+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Palabra de honor

Javier Barreiro: "La jota hay que cantarla con voz, al menos en público"

Es uno de los más reconocidos historiadores sobre folclore, además de un poeta poco caudaloso. Mañana firmará ejemplares de "Biografía de la jota aragonesa" en la feria del libro, un estudio casi definitivo.

 

Javier Barreiro. - Foto: JAIME GALINDO

Joaquín Carbonell
07/06/2013

–Existen ya tantos estudios sobre la jota...

-Es que no existen tantos... De hecho hay un vacío bibliográfico. Este es una panorámica globalizadora sobre la jota aragonesa, con aportaciones distintas a las tradicionales.

–¿Qué aporta usted?

–Un acercamiento a los orígenes de la jota en el siglo XIX, la primera discografía que se publica de la jota antigua, datos biográficos sobre los principales cantadores de la historia, un estudio sobre la jota en la zarzuela y un poco de todo lo demás: copla, baile, rondalla, indumentaria, la jota en la música culta, en el cine, en Iberoamérica, el certamen oficial, los cancioneros, una exhaustiva bibliografía...

–¿Existe bibliografía?

–La bibliografía de la jota es paupérrima, aparte de dos o tres clásicos. No digamos, comparada con la del flamenco, cuando, hasta principios del siglo XX, fueron dos géneros, en muchas cosas, paralelos. Lo triste es que los aragoneses han sido los principales culpables de la minusvaloración de su folclore.

–¿Aragón ha sido la fuente manantial de la gran jota?

–El origen, que como sabes tiene presencia en todas las regiones, es desconocido.

–Pero parece que se respeta que aquí está la fuente.

–La gente identifica jota con Aragón, es cierto.

–¿La jota es sobre todo temperamento?

–En Aragón ha primado la voz por encima de todas las cosas. Es sorprendente el gran número de figuras del bel canto, la zarzuela, la copla o la canción ligera en una comunidad con tan escasa población. El micrófono fue un invento diabólico para la música. Hace años que nos quieren hacer creer que se puede cantar sin voz. Se puede pero no se debe. Al menos, en público.

–¿El baile está considerado como un elemento menor?

–Hoy día se presta más atención al canto, pero cuando la jota era verdaderamente popular bailaba todo el pueblo, mientras que cantaban unos pocos. Y además, los espectáculos de ballet español, que recorrían el mundo, siempre finalizaban con la jota de Zaragoza, porque no había otra cosa que pudiera exaltar más al público.

–¿Cuántos biografiados aparecen en el libro?

–Se citan a todos los importantes, pero solo se hace biografía a las grandes figuras ya fallecidas, salvo el Pastor de Andorra y María Pilar de las Heras, que ya están en la historia.

–En la tele hay mucha jota...

–Todo lo contrario: se me ocurren tres programas necesarios sobre la jota. Y me quedo corto.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla