Kiosco

El Periódico de Aragón

EL SECTOR TURÍSTICO

Las agencias de viaje aragonesas, a punto de despegar

Tras el verano, las empresas creen que están en condiciones de superar los niveles de antes de la pandemia

Las agencias de viaje se recuperan de forma rápida de los dos años malos del coronavirus. ÁNGEL DE CASTRO

Las agencias de viaje aragonesas empiezan a ver la luz al final del largo túnel de la pandemia de coronavirus. «Si las circunstancias económicas acompañan, el año que viene puede ser para el sector mejor incluso que los ejercicios anteriores al covid-19», subraya Javier Ariza, de Viajes Zanzíbar y vicepresidente de la Asociación de Agencias de Viaje de Aragón.

En su opinión, que ha vivido dos años, 2020 y 2021, de grandes dificultades por la estricta normativa para salir fuera de España y también por las restricciones impuestas a determinados países, el sector se halla «en una fase avanzada del proceso de recuperación».

Y la situación podría ser todavía mejor en la situación si el día del Pilar, que este año cae en miércoles, hubiera caído en martes o jueves, más cerca del fin de semana, lo que hubiera permitido formar un puente largo.

El aeropuerto de Zaragoza, el pasado agosto. ANGEL DE CASTRO

«Pero, tal y como cae este año la patrona de Zaragoza, muchas empresas y servicios no hacen puente», explica Ariza. Además, continúa, la demanda no siempre sigue a la oferta de manera automática. Y a modo de ejemplo pone el vuelo a Chipre, que estaba previsto para estas fechas y se ha tenido que cancelar «por falta de demanda».

Claro que, por otro lado, debido a que las reservas cada vez se hacen con menos antelación, la situación podría cambiar radicalmente en los días previos a la celebración de la fiesta del Pilar.

Cambios en el sector

Sin embargo, apunta el responsable de la agencia Zanzíbar, tampoco se puede confiar en que determinados vuelos que se programan en puentes concretos del año, como el del Pilar, Todos los Santos, Constitución o Nochevieja y Reyes, ya dentro de la Navidad, sean copados por personas jubiladas.

La ruta de Bolonia desaparece el 27 de octubre y Lisboa vuelve en noviembre

El aeropuerto de Zaragoza verá a partir del mes de octubre cómo su programación de vuelos se adapta a la campaña de otoño e invierno y trae importantes novedades. La más destacada, que una de las rutas nuevas, la de Bolonia, dejará de operarse a partir del 27 de octubre. En las últimas semanas, esta conexión con Italia, ha estado realizándose todos los lunes y jueves. Pero la compañía que la opera, Ryanair, no la ha incluido en la parrilla hasta el próximo marzo de 2023.

En paralelo, la compañía irlandesa ya tiene previsto incorporar dos rutas más que ahora. Una, que había desaparecido, es la de Lisboa, que regresará el 1 de noviembre al aeropuerto de Zaragoza con salidas todos los martes y sábados. Dos frecuencias más a la oferta actual global en la ciudad. Otra, precisamente con Italia y es novedad: como ya adelantó EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, ya están a la venta billetes para volar al aeropuerto de Venecia Marco Polo. Será a partir del 4 de diciembre, para el puente de la Constitución, con salidas todos los miércoles y domingos hasta la primavera del año próximo.

Por otra parte, la ruta con mayor aceptación en la capital aragonesa, la de Londres, mantendrá sus cinco frecuencias actuales durante el otoño e invierno, aunque a partir del 31 de octubre cambiarán los días de salida: en lugar de despgar todos los miércoles, lo hará los lunes. El resto, los martes, jueves, sábados y domingos, seguirán igual. En el caso de Marrakech no cambiará y continuará con sus salidas y llegadas todos los miércoles y domingos. A Bruselas volará a partir del 2 de noviembre los miércoles (no los martes, como ahora) y los sábados; y a París lo hará todos los miércoles y domingos, y no los martes y sábados, a partir del 2 de noviembre, aunque del 25 al 30 de octubre hará una frecuencia más (martes, sábado y domingo).

Por último, una de las rutas internacionales que crece en su oferta de Zaragoza será la de Milán-Bérgamo, que ahora despega desde la pista de Garrapinillos todos los miércoles y sábados y, a partir del 2 de octubre, añadirá una frecuencia los domingos y cambiará los días de operativa a los lunes y viernes, tres salidas en total.

«Muchas personas cobran unas pensiones muy bajas, incluso para los viajes que organiza el propio Imserso, con lo cual es muy difícil que esa clientela llene los viajes a muchos destinos», comenta.

De ahí que el sector tenga muchas esperanzas puestas en que la economía supere las malas perspectivas que se anuncian en determinados foros económicos y emprenda en 2023 la senda hacia una recuperación plena que deje atrás los malos años del covid, que han tenido unos efectos muy negativos.

«Durante la pandemia, algunos negocios han tenido que cerrar sus puertas y otros se han reorientado», subraya Javier Ariza. Pero esa tendencia ya se ha empezado a vencer de forma clara durante este verano.

«Julio y agosto han sido dos meses movidos», recalca el experto, en el sentido de que la demanda ha sido elevada. Pero a continuación indica que es normal que en otoño se produzca tradicionalmente un descenso en la solicitud de salidas al extranjero. «Lo habitual es que la actividad se suavice», apunta.

De ahí que la mayor parte de la oferta se concentre en adelante en cortos periodos o puentes que tienen su propio público y ayudan a mantener en marcha el engranaje de las agencias de viaje.

Compartir el artículo

stats