Coca-Cola se lanza a por el reto DEL PLÁSTICO RECICLADO

Ha alcanzado el 50% de PET reciclado en los envases de sus bebidas sin gas y zumos en España y Portugal, y pretende además conseguir el uso del 100% de este material en los próximos años

Coca-cola apuesta por el uso del rPET en sus envases.

Coca-cola apuesta por el uso del rPET en sus envases. / COCA-COLA

Monográficos

Coca-Cola, en su afán por avanzar hacia un modelo empresarial más sostenible, da un paso más en su estrategia para contribuir a impulsar la ruta hacia la economía circular y alcanza ya el 50% de rPET (un plástico 100% reciclado) en los envases que pone en el mercado en España y Portugal para sus bebidas sin gas y zumos. La iniciativa incluye las botellas de Aquarius, Nestea, Powerade y Minute Maid, en las que el 50% de los litros que se producen se envasan en plástico PET.

En total, más de 730 millones de envases en el ámbito nacional, lo que supone el 55% de la categoría de bebidas sin gas en España, contarán con esta tipología de envase.

El uso del 50% de plástico reciclado en estos envases supone evitar el empleo de 2.000 toneladas al año de plástico virgen, ahorrando además 240 toneladas de CO2 en la Península Ibérica. Como parte de este proceso, Coca-Cola acaba de lanzar su nueva botella Orión de Aquarius, que utiliza para los formatos de plástico PET de 0,5 litros, 1 litro y 1,5 litros de todos los sabores. Esta botella está fabricada con un 50% de rPET o PET reciclado.

Para Ana Gascón, directora de la Estrategia de Envases para Europa en The Coca-Cola Company, la nueva botella Orión constituye «un nuevo hito más en nuestra estrategia de envases». «Además, como ya ha ocurrido con las botellas de Coca-Cola o Fanta, creamos un envase icónico que sea un ejemplo de la innovación y apuesta por el reciclaje y la economía circular», explica Gascón

Más iniciativas

Al lanzamiento de esta nuevo botella le seguirán otras iniciativas para tratar de alcanzar el objetivo de que todos los envases de plástico en España de Coca-Cola sean fabricados con rPET en la próxima década. De esta manera, se evitará el uso de más de 37.000 toneladas de plástico virgen al año. «Hoy en día, cerca del 20% de envases que producimos son envases de plástico PET. Queremos jugar un papel importante en la creación de una economía circular a largo plazo en los envases. En 2019, fijamos nuestro objetivo de alcanzar un 50% de plástico reciclado o rPET para 2022, con miras a que el 100% de los plásticos sean reciclados o renovables en 2030. Al incrementar el uso del plástico reciclado en nuestras bebidas no carbonatadas damos un paso significativo en la hoja de ruta que nos habíamos marcado para conseguir este objetivo», apunta Pedro Vinhas, VP de Customer Service & Supply Chain de Coca-Cola Europacific Partners Iberia.

Además, Coca-Cola se ha marcado como objetivo para Europa occidental la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 30% para 2030 y la consecución de emisiones cero en 2040. De ahí la apuesta por el PET 100% reciclado, que genera un 70% menos de huella de carbono en comparación con el PET virgen de origen fósil. Además, al hacer que todas las botellas estén hechas a partir de materiales 100% reciclados o de fuentes renovables, se conseguirán eliminar anualmente hasta 200.000 toneladas de plástico virgen de origen fósil en Europa Occidental.