Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

¿Dónde está 'La Gioconda'?

Hay que responder a eso, que el mundo acepta tener más de una 'Mona Lisa'

HIPÓLITO Gómez 10/03/2013

La Gioconda es un permanente misterio histórico y un misterio muy atractivo, porque Da Vinci, su autor, es (siempre en presente) un personaje inabarcable, dada la multitud de altos oficios que dominó en terrenos tan alejados entre sí, como el arte y la ingeniería; supo hasta de aeronáutica en un tiempo anterior en siglos (1452-1519 fueron el alfa y omega de su vida) al de los albores de la aviación. No fue responsable, desde luego, de El Código Da Vinci.

El domingo 20 de agosto de 1911, tres italianos, Vicenzo Perugia y los hermanos Lancelotti, entraron en el Louvre como simples turistas y se escondieron subrepticiamente, en la habitación donde los copistas guardaban sus útiles hasta el martes siguiente porque, los fines de semana por la mayor afluencia de visitantes y el lunes por descanso del personal, el museo les estaba vedado. Allí se escondieron para pasar la noche.

El lunes, revestidos de batas blancas y simulando formar una cuadrilla más de las de conservación del museo, se incorporaron a los trabajos de limpieza y algo aliados con la suerte, consiguieron descolgar la Mona Lisa y alcanzar la salida por una puerta secundaria que daba a la calle, ocasionalmente desprotegida; cerca, les aguardaba un automóvil cuyo conductor estaba en el ajo; todos los partícipes fueron bien remunerados.

Tras constatar que Mona Lisa ya estaba fuera del Louvre y admirarla un instante, el inspirador del audaz robo y al que solo conocía Perugia y eso, muy superficialmente, explicó a este cómo debía guardar tan rico botín, le anunció que se iba de viaje y que esperase hasta que recibiera noticias suyas. Se trataba de un sedicente marqués argentino, experto en falsificaciones de arte. La parte más destacada del hecho fue el ingenio del marqués de Valfierno. y la extraordinaria pericia del falsificador Chaudron que, por encargo de aquel, hizo antes del robo, nada menos que seis copias extraordinarias de La Gioconda. Hasta el miércoles 23 de agosto no publicó la prensa la noticia de la sustracción, cuando el agudo marqués ya navegaba camino de USA. Allí le esperaban las seis copias que fueron vendidas creyendo cada uno de los respectivos adquirentes, que verdaderamente, recibían la pieza robada del Louvre y parece que cada uno de ellos, coleccionistas con posibles, abonó un precio astronómico (1.800.000 dólares de entonces) y por la cuenta que les traía, guardaron silencio, incluso cuando se supieron defraudados. El verdadero da vinci seguía guardado por Perugia en su buhardilla de París y como el marqués, pese a sus promesas, no volvió a dar señales de vida, Perugia que nunca llegó a saber el intríngulis de la estafa, decidió llevarse el cuadro a Florencia esperando recibir honores de patriota por haberlo recuperado para Italia; pero fue detenido y condenado, eso sí, levemente porque los jueces debieron tenerle lástima. El marqués no volvió que se sepa, a falsificar ni a vender antigüedades; desapareció y murió en Marruecos, tras darse la gran vida y confiar a un amigo periodista, la verdadera historia de la sustracción de La Gioconda; muerto el marqués, el periodista hizo con ella un libro.

Esta clase de historias, por decepcionante que resulte aceptarlo, son el resultado de la condición humana y tampoco debemos ignorar cuanto tienen de significativo; las buenas falsificaciones de arte no siempre son repudiables.

Parece que del mismo taller de Da Vinci, salieron otras dos Giocondas firmadas por discípulos aventajados del gran maestro y hoy no bajan de la decena de Giocondas; algunas están en museos acreditados que sostienen que sus respectivas Mona Lisas son de Leonardo, de otras, se sospecha que fueran las encargadas por el marqués, ¡quién lo sabe!

