+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Plan de Movilidad Urbana Sostenible

Intermodalidad, accesibilidad o reducir coches, entre los objetivos del Plan de Movilidad

En lo relativo al vehículo privado, se detectan problemas de saturación de tráfico en horas punta y en tramos concretos, aunque Chanca ha asegurado que "Zaragoza no es una ciudad con graves problemas de tráfico"

 

Intermodalidad, accesibilidad o reducir coches, entre los objetivos del Plan de Movilidad - EL PERIÓDICO

EFE
18/01/2018

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Zaragoza ha finalizado ya su primera fase de diagnóstico y marca objetivos claros a materializar en el periodo de propuestas, como apostar por la intermodalidad, por mejorar la accesibilidad y la eficiencia del transporte público o reducir el vehículo privado.

Así, el técnico de movilidad municipal José Antonio Chanca ha indicado que, con la incorporación del catálogo de objetivos, el proyecto global debería estar finalizado a finales de abril para que pase a estar dos meses en exposición pública y sea aprobado definitivamente antes del verano.

En cuanto al uso del transporte público, las conclusiones a las que se ha llegado es que el uso de vías secundarias por los autobuses y la corta distancia entre paradas hacen que la red sea más ineficiente y disminuya la velocidad y que se observan "posibles corredores de alta capacidad", entre los que han destacado el eje este-oeste, contemplado en el proyecto de línea 2 de tranvía, o el eje Sagasta.

Del mismo modo, apuntan la necesidad de un nuevo planteamiento en el sector del taxi que haga referencia al número de líneas, la accesibilidad o el uso de vehículos menos contaminantes, así como una actualización o renovación de toda la flota de autobuses.

Otra de las ineficiencias recogidas en la fase de diagnóstico afecta a la movilidad peatonal, ya que supone casi la mitad de los desplazamientos diarios y solo ocupan un 30 % del espacio público, frente al 68 del vehículo privado.

En este sentido, el documento resalta también la inexistencia de una estrategia definida en el ámbito de la movilidad peatonal y desde el Ayuntamiento apuestan por liberar espacios para ello y crear zonas donde estos sean los protagonistas o donde compartan espacio con la bicicleta.

En lo relativo al vehículo privado, se detectan problemas de saturación de tráfico en horas punta y en tramos concretos, aunque Chanca ha asegurado que "Zaragoza no es una ciudad con graves problemas de tráfico", a pesar de que hay una línea de tranvía que sincroniza semáforos cada dos minutos.

En los peros también está la ausencia casi total de vehículos eléctricos en la ciudad, la falta de control en las vías de tráfico calmado o el aumento de la siniestralidad experimentado en los dos últimos años.

En cuanto a las bicicletas, se subraya la poca claridad de la normativa, que cree que ha incidido en el descenso de usuarios del servicio Bizi, aunque sí que ha aumentado el uso privado, la falta de impulso a las infraestructuras ciclistas o el mantenimiento "insuficiente" de las mismas.

Por su parte, la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, ha explicado la variación de los modos de transporte observados desde 2007, con una leve reducción de la movilidad a pie, que ha achacado al modelo de expansión urbanística y comercial en áreas alejadas del centro de la ciudad, un crecimiento de más del 300 % en el uso de bicicletas y del 3 % en el del transporte público y un comportamiento más o menos estable de la presencia de vehículos privados.

Son más las mujeres, especialmente de mayor edad, las que predominan entre los usuarios del transporte público, para trayectos mayoritariamente "obligados" (trabajo, estudios o acompañamiento de personas) y concentrados principalmente en los distritos más poblados, como Universidad, Delicias, Actur y Centro.

En el transporte privado, con una incidencia mayor de los motivos "obligados", se detecta un "claro síntoma de ineficiencia", ya que el 71 % de los zaragozanos realiza esos trayectos solo e incluso un 1 % reconoce que estaciona irregularmente.

La movilidad a pie comprende la inmensa mayoría del transporte no motorizado -un 94,1 %frente a un 4,3 % de la bicicleta privada y un 1,6 % de la pública-, pero esta vez el motivo "no obligado" es mayoritario y a los distritos anteriores se suman Casco Histórico, El Rabal o San José, en general barrios mejor provistos y con mayor actividad comercial.

Además, se observa en cuanto a los motivos un carácter "más social" de la movilidad peatonal, dado que son las mujeres las que mayoritariamente siguen caminando para hacer la compra o acompañar a menores, mientras los hombres concentran sus desplazamientos más en las horas punta.

El informe también destaca el descenso del 20 % de las emisiones contaminantes desde 2007, si bien sí que han experimentado un leve repunte en 2015 y 2016, así como la mayor eficiencia del transporte público con respecto al privado.

En este sentido, Artigas ha anunciado que en mayo se realizarán pruebas en dos líneas de autobuses de sendos modos de movilidad eléctrica para ver cuáles se adaptan mejor a la idiosincrasia de la ciudad y a los distintos trayectos, y una tercera, más compleja porque requiere la instalación de cargadores en las terminales, llegará entre mayo y junio tras un estudio previo.

Chanca, por su parte, ha añadido que todavía falta hacer una "revolución semafórica" en Zaragoza que amplíe el tiempo para que los peatones crucen e incluso eliminarlos siempre que implique un calmado del tráfico.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.