¿Qué venden en la caseta con más fila del Mercado de las Tres Culturas de Zaragoza?

Más de una hora de espera para poder comprar un típico dulce húngaro

La caseta con más fila este sábado en el Mercado de las Tres Culturas

La caseta con más fila este sábado en el Mercado de las Tres Culturas / EL PERIÓDICO

El Mercado de las Tres Culturas se está afianzado en cada edición que pasa en Zaragoza. Miles de ciudadanos han decidido darse un paseo por el entorno de la plaza del Pilar para ver los espectáculos que te trasladan a la época medieval, comprar algún detalle en los tenderetes o llenar el estómago en las casetas de comida. El buen tiempo ha invitado todavía más al personal a acercarse hasta el corazón de la capital aragonesa ya que el calor solamente ha apretado en las horas centrales del día.

Después de que el viernes la afluencia fuese algo menor, el sábado, los zaragozanos respondieron y acudieron en masa hasta el Mercado Medieval. Tras la victoria de España y con la puesta del sol, los alrededores de las casetas de los alrededores de La Seo se iban llenando. Sin embargo, tras un rodeo y vuelta a la plaza del Pilar se podía divisar a lo lejos como uno de los puestos tenía una larga fila que llegaba hasta la puerta de la Lonja.

La cola impedía pasar a la maraña de gente de un lado para otro mientras los más curiosos se acercaban hasta el mismo puesto para ver lo que se vendía allí. El cartel de la caseta lo decía bien claro: Kürtós Kalács. Se trata de un dulce húngaro que se cocina sobre un cilindro. Después de pasar por el horno, se recubre con azúcar, nueces, canela, coco o chocolate.

Caseta húngara que está triunfando en el Mercado de las Tres Culturas de Zaragoza

Caseta húngara que está triunfando en el Mercado de las Tres Culturas de Zaragoza / EL PERIÓDICO

Para poder degustar este típico dulce de Hungría tenías que esperar aproximadamente una hora. Uno de los dos trabajadores se encarga de amasar y colocar el Kürtós Kalács en su recipiente para meterlo al horno. Mientras, la señora atendía a la gente y les coloca el recubierto que le piden. Cada unidad tiene un valor de 6 euros.

El dulce típico de Hungría se vende en la Plaza del Pilar

El dulce típico de Hungría se vende en la Plaza del Pilar / EL PERIÓDICO

Cualquier persona que haya viajado a Budapest u otros países como Austria, República Checa o Rumanía habrá visto como hay muchas casetas por las calles que venden este popular dulce, que se sirve caliente para calentarte en el duro invierno del este de Europa e incluso relleno.