UN PROYECTO ESTRATÉGICO

Comienzan las obras en una nueva Romareda que ya tiene precio: 151 millones de euros

El proyecto ha incluido mejoras que no estaban contempladas y que han encarecido un presupuesto al que hay que sumar también el de la instalación del campo modular en el Parking Norte de la Expo

Iván Trigo

Iván Trigo

Con toda la pompa y la ceremonia que requieren los momentos "históricos", La Romareda ha entrado en una nueva fase de su historia, una que la ciudad llevaba mucho tiempo esperando: las obras para convertirla en un estadio de primer nivel. Este lunes ha comenzado a vallarse ya todo el perímetro del viejo campo de fútbol, se están instalando ya casetas de obra y está llegando la maquinaria pesada con la que se procederá al derribo de las primeras estructuras. No hay tiempo que perder y en esta primera jornada los operarios ya estaban demoliendo a martillazos las escaleras de acceso al edificio de la antigua Gerencia de Urbanismo ante la atenta mirada de los ciudadanos más curiosos que se han acercado hasta el lugar.

Pero más allá de albañiles, por La Romareda han desfilado este lunes los principales responsables de las tres instituciones que se han lanzado a la construcción del nuevo campo: el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Zaragoza y el Real Zaragoza. El presidente autonómico, Jorge Azcón, y la alcaldesa de la capital aragonesa, Natalia Chueca, han sido los encargados de pilotar un acto en el que no han faltado las grandes palabras pero tampoco los datos concretos, y es que después de muchas discusiones y especulaciones, el nuevo estadio ya tiene un coste fijado: 151 millones de euros, 2,5 más de lo presupuestado en el proyecto básico que se presentó en abril. El nuevo director general del club, Fernando López, no ha tomado la palabra.

El proyecto definitivo, por tanto, resultará más caro de lo previsto inicialmente, pero será así porque se han incorporado una serie de cuestiones que no estaban contempladas hace unos meses. Es más, sin tener en cuenta esos extras, las obras se han abaratado en "cinco millones de euros" al acortarse los plazos de construcción.

Esa reducción de plazos ha sido posible al optar por el ya famoso plan b, que ahora es ya el plan a, y que supondrá levantar un estadio modular en el Parking Norte en el que jugará el Real Zaragoza como local a partir de la temporada 2025/2026. No tener que compaginar las obras con la celebración de partidos permitirá tener terminado el estadio a finales de 2027 o principios de 2028, un año y medio antes de lo que se había estipulado en un principio.

Pero esos cinco millones de ahorro se ven compensados por los cambios que se han realizado en el proyecto ejecutivo y que "mejorarán" las instalaciones. La variación más relevante con respecto a lo que se había contado hasta ahora es que se va a construir un sótano bajo la tribuna este, la que albergará los usos terciarios -zonas comerciales-, lo que permitirá incrementar el valor de mercado de estas estancias, haciéndolas también más atractivas para los negocios interesados en instalarse en el estadio. Esto permitirá hacer más rentable la explotación del campo de fútbol, pero ahora ha supuesto un incremento del coste de las obras de 4 millones con respecto al proyecto básico.

El aumento del aforo y de los asientos disponibles implica un millón de euros más de inversión. Y cumplir con los últimos requisitos de la FIFA para poder organizar partidos internacionales también ha encarecido el coste en 570.000 euros: 320.000 € para hacerse con el certificado Breeam de sostenibilidad; y 250.000 € por nuevos servicios que se verán afectados por las obras.

A estos 151 millones, eso sí, habrá que sumar el coste del estadio modular del Parking Norte, que podría alcanzar los 10 millones de euros y que, en principio, asumirá la sociedad Nueva Romareda. La urbanización de los terrenos del aparcamiento de la Expo correrán a cuenta de la DGA.

Sobre el presupuesto, Chueca ha dicho que resulta "un hito sin precedentes" que se vaya a poder ejecutar el proyecto "denbtro del presupuesto que se habían marcado", a pesar de esa variación al alza que todo el mundo pronosticaba y que incluso Azcón tachó de inevitable cuando el precio que se daba era el de 140 millones de euros.

El objetivo del Mundial 2030

Esta primera fase de las obras, que se inició este lunes y que se prolongará hasta diciembre, va a consistir en la demolición de los edificios de la antigua Gerencia de Urbanismo, la grada del Gol Sur y el edificio del Cubo. Las obras las va a ejecutar la UTE OHLA-Deltapunt 3000 y tienen un coste de 3,1 millones de euros, un dinero que está incluido dentro de los 151 millones del presupuesto global de los trabajos.

Durante los próximos meses, además, las obras se compaginarán con los trabajos de oficina, puesto que en diciembre la sociedad Nueva Romareda tendría que haber adjudicado ya la segunda fase de la construcción del nuevo estadio, que supondrá el derribo de las tres gradas restantes y la edificación del nuevo estadio. El objetivo es que a principios de 2025 pueda comenzarse a levantar la nueva grada del Gol Sur.

Asimismo, sigue estando pendiente la confirmación por parte de la RFEF de que Zaragoza será una de las sedes escogidas para organizar el Mundial de 2030. «Todavía no se ha concretado pero tenemos esperanzas más que fundadas de que va a ocurrir», dijo Azcón. «Esperamos saber algo esta próxima semana», afirmó Chueca sobre este asunto.

El presidente y la alcaldesa también fueron preguntados por la incorporación de Ibercaja a la sociedad Nueva Romareda. «De momento somos tres socios. Cada institución tiene sus plazos y hay quienes siguen valorando la posibilidad de entrar. Cuando llegue el momento, les daremos la bienvenida siempre que se cumplan todas las condiciones, pero no es algo que dependa de nosotros», explicó Chueca al respecto.

La alcaldesa sí que detalló que las aportaciones de los tres socios –DGA, ayuntamiento y club– a la SL se irán «reajustando» en función de los plazos de las obras, que van a durar menos de lo que se previó cuando se fundó la sociedad. El reto lo tiene aquí el Real Zaragoza, que es quien menos músculo financiero tiene, puesto no ha aportado aún ni una cuarta parte de los 40 millones que debe alcanzar.

El calendario de obras

La primera fase de las obras de La Romareda se inició este lunes y se prolongará hasta diciembre. Estos trabajos van a consistir en la demolición de los edificios de la antigua Gerencia de Urbanismo, la grada del Gol Sur y el edificio del Cubo.

Las primeras tareas se han centrado en vaciar los edificios de enseres y elementos interiores. El primer inmueble en demolerse será la antigua Gerencia de Urbanismo, adosado en la zona oeste del estadio, que en su origen se levantó como centro internacional de prensa con motivo del Mundial de Fútbol de 1982.

Primero de apuntalará la estructura para garantizar la seguridad y el control en la demolición. La intención es despejar toda esa zona y adecuarla posteriormente para facilitar, cuando empiece la competición deportiva del Real Zaragoza, el acceso de los aficionados que acudan al estadio. De forma paralela se iniciará el desmontaje de los vidrios del edificio El Cubo y, seguidamente, se acometerá su demolición.

Por último, se acometerá la eliminación de la grada Gol Sur. Las obras comenzarán con la retirada de los elementos interiores, que en este caso corresponden a todos los asientos afectados, y a continuación se colocarán las redes para eliminar la cubierta, en la que se aplicará un estricto protocolo frente a los elementos existentes con amianto. Acto seguido se demolerá la marquesina metálica y el hormigón de las gradas. Una vez eliminada la edificación, se continuará con la excavación del sótano.