. Y también hay gente con problemas de salud mental, por lo que ya hemos hablado con la recién creada dirección general de Salud Mental del Gobierno de Aragón para establecer el mecanismo para coordinar las áreas de salud mental y el albergue. Además, el 60% de las personas eran personas migrantes, muchos de los cuáles no pueden trabajar porque no tienen papeles. Y ahí vamos a pedir un esfuerzo al Gobierno de España para que mejore los procesos.

El ayuntamiento y las entidades del tercer sector tienen bastantes recursos a disposición de estas personas. Como responsable de las políticas sociales de la ciudad, ¿no le da impotencia saber que aun así no llegan a todo el mundo?

No sé si impotencia, lo que sí hace es animarnos a seguir trabajando. Yo creo que las políticas en materia de sinhogarismo que se han hecho en los últimos cuatro años son muy potentes. Por primera vez se va a hacer una reforma integral de un espacio fundamental como es el albergue municipal. Y se van a habilitar espacios para el plan social de Primera Oportunidad. El año pasado 14 personas consiguieron trabajo como cualquier otra persona con ese plan. Así que lo veo del revés. Mi trabajo no es llorar por lo que no podemos hacer sino que se haga más.

De su área penden otras muchas concejalías delegadas, como la de Familia. En campaña prometieron ayudas para el fomento de la natalidad, ¿cómo se van a concretar esas ayudas?

Vamos a poner en marcha un programa que a mí me hace especial ilusión, que se llama Acompañante, que tiene que ver con las mujeres embarazadas en riesgo de vulnerabilidad y con la parentalidad positiva. Lo lanzaremos en breves. Es un programa que tiene varias patas y una de ellas será la formación. Otra parte será el acompañamiento, porque hay madres solteras o embarazadas a las que es necesario acompañar al hospital, a las revisiones del pediatra, a gestionar papeles. Y en tercer lugar está la salud mental. Cuando uno afronta la maternidad hay veces que hay ciertos desequilibrios psicológicos. Si eso ocurre en familias en riesgo de exclusión social esos problemas pueden ir a más. Por lo que habrá atenciones individualizadas de carácter psicosocial.

Ha hablado ya varias veces de salud mental. ¿Se van a reforzar los servicios del área de Juventud?

El ayuntamiento tiene competencias en la prevención. Nuestro trabajo se tiene que centrar, sobre todo, en preservar la salud emocional de toda la población. Y sí que se van a reforzar las asesorías, está a punto de adjudicarse el nuevo servicio.

Marian Orós, concejala de Políticas sociales del ayuntamiento.

Marian Orós, concejala de Políticas sociales del ayuntamiento. / ANDREEA VORNICU

La Casa de la Mujer también depende de su área y ahora están negociando ya los presupuestos. ¿Vox le ha pedido recortes en Igualdad?

Yo lo que creo es que en materia de Igualdad no se pueden dar pasos hacia atrás y por tanto nosotros, la idea que llevamos, es mantener el presupuesto. Yo aún no he hablado con Vox de manera definitiva, pero tengo claro que la igualdad es un elemento que hay que mantener y reforzar sobre todo en materia de violencia de género, porque los datos avalan que no estamos mejor. Necesitamos cambios en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género porque lo que hay ahora no termina de funcionar.

De momento no le están apretando desde Vox, entonces.

De momento no me he reunido con ellos. La semana que viene tenemos una reunión y entiendo que ahí harán sus planteamientos. Pero repito, en materia de Igualdad, vamos a intentar llegar a acuerdos serenos y sensatos para mejorar la calidad y el estilo de vida de los zaragozanos y las zaragozanas que es diverso, es en igualdad y en libertad.

El Consejo de Juventud ha criticado que este año no se haya firmado aún el convenio que permite su funcionamiento y que, además, se le exija ahora aportar un 20% del coste de su proyecto, algo que no se había pedido antes. ¿Por qué han cambiado las condiciones para esa subvención?

Lo que exigían antes no es de mi competencia. Mi trabajo es que todas las entidades cumplan con la legalidad vigente. Imagínese usted que a Ozanam o a Adunare o a cualquier otra entidad no le exigiéramos lo que se les pide a todos, que es un 80% (de aportación del ayuntamiento) y un 20% (de aportación de la entidad).

Pero la ley contempla también que pueda haber excepciones.

El compromiso del Consejo y el de otras entidades más pequeñas es un 80-20. Yo lo que creo es que las partes tienen que cumplir con lo que firman.

En los últimos años, el presupuesto de su área no ha dejado de crecer. ¿Seguirá haciéndolo en  2024?

No va a disminuir. Vamos a seguir apostando por el impulso y el refuerzo de las políticas sociales.

El presupuesto de su área ronda los 100 millones pero las partidas para las ayudas de urgente necesidad nunca se ejecutan al 100%, algo que critican desde la izquierda.

Es una crítica frívola. Intentamos con las ayudas de urgencia poner un colchón de más, porque no sabemos cómo va a ir el año. Si el año es muy complicado, entonces se gastarán todas, o puede ser que por circunstancias no haya tantas peticiones y no se gasten. Lo que sí que te puedo decir es que las ayudas llegan a todas aquellas personas que cumplen con los requisitos y las piden. Creemos que es más sensato hacer un presupuesto holgado y si luego sobra, mejor.

Otra de las críticas que le lanzan es la externalización de algunos servicios, como la petición de cita previa en los servicios sociales municipales. ¿Seguirán ahondando en este modelo?

La colaboración público privada es beneficiosa. El PSOE no está en contra y de hecho en el Gobierno de Aragón, entre el 85% y el 90% de los servicios que se prestaban en la época de Lambán los hacían terceros, es decir, empresas y entidades sociales. Ese es el modelo que tenemos desde los años 80. ¿Qué hemos externalizado? La cita previa y se hace por contrato restringido para un centro especial de empleo, es decir, para personas con discapacidad. Y con ese contrato lo único que hemos hecho es que se pueda atender la generalidad de las llamadas. Ahora cuando llamas a los servicios sociales municipales te cogen el teléfono y te derivan al personal especializado. Y eso hace que los trabajadores sociales no pierdan tiempo con tareas administrativas.

El Colegio de Trabajadores Sociales también se posicionó en contra de la externalización. Opinaban que ese cribado previo provocaba que no todo el mundo pudiera acceder a los servicios sociales municipales.

Yo no voy a poner en entredicho lo que diga el Colegio de Trabajadores Sociales, pero tampoco lo que dijo el Justicia de Aragón, que avaló que se haya externalizado una centralita que deriva de manera eficiente las citas previas.

Este mismo año se ha aprobado la nueva ordenanza de Accesibilidad, ¿cómo se va a desarrollar?

Para el año 2024 vamos a trabajar la accesibilidad cognitiva. Para ello vamos a extender el sistema Navilens a nuevos servicios como la cultura, el ocio y el deporte. Son códigos QR que te permiten explicar las cosas en lenguaje fácil y que se adapta a las discapacidades que tenga cada usuario de esos servicios. Y otra cosa muy sencilla que queremos poner en marcha es que los taxis tengan pictogramas para que las personas con discapacidad intelectual puedan explicar dónde quieren ir.