Políticas sociales

Zaragoza registra la tasa de personas sin hogar más baja de las grandes ciudades españolas

El censo realizado por el ayuntamiento en noviembre identificó a 166 personas que viven en calles y plazas de la ciudad, lo que representa una tasa de 0,24 personas por cada 1.000 habitantes, frente al 0,54 de la media nacional

La concejala de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza, Marian Orós, este miércoles.

La concejala de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza, Marian Orós, este miércoles. / Ayuntamiento de Zaragoza / Miguel G. García

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Zaragoza registra una de las tasas de sinhogarismo más bajas de todas las grandes ciudades españolas y se sitúa muy alejada de la media del país. Así se desprende del censo realizado el pasado mes de noviembre, que permitió identificar a 166 personas viviendo en las calles y plazas de la ciudad. De esta forma, Zaragoza presenta una tasa de sinhogarismo de 0,24 personas por cada 1.000 habitantes, menos de la mitad que la media nacional, que se sitúa en el 0,54% y muy por debajo también de las principales ciudades españolas. Entre las capitales de provincia, Zaragoza está por debajo de ciudades como Córdoba (1,44), Palma (1,02), Barcelona (0,85), Valencia (0,79), Madrid (0,67), Cádiz (0,642) Pamplona (0,27) o Valladolid (0,26).

El Ayuntamiento de Zaragoza realizó el pasado mes de noviembre un censo propio de personas sin hogar que permitió identificar a 166 personas que viven en las calles de la ciudad. Este censo reveló que el 87% eran hombres y el 13%, mujeres. Por edades, el 47% tenían entre 30 y 54 años y el 35% más de 55 años, mientras que el 9% eran menores de 29 años. En cuanto a su procedencia, el 60% de los hombres eran de origen extranjero; porcentaje que en el caso de las mujeres se eleva al 89%. Además, la mitad de estas personas estaban solas y un 3% tenían mascota.

Además del censo, también se realizaron entrevistas a las personas que accedieron a ello (78 en total) para conocer mejor sus perfiles y situaciones y poder adecuar las intervenciones sociales. De hecho, toda la información recabada está sirviendo de base para la elaboración del segundo Plan de Primera Oportunidad de Zaragoza. Este plan pondrá el foco, entre otras cuestiones, en las alternativas habitacionales, la búsqueda de empleo y la salud mental.

La consejera de Políticas Sociales, Marian Orós, ha anunciado este miércoles que el Albergue Municipal contará a partir de 2025 con un psiquiatra. Este profesional reforzará el equipo multidisciplinar con el que ya cuenta este equipamiento municipal, donde sus usuarios pueden recibir atención psicológica, médica y de trabajo social, entre otros. Orós ha señalado que “la atención a la salud mental ha sido una carencia estructural del sistema sanitario nacional y autonómico y nosotros vamos a dar un paso adelante para revertir esta situación con un colectivo especialmente vulnerable”.

La consejera además ha lamentado que la Estrategia Nacional para la lucha contra el Sinhogarismo aprobada el año pasado por el Gobierno de España no vaya acompañada de presupuesto para llevar a cabo las acciones que plantea.

El nuevo Plan de Primera Oportunidad seguirá profundizando en las mejoras del Ayuntamiento de Zaragoza en las políticas de atención a las personas sin hogar. En este sentido, destacan también la histórica reforma del Albergue Municipal, que se está llevando a cabo con una inversión de 4,3 millones de euros. Y la elaboración del nuevo Reglamento para dar respuesta a las necesidades de la sociedad actual, con un enfoque más completo, más humano y centrado en las necesidades y derechos de las personas usuarias de este centro.

El Reglamento, cuyo borrador se encuentra en periodo de exposición pública, pone el foco en la generación de itinerarios de inserción, el acompañamiento en los procesos de intervención social y la orientación en la tramitación de prestaciones e inclusión en los programas de reinserción gestionados o concertados por el Ayuntamiento de Zaragoza.

También cambia la anterior definición de “transeúntes”, como “personas no empadronadas y sin residencia”, a “personas sin hogar en situación de exclusión residencial”. En este sentido, una novedad fundamental es la eliminación de las limitaciones temporales (hasta ahora, seis días cada trimestre o tres días cada trimestre para aquellos usuarios que cuenten con prestación económica).

El nuevo Reglamento establece que será el equipo de intervención social del centro el que decida el tiempo de permanencia necesario, en función de los itinerarios de inserción que necesite cada persona. El Reglamento consolida así la forma de trabajar que se ha implantado ya de manera efectiva en los últimos años. Se añade también el procedimiento especial que se viene aplicando para garantizar la atención durante la temporada de invierno.