+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La lluvia no puede con las estrellas

Las actrices apuestan por el negro y las transparencias

 

E. G. C.
14/01/2018

No hubo negro riguroso, ni en ellos ni en ellas, aunque es verdad que muchas de las actrices apostaron por este color en la gala de los premios Forqué. Lo que está claro es que todos desafiaron al frío y a la lluvia zaragozana, que también quiso sumarse a la fiesta, lo mismo que una veintena de fans que esperaron pese al chaparrón para ver alguna de las estrellas que anoche desfilaron por la alfombra roja.

En cuanto a los trajes femeninos, lo dicho, la diversidad, como el cine español. Maribel Verdú, guapa, con un precioso vestido negro con dibujos muy coloridos, llegó «dispuesta a disfrutar» de una noche de fiesta, ya que no pensaba ganar el premio. Verónica Forqué estaba emocionadísima, porque «a mi padre (José María Forqué) le encantaba el cine y los premios y le hubiera encantado estar aquí esta noche».

Cayetana Guillén Cuervo destacó por su vestido color plata; lo mismo que Nathalie Poza, en su caso largo y azul; Juana Acosta, esta vez sí de negro, lo mismo que Hiba Abouk, que deslumbró con un escotadísimo y espectacular traje negro. Por el mismo color apostó Isabel Coixet, Pilar López de Ayala (con un toque claro en las mangas), Luisa Gavasa, en su caso con una camisa roja. Paula Ortiz eligió el rojo total. Actrices como Kira Miró apostaron por las trasparencias; Laura Contreras por el gris perla y Natalia Verbeke Dafne Fernández y Goya Toledo por los tonos claros; Elena Rivera por el azul marino.

En cuanto ellos, claro, menos variedad, ya que los trajes oscuros fueron claramente mayoritarios, desde Javier Gutiérrez a Miguel Ángel Muñoz, pasando por Julio Médem, Félix Viscarret, Andres Gertrudix, Aitor Luna, Rodrigo Sorogoyen o el propio Saura, en su caso con bufanda blanca.

Todos elegantes, todos con su mejor sonrisa, para posar y compartir un momento con los amantes del cine.