+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LUIS NEGRO I HISTORIADOR Y PERIODISTA

Cincomarzada, un año más

 

05/03/2014

En la mañana del 9 de febrero de 1838, la tarraconense ciudad de Gandesa, limítrofe con Aragón, amanecía iluminada por el estallido de las bombas. El general Cabrera, al mando de la división carlista aragonesa, intensificaba el sitio contra la ciudad que resistía el ataque a duras penas. El 24 de febrero, y con la toma del enclave ya a su alcance, el Tigre del Maestrazgo ordenaba al coronel Juan Cabañero --natural de la localidad turolense de Urrea de Gaén-- que abandonase el sitio de Gandesa, al mando de tres batallones de Guías de Aragón y el de Lanceros de Tortosa, con órdenes reservadas que debía cumplimentar. Órdenes que no eran otras que las de sorprender Zaragoza.

De este modo, en la madrugada del mismo día en que capitulaba Gandesa (5 de marzo de 1838), las tropas aragonesas legitimistas (partidarias de Carlos Mª Isidro --Carlos VI-- como legítimo heredero al trono de España tras la muerte de su hermano Fernando VII, en 1833) escalaban los muros de Zaragoza por un punto cercano a la puerta del Carmen. La sorpresa había sido, aparentemente, absoluta. No obstante, unos disparos efectuados cerca de la puerta de Santa Engracia alertaron al jefe de la guardia del Principal, quien en seguida dio órdenes de que se tocase a generala. La reacción de los zaragozanos fue sorprendente, lanzándose en masa a la calle y luchando con denuedo contra los invasores de la ciudad. Los soldados carlistas solo pensaron en cómo salir con vida de la ciudad, ante una masa de ciudadanos enfurecida. Historiadores como Joaquín Ruiz Morales (autor del libro Historia de la Milicia Nacional, desde su creación a nuestros días, editado en 1855) escribieron al respecto: "Aquello no fue ya una batalla; fue una carnicería".

En tan apenas cuatro horas de lucha, 218 soldados legitimistas (en su mayoría aragoneses) yacían muertos por las calles de la ciudad, así como otros nueve de la Milicia Nacional que defendía Zaragoza. En busca de responsabilidades por el asalto, las sospechas pronto acabaron por recaer en el segundo cabo de la Capitanía General de Aragón, Juan Bautista Esteller, a quien los zaragozanos aún alimentados por la ira, acusaban de tener complicidades con Cabrera. Recluido en el fuerte de La Aljafería por las autoridades, con el fin de salvaguardar su integridad, el 7 de febrero Esteller fue sacado de aquel lugar por la fuerza y conducido hasta la plaza de San Francisco. Y allí, bajo la lápida conmemorativa de la Constitución de 1837 que él había defendido, murió asesinado por un nutrido grupo de exaltados de la ciudad.

En el contexto de los acontecimientos bélicos de aquella guerra civil (1833-1840) la toma de Zaragoza por parte del ejército legitimista hubiera sido decisiva, por cuanto habría supuesto la rápida toma de todo Aragón y, en un efecto dominó, la de toda España al norte de Madrid. Unos objetivos militares (incluido el de la toma de Gandesa) asombrosamente similares a los que se persiguieron, casi cien años después, durante la última guerra civil de España, al desencadenar las fuerzas de la República el asalto de Belchite, en cuya batalla (agosto y septiembre de 1937) quedó completamente arrasada la población y 5.000 combatientes muertos.

Cualquier persona que haya visitado el pueblo viejo de Belchite habrá podido comprobar cuán grandes pueden llegar a ser los desastres de la guerra. Desde luego no para celebrarlos con un día de fiesta y alegres comidas campestres. Más bien al contrario. Los estadounidenses lo hacen en su Memorial Day, que también conmemora a cuantos murieron entre 1861 y 1865 durante su Guerra de Secesión.

Sin embargo, en España, bajo el eufemismo de Guerras Carlistas, la Historia continúa pasando de puntillas sobre los centenares de miles de vidas que costaron aquellas crueles guerras civiles a lo largo de todo el siglo XIX en el solar hispano. E incluso se sigue escribiendo, sin pudor alguno, de "absolutistas carlistas" como si aquellos no hubiesen sido más que unas pandillas incontroladas de facinerosos trabucaires ultracatólicos, y de liberales, estos últimos como defensores únicos y absolutos de la libertad. Pero aquellas no fueron guerras de buenos contra malos, sino episodios que desangraron al país y truncaron las expectativas de varias generaciones, entre ellas las de nuestros tatarabuelos.

