+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Bebedores de zumo

 

JOSÉ MIGUEL Martínez
29/06/2012

Ya es oficial: los españoles bebemos más zumos que vino. Según los datos de Asozumos, la asociación de productores de zumos y néctares, los españoles consumimos una media de 22,5 litros en el 2011. Seis más que de vino. Y eso sin contar los zumos que cada cual se elabore en casa.

Y no tiene uno nada en contra de estos envasados, de muy variadas calidades, por cierto. Pero sí sufre ante el aparentemente leve, pero cada vez más consolidado cambio de modelo alimentario. En España, país de enorme riqueza y variedad en frutas, la estamos sustituyendo por su variante líquida. Y si parece lógico que un sueco se aplique 28 litros de zumo cada año, pues no puede acercarse a la frutería y comprar alberges en sazón, aquí no tenemos --no deberíamos tener-- dicho problema.

El posmoderno argumentará que si la salud, el grado alcohólico, la frescura, etc. Y no le faltará razón, pero se olvida de mirar atrás y entender por qué existían determinadas costumbres en nuestro país. Como el vino con gaseosa o sifón. O la sangría, que para mayor abundancia, incorpora precisamente frutas.

Ciertamente, hace tiempo que desde los medios nos empeñamos en dignificar el vino, convirtiéndolo en objeto de deseo, en bebida sofisticada, con lo que se produjo un brusco corte generacional, que ha logrado que los más jóvenes no beban vino. Ecuación española: consume habitualmente vino = 35 años o más. Que no se cumple en el resto de Europa, ni siquiera en Italia o Grecia.

Así que, aprovechando la excusa del calor, dele al vino con gaseosa o sifón --mejor, si es mejor vino--, y disfrute de un trago largo y refrescante. Que ya llegará el otoño para que paladeemos el vino en una copa en consonancia.