A diferencia de esas admirables falsificaciones artísticas, las políticas nunca podrían tener ni merecer estima alguna; son burdos engaños históricos como el de Wifredo trazando las barras de Aragón mientras se moría, o palabras dadas y jamás cumplidas, solo pertenecientes al arte de engañar.

La vida política está llena de falsificaciones que desdicen tantas veces, la dignidad de los que las emplean, sin valor ni gracia algunas. Las pinceladas del falsificador de cuadros, son auténticas y en tal sentido, al menos, honorables; las políticas solo son fraudes de parte aunque sin arte.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

4 Comentarios
Marcar como inadecuado
04

Por Isadora duncan: 20:53. 10.03.2013

La Gioconda siempre estara alli donde se encuentren seres humanos que sepan transmitir su belleza interior y su sonrisa unica y especial algo muy dificil de encontrar en los tiempos que vivimos

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
03

Por Pal Hipólito: 18:51. 10.03.2013

Sr. Hipólito, es lo más interesante que le he leido en los últimos meses, pero no deja de ser un farragazo más con su habitual prosa farraguera, toca usted todos los palos, sorprendente, lo que más me ha gustado ha sido "se escondierion subrepticiamente", es el último sinónimo que utilizaría yo para decir disimuladamente, pero cunado se lleva tanto dulzor en la cabeza salen cosas tan empalagosas como esta, por lo demás hoy lo he podido leer con el mínimo esfuerzo.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
02

Por José S.: 18:36. 10.03.2013

Uno no sabía del robo de Mona Lisa en el tiempo que tan amenamente ha relatado el señor Gómez. Es por lo que la lectura de este artículo periodístico ha resultado instruyente al tiempo que se ha eregido en una lectura dominical de grandes dosis relajanates. Ha sido interesante observar como el columnista ha sabido relaccionar la falsificación de obras de arte con la falsedad de, parece ser, algunos integrantes de la clase política-- entiéndase donde quiera que ésta existe--, y que, cierto es, torna más falsa que tan famosas obras de arte. Esta reflexión final del amable comunicador es quizá la más interesante, pues mientras que el señor Perugia acabó con sus huesos en prisión, esto no es lo que desafortunadamente sucede siempre con quienes en su condición de representantes del electorado que representan, usan su cargo para el lucro propio, al contrario de lo que prometieron que harían. La similitud que hace el autor pues es acertada. Particularmente, atendiendo a que "... las pinceladas del falsificador de cuadros, son auténticas y en tal sentido... honorables..." Y ese sentido del honor, aquel al que tanto se invocaba en la época de Cervantes, del que parecen adolecer algunos políticos profesionales a los que hace referencia el autor, ¡hasta Vicenzo Perugia tuvo más honor! Desde el punto de vista estrictamente periodístico este artículo forma, informa y entretiene. Es mi opinión. Gracias y saludos.

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcar como inadecuado
01

Por Manu: 09:39. 10.03.2013

A ver si a alguien le suena. Había en Aaaragón un orondo político afiliado a un partido centrista recién nacido del franquismo, que deseaba mantener la unidad de España por lo que votó en contra de reconocer a Aaargón como nacionalidad histórica. Ese partido, desapareció porque sus militantas fueron tomando posiciones entre progresistas y conservadores, pero nació una nueva posibilidad, el regionalismo. Solo hubo que cambiar el discurso y ponerse un bonito pin en la americana con el escudo de Aaaragón. Poco a poco, a culadas y barrigazos se fué haciendo hueco y echando incluso a sus fundadores para ganarse el puesto de patriarca y haciendo suyo el PARtido político. Por eso, se gobierna como, cuando y donde el dice y se le antoja. Eso si, teniendo a los sirvientes contentos echándoles las migajas de las Comarcas y cuatro empresas públicas para pagar voluntades. Le suena de algo D. Hipolito??? Habla Vd de engaños, copias baratas y demás... no???? Buen fin de semana..

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...
Tienda OnLine
 
Ver más...