+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ÁCCIÓN SOCIAL EN ZARAGOZA

Aumentan un 12% los usuarios del servicio de teleasistencia

La incorporación de personas en situación de dependencia ha disparado el número. En el 2017 hubo 11.340 beneficiarios, muchos de ellos de un mismo hogar

 

Una anciana, con el dispositivo colgado al cuello que habilita la utilización del servicio de teleasistencia. - EL PERIÓDICO

CARLOTA GOMAR
04/02/2018

El servicio municipal de teleasistencia del Ayuntamiento de Zaragoza llegó el año pasado a 11.340 personas, algunas de ellas miembros del mismo hogar. Supone un incremento del 12% respecto al 2016. Este aumento está relacionado con la incorporación de las personas en situación de dependencia a este programa, según explicaron desde el área de Derechos Sociales.

Se trata de un servicio de atención que, a través de una línea telefónica, permite a los usuarios desde su domicilio ponerse en contacto con el centro de atención durante las 24 horas del día y los 365 días del año. En caso de requerir atención urgente, solo tienen que presionar un botón, que deben llevar colgado, a modo de collar, e inmediatamente son atendidos. Principalmente está dirigido a mayores, con una autonomía limitada, y a personas con algún tipo de discapacidad.

Según los datos ofrecidos por el área de Derechos Sociales, de los 11.340 usuarios, 1.767 son dependientes. El resto, 9.573, responden principalmente a personas de avanzada edad que, por precaución, sus familiares solicitan este programa.

ENCOMIENDA DE GESTIÓN

Desde la concejalía explicaron que en el primer caso, el consistorio presta el servicio a través de una encomienda de gestión pero que es el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) el que valora el grado de dependencia de la persona qué servicios requiere. Una vez que se define el plan individualizado de actuación y, en el caso de que se considere necesaria la teleasistencia –ya que existen otros programas destinados a dependientes–, se deriva a los servicios municipales para que inicien la tramitación del servicio. Al tratarse de una necesidad, apenas existe lista de espera.

No ocurre lo mismo en el servicio preventivo, con una lista que asciende a las 967 peticiones de alta. Desde el área de Derechos Sociales explicaron que se trata de un servicio que, en origen, estaba destinado a personas que aunque no tienen reconocido ningún grado de dependencia se enfrentan a problemas en su vida cotidiana por sus limitaciones.

La instalación del aparato dependerá de su necesidad y urgencia. La ordenanza municipal contempla los requisitos y la baremación que se debe cumplir. Es por ello que, independientemente de la fecha de solicitud, su prestación dependerá siempre de la puntuación obtenida. El año pasado se registraron 3.519 altas de usuarios, frente a 2.330 bajas. Aunque este servicio nació con la idea de que se utilizase solo en caso de urgencia, lo cierto es que en muchas ocasiones se hace para otros fines.

Así, de las 100.000 comunicaciones que se registraron el año pasado, solo alrededor de 12.000 (un 12%) correspondieron a emergencias sanitarias, pero también sociales que pueden provocar crisis de soledad y angustia, explicaron desde Derechos Sociales. En el 2016 este tipo de llamadas fueron 8.330.

ENVEJECIMIENTO

Desde la concejalía que dirige Luisa Broto explicaron que este incremento puede deberse al mayor envejecimiento de la población y, fundamentalmente, a la incorporación de personas en situación de dependencia con mayores necesidades.

El 72% de las atenciones se debieron a llamadas que pretendían simplemente hablar o informar de ausencias en el hogar durante un periodo vacacional o fin de semana, errores, o incidencias. Por otro lado, el 16% de las mismas fueron meras pruebas de conexión, sustitución o retirada del terminal.

Pese a que este servicio es de pago, el 80% de las personas no abona una cuota mensual y, si lo hace, esta bonificada de manera que su coste sea mínimo. En el caso de las personas de avanzada edad y con prestaciones bajas, es gratuito.

INVERSIÓN DEL CONSISTORIO

El Ayuntamiento de Zaragoza invirtió el año pasado alrededor de un millón y medio en el servicio de teleasistencia, principalmente en el preventivo (1,4 millones) ya que aglutina el grueso de los usuarios. En cuanto a personas en situación de dependencia, la cifra se redujo a los 141.000 euros, aproximadamente, según informaron desde el área de Derechos Sociales. Dado que se trata de una encomienda de gestión del Gobierno de Aragón, el Ejecutivo autonómico cubre la totalidad de este servicio destinado a dependientes.Este será el tercer año que el ayuntamiento incluya la teleasistencia para personas con dependencia, tras la firma del convenio con la DGA.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.