+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Gobierno toma medidas en los anuncios de juego ‘online’

Hacienda acaba de sacar a información pública un decreto ley

 

Las máquinas tragaperras generan más de la mitad de los ingresos por juego privado en Aragón. - EL PERIÓDICO

F. M. H.
03/12/2017

El Ministerio de Hacienda acaba de sacar a información pública el borrador del decreto ley con el que pretende regular la publicidad del juego y las apuestas por internet, con especial incidencia en la protección de los menores de su exposición a estos reclamos. Una larga reivindicación de las comunidades autónomas, como es el caso de la Dirección General de Justicia e Interior de la DGA, que venían reclamando cierta equiparación con el juego presencial.

Y es que este, bajo control de las comunidades autónomas, está sometido a una estricta regulación no solo en cuanto a su funcionamiento, sino a la publicidad que puede hacerse de él, medidas tendentes a evitar una posible adicción temprana de los menores, más vulnerables.

Pero el juego por internet, que es competencia estatal (y que de hecho no existía, o era incipiente, cuando se transmitieron las competencias a las autonomías), llevaba desde el 2011 con una regulación básica que no hacía especial hincapié en la publicidad. Esto es fácil de comprobar en cualquier soporte publicitario o programas deportivos, donde sin restricciones de horario infantil ni nada similar se pueden ver anuncios de casas de apuestas por internet, con famosos futbolistas como reclamo.

Ante esta suerte de competencia desleal con los empresarios del juego presencial, las comunidades llevaban unos años pidiendo que se endurecieran las medidas de control y difusión de estas apuestas, que el año pasado generaron unos 10.000 millones de euros de ingresos. Y, finalmente, el pasado jueves el borrador apareció publicado en la web del Ministerio de Hacienda.

El decreto, que está abierto a enmiendas y modificaciones, incluye restricciones, por ejemplo a la inclusión en la publicidad en retransmisiones en directo de beneficios de apuestas o promociones. También obliga a identificar claramente esta publicidad como tal, y a acompañarla de mensajes que dejen claro que el juego está prohibido a los menores y que ha de ser responsable. También ahonda en las limitaciones horarias para la difusión de juegos en directo.