Concesiones municipales

6.000 euros por alquilar plazas de garaje y baños como oficina: Urbanismo impone la sanción más baja a Índigo

La normativa municipal contempla multas que oscilan entre los 6.000 y los 60.000 euros, incluso el cese temporal de la actividad

La concesionaria arrendó durante semanas a la empresa Moove espacios que incumplen la norma

Índigo alquila plazas de garaje y un baño como oficina en el parquin del Seminario de Zaragoza

Una oficina de la empresa Moove instalada en un baño de Índigo.  | EL PERIÓDICO

Una oficina de la empresa Moove instalada en un baño de Índigo. | EL PERIÓDICO

Carlota Gomar

Carlota Gomar

La empresa Índigo será sancionada por alquilar plazas de garaje y aseos como oficinas en el parquin del Seminario de Zaragoza. Aunque, eso sí, con la mínima. Porque la gerencia de Urbanismo aprobará este lunes el expediente sancionador que recoge una multa de 6.000,01 euros, la más baja a la que se enfrentaba la concesionaria por haber incumplido la normativa que, incluso, contempla «el cese temporal del ejercicio de la actividad, hasta tanto se asegure el restablecimiento de la legalidad vulnerada». Según consta en el expediente, las infracciones pueden dar lugar a sanciones que oscilan entre los 6.000,01 y los 60.000 euros. 

Como adelantó este periódico, estas instalaciones presentan «deficiencias» que van más allá del simple mantenimiento detectadas, puesto que Índigo alquiló durante semanas a la empresa Moove plazas de aparcamiento como oficina. No solo eso, sino que también consintió que una baño se utilizase como despacho. Son los dos motivos por los que ahora el servicio de Disciplina Urbanística ha acordado sancionar a la concesionaria, que podría ver rebajada la cantidad por pronto pago o por el reconocimiento voluntario de la responsabilidad, según consta en el expediente.  

Los técnicos del área de Urbanismo constataron esta situación el pasado 9 de noviembre, cuando en una primera inspección detectaron el uso incorrecto de las plazas de estacionamiento. Entonces ya vieron que había «suciedad, grasas y olores fuertes» en un cuarto con un pozo de aguas fecales por el que el agua se desborda con frecuencia, goteras en los pasillos y un agujero en la losa superior del aparcamiento subterráneo que conectaba con la plaza exterior; además de elementos rotos en la zona de la cafetería. De todas estas cuestiones se informó a la empresa que alegó que resolvería todas las deficiencias «de forma ágil y diligente». 

Estado del parquin del Seminario, el pasado viernes.

Estado del parquin del Seminario, el pasado viernes. / JOSEMA MOLINA

Los funcionarios de la Unidad de Inspección de Concesiones volvieron a visitar el parquin el 27 de marzo para comprobar si Índigo había subsanado las deficiencias, algo que no había sucedido. Tras la publicación de este periódico el pasado 24 de mayo denunciando la situación, los inspectoras volvieron a revisar si, esta vez sí, Índigo había cumplido. Lo había hecho, a medias, porque las pseudo oficinas se habían retirado, pero la concesionaria todavía debe solventar todas las deficiencias detectadas en las tres inspecciones acometidas por Urbanismo.

Suscríbete para seguir leyendo