Kiosco

El Periódico de Aragón

EFECTOS DE LA PANDEMIA

El comisionista de los 200 respiradores fantasma niega que estafara a la patronal aragonesa

Asegura que no engañó al presidente de la CEOE mientras destaca su currículum. Señala que es una empresa china la que se ha quedado el millón de dólares que le piden

Pedido de mascarillas que sí llegaron.

Ni hubo estafa ni pudo engañar al entonces presidente de la patronal aragonesa del que destaca su amplia preparación académica y su experiencia profesional para justificarlo. De esta forma se defiende el empresario zaragozano Francisco C. O., a quien le acusa el Ministerio Fiscal, el Gobierno de Aragón y la CEOE por 200 respiradores fantasma. Afronta entre 4 y 9 años de prisión que solicitan las acusaciones.

En el escrito de defensa, el joven al que se le señala por cobrar 91.836 euros de comisión por un material que no llegó, asegura que su función en la operación con la Fundación CREA para dotar al Salud de medios en el peor momento de la pandemia, en marzo de 2020, fue la de «un simple agente comercial». Destaca que la sociedad de la que es administrador único, Mingta Asian Global Commerce SL, «no es un proveedor directo y que nunca se presentó como tal», sino que es «un simple intermediario» con Schenzhen City Furuji International Trading Co. Ltd.

Contesta así a las acusaciones que consideran que de sus conversaciones, adelantadas por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, con el entonces presidente de la CEOE Aragón Ricardo Mur se observa que afirmó que su sociedad contaba con estructura propia en China con tres oficinas en las ciudades de Ningbo, Schenzhem y Hong Kong, un equipo humano de 17 profesionales y una estructura fiscal tanto en la República Popular China como en Hong Kong. «El empresario no utiliza, ni utilizó, ni tenía por qué utilizar un lenguaje jurídico en sus correos ni en sus whatsapp, sino uno comercial y coloquial con el que el agente se identifica con la empresa cuyos productos ofrece», destaca, mientras pone como ejemplo a los dependientes de los comercios que hablan en primera persona cuando dicen: «tengo en el almacén...» o «ahora estamos haciendo un descuento...».

Asegura que ofertó unos respiradores de una compañía estatal del Gobierno de la República Popular China, pero que la oferta no pudo mantenerla por la decisión del Ejecutivo asiático de reservárselos. Ante ello, Schenchen City Furuji ofertó otros respiradores del fabricante Aokai que «la Fundación CREA aceptó, si bien las autoridades sanitarias sospecharon que la documentación podría ser incorrecta y lo dejó sin efecto».

La consecuencia de ello es que la empresa del acusado se lo comunicó a la asiática y esta «aceptó la resolución del contrato y devolvió en menos de un mes y medio aproximadamente 2 millones de dólares que obraban en su poder». «Un millón que no ha devuelto Schenchen City Furuji por motivos que Mingta desconoce», por lo que señala a esta empresa como la que tiene que responder por el dinero que le reclaman como responsabilidad civil.

Por otro lado, destaca que con su intermediación Aragón consiguió 200.00 guantes normales, 100.000 mascarillas KN95, seis respiradores Beleven y 999.000 guantes de nitrilo. 

Compartir el artículo

stats