infraestructuras en zaragoza

Los vecinos de la avenida Valencia, ante su reforma: "A ver si esta vez es la definitiva"

Vecinos del entorno muestran su expectación ante la remodelación de la avenida Valencia, unos trabajos que consideran necesarios aunque manifiestan cierto recelo al ser una iniciativa anunciada en otras ocasiones que no se ha llegado a concretar

Una persona pasea por la avenida Valencia, a la altura del número 27.

Una persona pasea por la avenida Valencia, a la altura del número 27. / LAURA TRIVES

La reforma de la avenida Valencia es un proyecto esperado por el entorno de esta vía imbricada entre tres barrios de Zaragoza: Delicias, Centro y Universidad. Se trata de un corredor concurrido por viandantes y vehículos y, quizá por eso, su estado actual muestra no pocos desperfectos y el desgaste de algunos de sus elementos. Tener una avenida renovada y que invite a pasear es, pues, un asunto que despierta expectación. Aunque también algo de recelo, después de que su remodelación se haya anunciado en años anteriores, sin llegarse a concretar.

«Llevamos aquí 25 o 26 años y se ha oído muchas veces que la iban a arreglar. A ver si esta es la definitiva», dice María, del establecimiento Comercial del Pino. Esta trabajadora también ve con buenos ojos la reforma y que, con ella, «a la gente le dará por pasear más porque aquí hay un comercio abierto y tres cerrados, otro abierto y tres cerrados… es una pena».

 Para ello, considera que serían necesarias unas aceras anchas y que estas incluyan algunos elementos que inviten a discurrir por la avenida. «La cosa es que a la gente le dé por pasear y así te conozca», insiste.

"Está bastante mal"

Ana, una vecina de la vía, también ve con buenos ojos la remodelación. «Ya le hacía falta, está bastante mal», señala sobre una vía que ve «un poco antigua», incómoda y con «muchos baches» en las aceras. En este contexto, además de considerar oportuno introducir arreglos, también se muestra conforme con la llegada de más zonas verdes. «Dan alegría», indica. Su punto de vista coincide con otra vecina con la que comparte nombre:_«Hacía falta», recalca sobre una reforma que «se decía que se haría, pero nunca se hacía». Por ello, concluye: «Cuando se haya hecho, nos lo creeremos».

En la acera de enfrente, la de los números pares, se encuentra Génesis Campoverde en su comercio, Golosas Más que Tartas. Su punto de vista se fija en las posibles afecciones que pueden tener las obras en los establecimientos, como también en los efectos positivos que puede llevar el nuevo aspecto de la vía. «A largo plazo siempre es positivo que mejoren la calle, pero hay que pasar el trance de las obras, que a ver cómo se pasan», especula. Sobre esta situación, recuerda que sus suegros vivieron la remodelación de Reina Fabiola, unos trabajos que «han dejado una calle maravillosa». «Ahora se nota muchísimo que ha subido la afluencia, pero el año y medio -de trabajos- hay que aguantarlo», apostilla.

La cuestión comercial también es un tema que interesa a Jorge Landa, del Bar Landa, ubicado en la confluencia con la calle Fueros de Aragón. «Obviamente, que mejoren cualquier avenida, es para bien», dice, aunque añade «que unas obras y su duración siempre son malas para el negocio». «Pero si luego es para bien, son como una inversión», subraya.

El Bar Landa se ubica en uno de los entornos donde se va a generar una plaza con arbolado y juegos. Sobre ello, señala que «podría ser bastante interesante para el comercio hostelero». «Sería fantástica para el barrio y para los tres negocios de hostelería que hay aquí también», concluye.