Adjudicadas por 3 millones de euros las obras para adecuar la N-125 en Zaragoza al paso de peatones y bicis

El objetivo es integrar un tramo de esta vía, que sirve de acceso al aeropuerto y da servicio a los barrios de Garrapinillos, Oliver, Valdefierro y Miralbueno, a la red urbana

Mapa donde se detalla la intervención que llevará a cabo el Ministerio

Mapa donde se detalla la intervención que llevará a cabo el Ministerio / TRANSPORTES

EP

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ha adjudicado por un importe de 3 millones de euros las obras para adecuar al tránsito de peatones y ciclistas la carretera N-125 a su paso por Zaragoza, desde el enlace de la A-2 a la intersección con la carretera N-232, con el objetivo de favorecer la integración urbana de esta vía en la ciudad, la seguridad vial y una movilidad sostenible y activa.

El objetivo es integrar un tramo de 1,13 km de la N-125 -entre el kilómetro 8,870 y el kilómetro 10-, que sirve de acceso al aeropuerto y da servicio a los barrios de Garrapinillos, Oliver, Valdefierro y Miralbueno, a la red urbana, pasando de una infraestructura únicamente pensada para el vehículo privado a una avenida donde puedan convivir diferentes modos de transporte.

Para ello, se incluyen varias actuaciones que impulsan la movilidad activa en el área, mejorando la calidad de vida de los vecinos. Entre ellas, el Ministerio destaca la futura ampliación de las aceras existentes y la construcción de nuevas, haciendo un paseo de extremo a extremo practicable en movilidad a pie. También habrá un mayor número de pasos de peatones que estarán semaforizados, se creará un carril bici bidireccional y segregado del tráfico y de las aceras para fomentar el uso de éste e incrementar la red ciclable de Zaragoza y las conexiones con otras partes de la ciudad.

Además, se reordenarán y simplificarán las intersecciones de la carretera con los distintos viales municipales de tráfico rodado. Los cruces con giros a la izquierda y entradas o salidas peligrosas pasarán a ser rotondas y se pacificará el tráfico rodado con la reducción de la velocidad de 50 km/h a 30 km/h, además de la adecuación de la señalización vertical y su cartelería.

En línea con otras actuaciones del Ministerio y una vez finalicen los trabajos, el tramo se cederá al Ayuntamiento de Zaragoza, de acuerdo con la normativa que establece el marco para la celebración de acuerdos de entrega a los consistorios de vías urbanas de la red estatal.

Esta intervención se incluye en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), dentro del programa de humanización de travesías, el cual prevé invertir 105 millones de euros (sin IVA) para potenciar un entorno urbano más sostenible, inclusivo y accesible.