+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los expresidentes del Gobierno desfilarán por la comisión territorial

PP, PSOE y C's registran sus listas de comparecientes en el organismo parlamentario. Podemos y los independentistas catalanes rechazan participar en los trabajos

 

Mariano Rajoy, durante el aniversario de la Constitución, el miércoles en el Congreso. - DAVID CASTRO

JUAN RUIZ SIERRA
07/12/2017

La comisión territorial del Congreso, que el PSOE quiere que sirva para abordar una futura reforma constitucional, no empezará a trabajar hasta el mes de enero, después de las elecciones catalanas del próximo 21 de diciembre, pero los grupos parlamentarios participantes han registrado este jueves sus peticiones de comparecientes. El PP, el PSOE y Ciudadanos coinciden en muchos nombres. Por el organismo, cuyo periodo de trabajo durará seis meses, desfilarán los ponentes constitucionales que continúan vivos, así como los expresidentes del Gobierno y los presidentes autonómicos. Junto a ellos, multitud de catedráticos universitarios.

Unos y otros expondrán su visión sobre el modelo territorial español, sobre sus aciertos y sus fallos, con el objetivo de hacer una radiografía del sistema, a través de unas conclusiones que deberán ser aprobadas después por el pleno de la Cámara baja. La idea original, pactada por Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante las reuniones en las que también acordaron la aplicación del artículo 155 de la ley fundamental en Catalunya, era abrir después la subcomisión constitucional en la que abrir de verdad, basándose en este trabajo previo, la reforma de la Carta Magna.

Dar largas al cambio
Sin embargo, el presidente del Gobierno lleva semanas dando largas a este propósito, pese a su compromiso con el líder del PSOE. “Hay quienes defienden una reforma, pero para ello es necesario saber qué se quiere cambiar. Si eso se cumple la modificación será posible en el futuro”, dijo Rajoy el pasado miércoles, durante el trigésimo noveno aniversario de la Constitución. Frente a esta actitud del líder del PP e incluso frente al escepticismo en su propio partido (por ejemplo, de la presidenta andaluza, Susana Díaz), Sánchez dice que continúa confiando en pactar un cambio constitucional con los conservadores, sin cuyo concurso esta empresa sería inviable por falta de mayorías.

La comisión territorial, en cualquier caso, cuenta también con otro importante déficit de partida. Podemos y los independentistas catalanes rechazan participar en ella. Aquí, de nuevo, los socialistas insisten en ser optimistas. A su juicio, cambiarán de actitud tras los comicios del 21 de diciembre.