Afortunadamente, hoy vivimos en una sociedad democrática sustentada en una Constitución y en un sistema de Derecho que garantiza y salvaguarda las libertades individuales de toda la ciudadanía. Ser conscientes de que nuestra libertad no ha sido gratuita sino que se ha ido forjando a lo largo de siglos con la voluntad (incluso, la propia vida) de muchas personas, debería llevarnos a replantearnos, en serio de una vez, si Zaragoza debe seguir celebrando la Cincomarzada como día de fiesta, o si debe dedicarlo a la memoria de las víctimas de todas las guerras civiles que han llenado de horror a España.

 

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
6 Comentarios
06

Por Recordando 19:16 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En este día cinco de marzo también hay que tener un recuerdo para los 300 carlistas de tierra y sangre aragonesa que murieron defendiendo sus ideales, su tierra, y sus libertades forales

05

Por ¿victoria? 19:07 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

De verdad fue una victoria,aragoneses contra aragoneses.Lo cierto es que la guerra la perdió el rey legitimo y con los que ganaron mal pelo nos ha corrido a los aragoneses, igual en estos momentos seguiríamos teniendo derechos o fueros que nos han quitado

04

Por Daniel 13:42 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El hecho histórico se enmarca en una guerra civil que supuso entre 200.000 y 300.000 bajas, ahí es nada, algo dramático que asoló España. El 5 de marzo supone una batalla decisiva por varios motivos: si Zaragoza hubiese caído en manos carlistas hubiese dado un vuelco la guerra sin duda, para una parte sustancial de los zaragozanos hubiese supuesto saqueo, prisión o muerte-dado que la ciudad era –véase la revolución de 1835-1836- una de las más liberales, exaltadas y politizadas del momento. Que al año siguiente se convirtiese en fiesta laica y que ésta pasase de la cultura política liberal progresista a la republicana y demócrata después, con un carácter popular, amén de ser prohibida por la dictadura franquista –que entre otras cosas era también antiliberal- la convierten en una fiesta que forma parte de la identidad zaragozana. Por cierto, que yo todos los 15 de junio conmemoro la batalla de las Eras igual que ahora el 5 de marzo. La Historia se investiga, estudia, divulga, se aprende, no se oculta. Y no tiene sentido desde un punto de vista histórico ponerse a condenar y lanzar al olvido con ojos del presente sucesos tan lejanos del pasado –otra cosa son los recientes-. Si condenamos el Cinco de Marzo de 1838 en Zaragoza, deberíamos condenar la mayoría de fiestas y conmemoraciones (quizás el 99%) de las que se llevan a cambo en el mundo, porque en todo hecho histórico alguien salía perdiendo: condenemos la fiesta del Dos de Mayo en Madrid, condenemos la fiesta del 4 de Julio en Estados Unidos, condenemos el 14 de Julio en Francia, condenemos las fiestas de Moros y Cristianos en el Levante, condenemos la Feria de Málaga, las Vulcanalias en Mara… ¿Es que nadie piensa en los franceses asesinados el 2 de mayo, en los ingleses y americanos realistas caídos en la Guerra de Independencia las Trece Colonias, en los franceses absolutistas de 1789, los andalusíes y almohades y almorávides muertos durante la “Reconquista”, en los romanos muertos en el 153 a. C.?

03

Por JCI 10:19 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La verdadera fiesta de Zaragoza, tras la del Pilar, debería ser la conmemoración de los Sitios y más concretamente la de la batalla de las Eras, el 15 de junio. Las razones son muchas y variadas, una efeméride de verdadera importancia histórica donde se defendió la soberanía nacional y no una lucha fratricida entre españoles. Y buen tiempo garantizado.

02

Por un matiz 9:59 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Belchite no quedó así trás la guerra civil. Está así porque muchas familias se llevarón al nuevo pueblo cosas del antiguo. Si hay que recordar la historia y a mi me encanta, vamos a hacerlo sin mentir. Más que nada porque hay imágenes que lo demuestran. Gracias por la publicación

01

Por DESTALENTAU 9:14 - 05.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

De verdad soy el primero en comentar esto?? igual no se merece comentario. pero bueno, ya que estamos. Creo que la cincomarzada dejó de celebrarse en época de un tal "tío Paco" e incluso la zaragozana calle 5 de marzo fue sustituida por Requeté aragonés. Si es verdad que muchos desconocen el por qué de esta fiesta, no es menos cierto que desde que Ramón Sainz de Baranda la volviera a poner en su sitio para orgullo de los zaragozanos, paso a ser mas una fiesta para recordar las libertades conseguidas tras la caída de Franco que por la batalla y heroica victoria conseguida por los zaragozanos en el año 1838. La vida cambia, la gente cambia y sobre todo, si nadie hace por recordar... la gente olvida. Viva el 5 de marzo.