Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Palabra de honor

Carolina Rojo: "Si yo ofrezco un artista, sé que me van a abrir la puerta"

Acaba de regresar a su tierra tras doce años trabajando en el mundo del arte en Chile, Nueva York, Amsterdam, entre otros. Este jueves inaugura con la obra de Clara Carnicer la galería Carolina Rojo (Albareda, 6)

Joaquín CarbonellJoaquín Carbonell
01/12/2010

 

--¿Es una locura abrir una galería o un reto a la esperanza?
--Es una locura...

--Pero...
--Pero es un reto también. Muchísima ilusión. He estado los últimos cuatro años viviendo en Chile, Amsterdam y en Nueva York, trabajando en arte, arte llevable, dirigido a diseño y joyería artística.

--¿Y en su galería quiere ofrecer lo que ha aprendido?
--Acabo de llegar, llevo seis meses, y mi objetivo es que un 50% de las exposiciones esté dedicado a artistas aragoneses, para que sea una plataforma que muestre en el exterior este trabajo.

--¿Qué línea tendrá la galería?
--Mira, me preguntabas por la locura, y es cierto que no atravesamos el mejor momento para el arte. Pero hay mercados donde se sigue invirtiendo en arte, y es allí donde quiero llevar a estos artistas, además de que en Zaragoza sea un nuevo espacio.

--¿Qué aprendió en Nueva York´
--¡Muchísimo! La ciudad acepta a todo el mundo, pero es muy exigente. Me he especializado en representación de artistas y he podido abrir caminos. Tenía una socia en Amsterdam y nos dedicábamos al intercambio cultural entre Latinoamérica y Europa.

--¿Se ha especializado sobre todo en joyería?
--Un poco. Pero también en fotografía y en pintura, e incluso en diseño. Es un espacio abierto en una primera planta...

--¿En un piso?
--Sí, aquí no es muy habitual y entiendo que mi labor de difusión tiene que ser mayor que si estuviera en planta calle. Pero tanto en Europa como en Nueva York es muy habitual...

--¿No se encontrará aquí un poco asfixiada?
--Por los comentarios de la gente, tendría que estar muy desanimada, pero si no tuviera ilusión no me hubiera metido en este proyecto. La palabra no es asfixiada, yo prefiero hablar de ilusión con los pies en tierra, con mucho trabajo, paciencia y tiempo.

--¿Tiene buenos contactos fuera de España?
--Sí, es lo que mejor he conseguido en estos años. Si yo descubro un artista, sé que me van a abrir la puerta... Hombre, son doce años fuera de Zaragoza.

--¿Ya ha echado redes?
--Estoy en ello, pero este es un camino largo.

--¿Qué se lleva ahora?
--Una pregunta difícil... No creo en lo que se lleva, sino en lo que te guste. Se lleva todo, vivimos una época en donde todo vale, y la gente se construye sus propias tendencias. Hay que estar muy atento a lo que sucede en la calle. Creo que España está todavía lejos de otras latitudes. Acabo de llegar de Singapur y la juventud viste como en los cómics.