+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Palabra de honor

Gracia Viscasillas: "Es una época de imperativode goce, un goce insaciable"

 

Gracia es psicoanalista, una de las organizadoras. - Foto: CHUS MARCADOR

18/11/2011

JOAQUÍN CARBONELL

 

--No tiene usted acento argentino...

--(Risas) Bueno, el foco principal de nuestra escuela está en Francia, con Jacques Lacan, como sabes. Pero es cierto que en Argentina es una pasión. ¿Sabes que en algunos taxis llevan revistas de psicoanálisis para que leas? El presidente actual de la Asociación Mundial de Psicoanálisis es argentino y da la conferencia de apertura.

--Tratan un tema muy cotidiano y mediático: mente y cuerpo.

--Eso es; hay una diferencia entre el cuerpo que vemos en el espejo y el que habitamos. La imagen que nos llega está afectada por determinadas palabras, por eso este congreso trata de cuerpos escritos y cuerpos hablados.

--Nunca en la historia se había hablado tanto de los cuerpos.

--Nunca. Es un tema que toca desde las patologías, a lo cotidiano, a la sexualidad, la relación con los otros. Los medios te representan el cuerpo ideal y sobre todo fragmentos de cuerpo.

--¿Y un desajuste puede afectar tanto al ser humano?

--El ser humano surge de un desajuste... Nosotros lo definimos como falta.

--Estas jóvenes que se operan tanto tienen un problema grave?

--En Latinoamérica leemos que muchos padres regalan a sus hijas por su mayoría de edad, una operación de pechos... Es el absurdo total. En la demanda de esa hija hay dos vertientes: el objeto en sí y la petición de amor, y sucede que respondiendo a la demanda del objeto se desatiende la demanda del amor.

--¿Ustedes pueden contribuir a luchar contra eso?

--Nosotros trabajamos sobre esto en la clínica, y a veces se consiguen modificar ciertas posiciones. Tenemos éxito en el caso por caso, en lo singular.

--Tienen un fan único en Woody Allen...

--(risas)Pero lo importante es que hablen de uno aunque sea bien... Los psicoanalistas trabajamos en un montón de instituciones, llegamos a muchísima gente. Lo que sucede es que nuestra práctica es discreta.

--¿Qué falla en esta sociedad?

--¡Jo! Siempre falla algo, en el sentido de desajuste. Es una época de imperativo de goce, un goce insaciable e insensato, que obliga siempre a querer más. Y necesitamos más áreas de silencio, porque estamos rodeados de ruido. El psicoanálisis trabaja con la palabra y los silencios.

--Hoy hacen algo...

--Sí, a las 15.30 en el Paraninfo celebramos una jornada de trabajo sobre niños y adolescentes sobre El niño mirado. Y muy importante: a las 19.30 haremos una demostración de alegría por la reciente liberación de Rafah, psicoanalista siria detenida.