Kiosco

El Periódico de Aragón

INICIATIVA INNOVADORA

La Puebla de Alfindén promueve lecturas que echan raíces para su Parque de las letras

La localidad crea un proyecto que computa los minutos de lectura en voz alta para canjearlos por árboles

Las horas de lecturas en voz alta computan para canjearse posteriormente por árboles. BIBLIOTECA DE LA PUEBLA DE ALFINDÉN

«Devolver a la naturaleza lo que un día te prestó para hacer los libros». Con esa idea y al amparo del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil que se celebra en la localidad, La Puebla de Alfindén ideó el proyecto Lecturas que echan raíces. En él, durante un determinado periodo de tiempo en torno al 23 de abril, se computan las horas de lecturas en voz alta que se realizan en la biblioteca del municipio y en los centros educativos y se canjean por árboles.

Un proyecto cuya segunda edición acaba esta semana y que ya ha conseguido plantar 14 árboles en el bautizado como Parque de las letras: «Con el grupo de acción colectiva La Puebla Verde solicitamos un espacio al ayuntamiento que estuviera clasificado como verde y que tomara ese nombre. La propuesta fue aprobada por mayoría en pleno», cuenta Beatriz Callén, bibliotecaria de La Puebla de Alfindén.

"Queremos hacerlo temático, poner mobiliario para que la gente se siente a leer..."

decoration

El pasado 24 de abril se plantaron ocho árboles en colaboración con los habitantes del municipio. BIBLIOTECA DE LA PUEBLA DE ALFINDÉN

Así, se creó un nuevo espacio verde que ya cuenta con los primeros árboles y que pretende ir creciendo año tras año: «Queremos hacerlo temático, poner mobiliario para que la gente se siente a leer, construir casetas como las de los pájaros para que la gente lleve libros, los centros educativos pondrán nombres a los árboles… Es un proyecto a largo plazo, vamos poco a poco porque queremos hacerlo bien», señala Callén, que indica que ya se está empezando a apreciar lo conseguido: «Hay que tener en cuenta que los árboles se tienen que plantar con una distancia por lo menos de 6 metros para que crezcan en condiciones, eso quiere decir que ahora se ven un poco separados pero ya se están viendo». También ayuda que los árboles que se han plantado «son grandes, por ejemplo, olivos de 15 años, porque queríamos que desde el principio se apreciara todo el trabajo que se hace».

"Queremos devolver a la naturaleza lo que un día te prestó para hacer libros", explica Beatriz Callén

decoration

Lecturas que echan raíces nació en La Puebla de Alfindén, pero ya se ha extendido a otras localidades como Pastriz y Villamayor (que han creado su propio cómputo) e incluso, a través de la web del proyecto, a algunos centros educativos zaragozanos («los que no tienen posibilidad de computar sumamos las horas para La Puebla de Alfindén»). Incluso desde el extranjero se han fijado en este modelo, desvela ilusionada Beatriz Callén: «Estaban interesadas una bibliotecas de Chile (en Puerto Varas y en Queilén) pero justo tuvieron elecciones y creo que hasta el año que viene no van a poder apuntarse».

El pasado 24 de abril, con la ayuda de habitantes del municipio, se plantaron ocho árboles en el Parque de las letras, aunque la intención para otros años es adelantar esta fecha: «Ya me han dicho varias veces los jardineros que ya es tarde para plantar y que nos jugamos los árboles, así que cambiaremos un poco», afirma Beatriz Callén. 

Compartir el artículo

stats