+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

OCURRIDO EN LA CAPITAL ARAGONESA

Pierde un ojo tras una paliza de un desconocido en Escosura

La víctima permanece en el Servet y el autor ha sido arrestado

 

L. M. G.
01/05/2019

Una joven vecina de Zaragoza ha perdido la visión de un ojo, después de recibir una brutal agresión el pasado domingo en la capital aragonesa. La víctima se encuentra ingresada en el hospital Miguel Servet, mientras el sospechoso de esta agresión ha sido detenido por la Policía Nacional y está a la espera de pasar ante el juez de guardia, previsiblemente, hoy.

Los hechos, según pudo saber EL PERIÓDICO, tuvieron lugar el pasado domingo a mediodía en la calle Escosura, en el barrio de Delicias de la capital aragonesa. La víctima andaba junto a su pareja, ambos de origen africano, cuando un grupo de jóvenes se acercaron a ellos y les dieron un empujón.

En ese momento, el joven que acompañaba a la víctima les reprochó su actuación, comenzando una discusión que acabó con un importante golpe en la cara de la víctima que perdió el ojo.

La mujer se desplomó sobre el suelo tras la agresión, mientras el otro joven pidió ayuda. Los sospechosos salieron corriendo, si bien una investigación llevada a cabo por el Cuerpo Nacional de Policía permitió identificar, localizar y arrestar al supuesto responsable de esta lesión grave.

Los investigadores tendrán ahora que determinar si hay algún tipo de razón detrás de esta agresión o si fue algo gratuito por parte del sospechoso. Según los testigos, el grupo en el que iba el presunto autor, de origen latinoamericano, iba bajo los efectos del alcohol.

Unos hechos que se produjeron en una de las calles del barrio de Delicias más conocidas y que antaño llegó a ser declarada saturada por el número de clubes de alterne localizados en los bajos de los edificios, así como por el número de prostitutas que ofrecían sus servicios sexuales en plena vía pública.

La presión vecinal, así como los controles de la Brigada de Extranjería de la Jefatura Superior de Policía de Aragón consiguieron acabar con esta situación en la zona.