Economía

Zaragoza lanza una línea de ayudas para la digitalización y el impulso de los mercados

La convocatoria de estas subvenciones está abierta a asociaciones o grupos de detallistas que apuesten por la innovación digital y la inversión en mejoras de los mercados, incluidas nuevas aperturas

El concejal de Economía, Carlos Gimeno, en un mercado de abastos zaragozano.

El concejal de Economía, Carlos Gimeno, en un mercado de abastos zaragozano. / Ayuntamiento de Zaragoza / Daniel Marcos

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Los negocios de los tres mercados de abastos de carácter público y los 33 de titularidad privada podrán optar, un año más, a las ayudas por valor de 200.000 euros para impulsar el remodelación y obras y digitalización de los mercados de la ciudad. Se trata de dos líneas de subvenciones, dotada cada una con 100.000 euros, con las que el Ayuntamiento de Zaragoza pretende seguir impulsando mejoras y actualización de las propias instalaciones, además de acciones que promocionen los mercados, contribuyan a su digitalización e incluso presten una ayuda a quienes opten por emprender y comenzar un negocio en alguno de los puestos.

El Gobierno de Zaragoza aprobó el pasado lunes la convocatoria en régimen de concurrencia competitiva cuyo plazo de presentación de solicitudes se abrirá, aproximadamente, en una semana y los interesados tendrán 20 días naturales para optar a ellas. El objeto de esta línea de respaldo al pequeño comercio del sector primario en la ciudad se destina a las asociaciones y a los propios detallistas, que suman alrededor de 350 en la ciudad, 300 de ellos de carácter privado (en estas cifras no se incluyen los trabajadores a cargo de los propietarios y adjudicatarios de los puestos).

El Ayuntamiento de Zaragoza, en su línea continuada de trabajo por los negocios de barrio como ejes vertebradores de la ciudad, ha aportado en los últimos años 1.300.000 euros a este sector a través de estas subvenciones. Con ellas respalda acciones como la apertura de nuevos puestos, el fomento de la digitalización, técnicas de fidelización y marketing de ventas.

Además, dichas ayudas también sustentarán las actividades para darle visibilidad al comercio de proximidad, publicidad, promoción de ventas, a favorecer el asociacionismo y para las mejoras de las instalaciones y los servicios de los mercados.

En lo que se refiere en la digitalización y la promoción, estas ayudas aportan herramientas para realizar un diagnóstico de su nivel de madurez digital y planificar el itinerario de acciones, encuestas presenciales o vía online para conocer el grado de implantación de la digitalización en el mercado, itinerarios formativos, aplicaciones digitales en los mercados y/o sus puestos. También incluye acciones publicitarias en los medios de comunicación, sorteos entre los clientes, demostraciones de cocina y degustaciones, promoción en páginas web, redes sociales y otros canales. En la dinamización con los clientes y vecinos del barrio, aborda actividades abiertas de diferente tipo. Por último, también se centra en la apertura de puestos vacíos.

En cuanto a las obras de mejora y actualización, engloba actuaciones para mejorar el aspecto general del mercado, los servicios al público, la señalética, la accesibilidad, la climatización, electricidad, saneamiento, puertas de entrada, tejados, suelos y otros elementos. También incluye la creación de espacios comunes, la apertura de nuevos puestos y actuaciones de tipo higiénico-sanitario como la instalación de lectores de temperatura.

Los beneficiarios podrán optar a una cantidad máxima del 80% del presupuesto de cada proyecto individual presentado, con el límite de 15.000 euros en cada tipo de subvención, aunque estas ayudas son compatibles con que los beneficiarios puedan percibir ayudas públicas de cualquier otra administración hasta completar ese 80% del presupuesto del proyecto.

El pasado mes de mayo, el Ayuntamiento de Zaragoza anunció, en consonancia con éstas últimas, una nueva línea de subvenciones de 380.000 euros para contribuir al proceso de adaptación y modernización de los mercados de abastos de carácter privado en Zaragoza interviniendo en sus fachadas, de manera que se refresque la imagen exterior, creada hace décadas en algunos casos.